Autor:

Bebidas azucaradas y alimentos no básicos con alta densidad calórica significaron la recaudación de 37 mil 318 millones 102 mil 900 pesos en 2015; la cifra representó el 10.5 por ciento de los 354 mil 293 millones 503 mil 900 pesos de los diversos tipos de Impuesto Especial sobre Producción y Servicio (IEPS) que recauda la hacienda pública.

En 2015, cabilderos y congresistas pretendieron disminuir al 50 por ciento la recaudación, sin éxito.

El monto es el tercero de importancia en la recaudación del IEPS; en primer lugar se encuentran las gasolinas, con el 64.7 por ciento; le siguen las bebidas alcohólicas con el 11.7; bebidas saborizadas y alimentos no básicos, 10.5; tabacos, 10.4 y otros, 2.7 por ciento.

Este impuesto fue publicado por la Cámara de Diputados publicó en el Diario Oficial de la Federación en diciembre de 2013, y entre los términos se disponen que los contribuyentes del IEPS a bebidas saborizadas tienen que pagar un peso por cada litro vendido, o en su caso, por los litros que puedan obtener de los concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores que contengan cualquier tipo de azúcares añadidos.

Además, los contribuyentes del IEPS a alimentos no básicos con alta densidad calórica tienen que aplicar una tasa del 8.0 por ciento sobre el valor enajenado de los productos siguientes: botanas, confitería, chocolate, derivados del cacao, flanes, pudines, dulces de fruta, dulces de hortalizas, cremas de cacahuate, cremas de avellanas, dulces de leche, alimentos preparados a base de cereales, helados, nieves y paletas de hielo.

Los totales fueron proporcionados del Estado Analítico 2015, elaborado por el Servicio de Administración Tributaria para integrarlos al Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2015, presentado por la Auditoría Superior de la Federación.

En días pasados, el diario estadounidense New York Times dio a conocer que en 2016 se había detectado espionaje en contra de los activistas que han promovido y se han manifestado a favor de este impuesto: Simón Barquera, directivo del Instituto Nacional de Salud Pública, Luis Manuel Encarnación, entonces director de Fundación Mídete y Alejandro Calvillo, activista y fundador de El Poder del Consumidor.

Érika Ramírez

Comments

comments