Autor:

La Habana, Cuba. Los Juegos Olímpicos han sido el máximo espectáculo desde hace décadas, pero su entidad rectora, el Comité Olímpico Internacional (COI), no se conforma, y consciente de las realidades que se viven, lucha por no perder preponderancia y, sobre todo, patrocinadores.

La introducción de pruebas de gran arraigo popular, y el reforzamiento de la postura tendiente a la paridad entre hombres y mujeres, demuestran que el COI quiere estar cada vez más cerca de la gente.

Para eso ha introducido notables cambios en el programa de la cita estival de Tokio-2020, que comenzaron hace 2 años con el ingreso de nuevos deportes, y se renovó hace unos días con la aprobación del baloncesto 3×3 y el estreno de otras 14 pruebas.

Si en 2015 se aprobó el regreso del béisbol/sóftbol, más el debut del surf, la escalada deportiva, el karate y el monopatín, ahora llega el rey de los deportes urbanos: el básquetbol de barrio.

La modalidad colectiva no olímpica más practicada en el planeta representará el incremento de 64 atletas con respecto a justas anteriores, aspecto por el cual no había sido aceptada con anterioridad.

Sin embargo, con la reducción de plazas en atletismo (105), tiro (30), vela (30), halterofilia (64) y lucha (56), en Tokio debe haber 285 deportistas menos con respecto a los que participaron en Río, y eso le abre las puertas, además del atractivo económico.

Lo que sí aumentará es el número total de pruebas, pues en la capital japonesa serán 321, por las 306 registradas en Río-2016, y las 302 de Londres-2012.

Entre los nuevos juegos de medallas estarán un relevo mixto 4×400 metros en atletismo, un triatlón mixto, una prueba de BMX libre y otra por equipos mixtos en tiro con arco, además de sustituir pruebas masculinas por femeninas en boxeo, canotaje y tiro.

Figuran también de estreno un relevo mixto 4×100 metros combinado en natación, los 800 metros libre masculinos y los mil 500 femeninos, otra prueba mixta por equipos en judo, los dobles mixtos en tenis de mesa y un Madison (hombres y mujeres) en ciclismo de pista.

Damos realmente un gran paso hacia la paridad hombres-mujeres con un programa que marca también nuestro acercamiento hacia deportes jóvenes y urbanos, declaró al respecto el director de deportes del COI, Kit McConnell.

De acuerdo con el dirigente neozelandés, la representación de las atletas mujeres subirá del 46.1 por ciento de Río-2016 al 48.8 en Tokío-2020.

Los fascinantes nuevos eventos que hemos aprobado, junto a los cinco nuevos deportes representan un cambio significativo en el programa olímpico. Estoy encantado de que los Juegos de Tokio sean más juveniles, urbanos e incluyan a más mujeres, destacó el presidente del COI, Thomas Bach.

El principio rector de estas modificaciones es que no representen aumento de atletas, y que no se necesiten nuevas instalaciones, salvo el caso del ya mencionado 3×3, que requiere muy pocos recursos.

Se espera que tanto esta disciplina como el BMX estilo libre se disputen en el parque urbano tokiota, en el que también se realizarán el skateboarding y la escalada, así que no representa costos extra en cuanto a graderío y otras infraestructuras.

En los casos del atletismo, la natación, el triatlón, el BMX, el tiro con arco, el canotaje, el judo, el tenis de mesa, el ciclismo y el tiro deportivo, las modalidades que incluyen ambos sexos se harán con los mismos deportistas ya clasificados para las pruebas tradicionales.

La diferencia estará en el boxeo, que pretende reducir de 10 a ocho divisiones su competición masculina, para que la femenina aumente de tres a cinco, como ya ocurrió previamente en el levantamiento de pesas y la lucha.

De esta manera, el COI da un paso más en el cumplimiento de la agenda 2020, esgrimida por su presidente, el alemán Bach, desde que asumió el cargo en 2013.

Lemay Padrón Oliveros/Prensa Latina