Autor:

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Fundación Origen aseguró que a pesar de los esfuerzos de los sectores público, privado y social, no se ha hecho lo suficiente para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia, que se respete su dignidad y sus derechos humanos, y que exista equidad en el acceso a oportunidades para su desarrollo personal, familiar y social.

En México, las mujeres representan el 51 por ciento de la población, por lo que de los 70 millones de mexicanos que viven en pobreza y pobreza extrema, poco más de 35 millones son mujeres. En el rubro de educación, 8 por ciento de las mujeres se encuentra en rezago educativo y 17 por ciento carece estudios básicos, lo cual limita su movilidad social y sus posibilidades de desarrollo.

En el ámbito laboral, a pesar de que las empresas con mujeres en niveles directivos generan 47 por ciento más rendimiento, sólo el 3.9 por ciento de las mujeres que trabajan fuera del hogar tienen puestos directivos y además perciben en promedio 35 por ciento menos que los hombres.  El 55 por ciento de las mujeres trabajan en empleos informales, reciben ingresos inferiores a dos salarios mínimos y no cuentan con beneficios de Ley como la seguridad social (IMMS, ISSSTE) y otros como el Afore, vacaciones y aguinaldo.

Otro de los problemas sociales que afecta principalmente a las mujeres es la violencia. Las estadísticas oficiales indican que al menos 7 de cada 10 sufren violencia, 46 por ciento de las familias viven violencia  y cada día mueren 6 mujeres a causa de ella; la violencia hacia las mujeres le cuesta a México 2% del PIB, es decir, alrededor de 341 mil millones de pesos.

El Reporte Anual de Línea de Ayuda Origen (01 800 0 15 16 17) arrojó que, durante 2016, de 42 mil 877 llamadas recibidas el 90.93 por ciento fueron de mujeres que solicitaron asesoría psicológica para tratar principalmente la violencia psicoemocional, física y económica.

Fundación Origen es una plataforma de atención integral para la mujer vulnerable, que ofrece herramientas para su desarrollo económico, emocional y educativo para romper con los patrones de pobreza y violencia a través de los programas sociales Línea de Ayuda Origen, que brinda atención psicológica, y orientación legal y médica, gratuita y confidencial y los Centros Casa Origen, de desarrollo comunitario con programas para que las mujeres puedan mejorar su autoestima, sus ingresos y su calidad de vida.