Autor:

En América Latina la divulgación de la ciencia es apenas un apéndice del quehacer científico. El libro digital Diagnóstico de la divulgación de la ciencia en América Latina, elaborado por la Red de Popularización de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe (Red Pop), revela que sólo el 8 por ciento de los divulgadores de la ciencia en las instituciones científicas evaluadas recibe remuneración por su trabajo.

Además, sólo el 66 por ciento de las instituciones científicas de la región que afirmaron hacer divulgación tienen una unidad dedicada de manera específica a esta tarea.

“Hablamos mucho de que hay que profesionalizar la divulgación, eso implica no sólo estar capacitado sino que la gente viva de hacer divulgación”, consideró Jorge Padilla, presidente de Fibonacci Innovación y Cultura Científica, durante la presentación de libro en el Universum Museo de las Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Luisa Massarani, directora ejecutiva de la Red Pop, señala que precisamente por no tener capacidad de divulgación, se pensaba originalmente que en América Latina no había políticas de cultura científica. “Mi pregunta es cómo hacer la producción mexicana en divulgación de la ciencia e invitarlos a identificar más artículos para ver si hacemos un diagnóstico específico de México”.

Zósimo Camacho