Autor:

El defensor de derechos humanos y del medio ambiente, Gustavo Castro Soto, será galardonado con el premio “Justicia Visionaria” 2017, otorgado por la organización estadunidense  Other Worlds.

El 3 de marzo de 2016, el también sociólogo mexicano se encontraba en el domicilio de la ambientalista hondureña Bertha Cáceres, quien fue asesinada por un grupo de sicarios, pasada la media noche.

Castro Soto fue herido, “recibió un balazo en la mano y la oreja y escapó a más balazos al fingir su muerte. Abrazó a Berta cuando estaba muriendo. Siendo el único testigo del crimen, Gustavo pasó el mes de marzo como preso político del gobierno de Honduras, oscilando entre la detención y un refugio muy inseguro en la Embajada Mexicana. Fue víctima de tortura psicológica y física.

“Gustavo dice que era su destino estar presente la noche en la que mataron a Berta, porque de no haber sido así, el crimen hubiera sido ‘perfecto’. Al gobierno de Honduras le gustaría mucho callar a Gustavo, quien podría desvelar el sistema de impunidad del gobierno, la oligarquía hondureña y la compañía hidroeléctrica contra la que luchaba Berta”, indica el  artículo escrito por Beverly Bell, coordinadora de la asociación estadounidense Other Worlds con sede en Oakland, California, que promueve y apoya alternativas orientadas hacia la justicia económica, política, social y ambiental.

Castro Soto es cofundador Otros Mundos A.C. / Amigos de la Tierra México. Bajo su coordinación, Otros Mundos A.C. se volvió un actor central de la defensa ambiental en México y Mesoamérica. La asociación acompaña a pueblos organizados afectados y sus aliados en sus campañas sobre el agua, la energía, la crisis climática, entre otras problemáticas. También educa, conecta y moviliza a activistas y abogados a través del mundo por una acción efectiva a favor de las alternativas económicas y ambientales.

El ambientalista fue reconocido por: “Por ser extraordinariamente valiente a pesar de una vida en constante peligro, por trabajar incansablemente a nombre de la Madre Tierra y de las comunidades campesinas, por soñar y promover durante décadas alternativas sistémicas”, indicó la organización estadunidense Other Worlds.

Érika Ramírez