Autor:

El Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor), encabezado por Judith Calderón, buscará el amparo de la justicia frente a la resolución de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, que durante la madrugada de este 3 de julio declaró inexistente e ilegal la huelga estallada el pasado 30 de junio a las 5 de la tarde.

FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM

Éste es el segundo amparo que promueve el Sitrajor en contra de resoluciones dictadas por la Junta. El primero, que se resolverá en un par de meses, fue en contra del dictamen que permitirá a la empresa Demos, SA de CV –editora de La Jornada–, quitar el 70 por ciento de las prestaciones laborales ganadas a lo largo de 30 años y establecidas en el contrato colectivo.

Hasta ahora, la empresa ha anulado el ciento por ciento de las prestaciones, con lo que estaría desconociendo dicho contrato colectivo. Ante lo que califican como una acción unilateral e ilícita, la mayoría de los trabajadores sindicalizados optó por la huelga, en un ambiente hostil en el que mediáticamente se les acusa de querer dañar al diario, e incluso buscar su extinción.

Bajo el pretexto de enfrentar una severa crisis, la dirección del diario desconoció toda prestación que no está marcada en la ley laboral. Desde enero pasado, representantes del Sitrajor se dijeron dispuestos a aceptar el recorte del 20 por ciento de sus salarios para salvar al periódico, pero no del ciento por ciento.

La dirección del diario La Jornada desconoció los derechos a huelga y laborales de sus propios trabajadores, lo que es totalmente contrario a su línea editorial, señaló Judith Calderón durante una entrevista con Radio Educación.

Calderón añadió que la huelga no es ilegal, pues se obtuvo una votación mayoritaria: 133 de 203 votos. Advirtió que más de 50 trabajadores fueron corridos o sacados del diario recientemente, por lo cual la mayoría sí fue calificada para declarar la huelga del Sitrajor.