Autor:

En lo que va del sexenio, el país se ha endeudado con el Banco Mundial por más de 814.40 millones de dólares, a través de 6 proyectos que se mantienen activos. Los préstamos han  sido etiquetados en políticas relacionadas con educación, seguridad social, cambio climático, campo y pobreza principalmente, indica la relación de Proyectos y operaciones del organismo internacional.

Es justo en estos sectores, donde actualmente existen diversas problemáticas por la Reforma educativa, el colapso del Sistema de Pensiones, los conflictos socioambientales que dejan a su paso las grandes empresas; así como, la desigualdad y la pobreza en que vive más del 60 por ciento de la población del país.

El préstamo de mayor relevancia, desde que regresó el Partido Revolucionario Institucional al poder, es por 350 millones de dólares. Este, indica el programa, está identificado bajo el folio P147185, como Proyecto de Gestión Escolar de México.

En su análisis, el Banco Mundial  dice que hay una “tendencia persistente, de más de una década, hacia una mayor relación deuda-PIB (de un 29 por ciento en 2007 a una cifra estimada en 50.5 por ciento para fines de 2016), junto a menores ingresos petroleros, una frágil situación financiera de la compañía nacional de petróleos Pemex, así como una tasa de crecimiento económico decepcionante…”.

Al cierre del cuarto trimestre de 2016, el saldo de la deuda neta del Gobierno Federal se ubicó en 7 billones 193 mil 8.9 millones de pesos. Como porcentaje del PIB, representó el 35.6 por ciento, indican los Informes sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública, cuarto trimestre 2016, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Érika Ramírez

Comments

comments