Autor:

En 2009 eran casi 11 millones y medio quienes sufrían pobreza en España, pero hoy son casi 1 millón 800 mil personas pobres más que hace 6 años, según informe sobre el estado de la pobreza de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza en España (EAPN).

512-xavier-cano-wp

Vamos hacia atrás como los cangrejos y por eso ya hay cerca de 14 millones de personas en riesgo de pobreza y exclusión social de algo más de 46 millones y medio de habitantes en España. Mucha gente. Y aumentando.

Recordemos, según parámetros de la Unión Europea, que ser pobre es tener ingresos tan escasos que no alcanzan para una vida digna. Por eso numerosos comedores solidarios y entidades como Cáritas han doblado y triplicado sus servicios para proporcionar con regularidad alimentos a la gente. Porque hay gente que pasa hambre. Ser pobre es también no poder pagar la hipoteca o alquiler todos los meses, la luz ni el gas porque el poco dinero se acaba enseguida. También es pobreza no poder comer carne, pollo o pescado tres veces a la semana porque no alcanza el dinero. Ni poder mantener en invierno la vivienda a temperatura adecuada. Ni poder tener teléfono, televisor o lavadora… Y, como dijo Ban Ki Mon, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ser pobre también es no disponer de vivienda digna ni tener acceso a servicios de salud o que sean limitados, ni poder acceder a una educación en condiciones y que las personas dependientes no reciban ayuda… Eso es pobreza.

Entre las razones de la creciente pobreza en países desarrollados como España está la nefasta política de austeridad impuesta que ha rebajado el Estado de Bienestar. Más los vigentes sistemas de impuestos injustos, regresivos e insuficientes en indiscutible beneficio de las élites. Y, con la injusticia fiscal, corrupción. Corrupción que en este país cuesta algo más de 87 mil millones de euros anuales, según la Cámara Nacional de Mercados y Competencia; cifra confirmada por algunas universidades. Dinero desvalijado por corruptos que provocan pobreza que aumenta entre nosotros.

En la vieja y desnortada Europa a final de 2015, según Eurostat, oficina estadística de la Unión Europea, había 119 millones de europeos pobres o en riesgo de exclusión social. Casi un 24 por ciento de población, casi la cuarta parte. El dato incluye a quienes están en riesgo de pobreza, sufren privaciones materiales severas o viven en familias con muy escaso empleo o ninguno. Según Eurostat, la pobreza ha disminuido algo, pero poco, y la erradicación de la pobreza es muy lenta y desigual. Para muestra, tres países europeos donde más de un tercio de población es pobre o está en riesgo exclusión social: Bulgaria (41 por ciento de población en pobreza), Rumanía (37 por ciento) y Grecia (casi 36 por ciento).

¿Qué dijo Ban Ki Mon? Que poco o recortado acceso a la salud y educación es pobreza. Pues bien, de Guindos, ministro de economía español en funciones, augura más pobreza cuando asegura que el próximo gobierno recortará ¡26 mil millones de euros en 2 años! Para reducir el déficit. Y sabemos por experiencia que los recortes significan peor atención sanitaria, peor educación, peores servicios sociales… Más pobreza.

Y, para que no haya duda de qué soporta la ciudadanía, el iniciado juicio por corrupción masiva del llamado caso Gürtel desvela una insolidaridad criminal y una vergonzosa apropiación indebida por una codicia rapaz de los corruptos que ha despojado a la ciudadanía. Un tal Correa, creador de la trama delictiva corrupta, ha contado como muchas empresas y grandes constructoras (OHL, ACS y Dragados entre otras) financiaron al Partido Popular y sus campañas electorales con dinero negro a cambio de obtener contratos de Fomento, Medio Ambiente… Dinero negro y delictivas adjudicaciones de obras y servicios públicos, más fraude sistemático a la Seguridad Social y evasión de impuestos, suman esos 87 mil millones de euros robados al pueblo trabajador de este país. Los delitos de los corruptos, además de los fraudes citados, son cohecho (en la calle se llama soborno) y prevaricación (decidir un funcionario o político algo injusto a sabiendas). Quienes perpetran esos delitos roban lo que pertenece por derecho a la ciudadanía.

De disponer el Estado de esos 87 mil millones de euros saqueados por corruptos, sanidad, educación o atención a los dependientes no habrían sufrido enormes recortes presupuestarios y todo sería mejor. De no haber sido robada esa enorme cifra por corruptos y cómplices, no se habría recortado el estado del bienestar.

Xavier Caño Tamayo*

*Periodista, miembro de ATTAC

[BLOQUE: OPINIÓN]

[SECCIÓN: ARTÍCULO]

Comments

comments