Autor:

25 de enero de 2017. Seguridad, combate a las drogas ilegales y freno a la migración indocumentada de Centroamérica con destino al vecino país son los tres rubros en los que el gobierno de México ha hecho el trabajo sucio a Estados Unidos.

Este día, el director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, declaró que es momento de que el gobierno mexicano se manifieste con preocupación por este trabajo sucio que se le ha pedido que haga a favor de Estados Unidos.

Y es que el saldo para México no es menor. Desde hace 10 años la sociedad mexicana enfrenta la más profunda crisis humanitaria en su historia reciente. En los asuntos de seguridad y supuesta “guerra” contra las drogas, este país –y no Estados Unidos– ha puesto cientos de miles de víctimas (asesinados, desaparecidos, torturados, violados, desplazados por violencia, entre otras atroces violaciones a los derechos humanos).

Ejemplo de ello son los asesinatos que ha dejado el contexto de violencia ligada al crimen organizado y sus supuesto combate, patrocinado por el vecino del Norte. En lo que va de esta administración, oficialmente se han registrado 76 mil 984 homicidios dolosos en todo el país.

De acuerdo con los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), de ésos, 20 mil 789 corresponden a 2016, hasta ahora el año más sangriento de este sexenio.

Oficialmente, en los 10 años de supuesta “guerra” contra el narcotráfico, 243 mil 225 personas perdieron la vida en hechos violentos: 104 mil 89 de ellas, en el sexenio de Felipe Calderón (entre diciembre de 2006 y noviembre de 2012).

Migración, la otra crisis

En materia migratoria, México también ha servido a los intereses de Estados Unidos y ha colocado en una gran vulnerabilidad a los indocumentados que transitan por el país.

Como parte de su política antiinmigrante, el gobierno federal detuvo –en la mayoría de los casos en forma violenta, por medio de redadas acompañadas por policías federales y militares– a 569 mil 123 migrantes indocumentados, de los cuales deportó a 493 mil 549, entre enero de 2013 y octubre de 2016.

Ni siquiera los infantes han recibido mejor trato. Entre enero de 2013 y noviembre de 2016, México expulsó a 94 mil 105 niños, niñas y adolescentes migrantes, que viajaban por el país sin compañía y sin papeles. Además, ha negado el refugio por razones humanitarias al 66 por ciento de menores indocumentados que lo solicitaron.

Nancy Flores

 

Comments

comments