Autor:

En su reporte The state of broadband: broadband catalyzing sustainable development, publicado este mes, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés) estima que más de 3 mil 500 millones de personas se conectan a internet actualmente, pero aproximadamente 3 mil 900 millones de personas no tienen acceso o no pueden conectarse regularmente: viven desconectados de internet. Sólo una de cada siete personas del planeta estará conectada al terminar 2016.

sociedad-beta-508-a

Casi en todos los casos quienes se encuentran en zonas remotas, áreas rurales o de extrema pobreza, grupos sociales minoritarios sin educación quedan fuera del acceso a los beneficios de esta tecnología, pero son las mujeres quienes representan, por mucho, el grupo más excluido, lo que afecta también a las circunstancias sociales de sus familias.

En América Latina crece la cobertura del internet, sin embargo queda clara la limitación y malos servicios, pues ningún país de la región tiene al menos 5 por ciento de sus conexiones con más de 15 mega bits por segundo, cuando en los países desarrollados por lo menos el 50 por ciento de las conexiones se realizan en esa o una velocidad mayor. Esto según el informe Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016  donde a pesar de las buenas noticias que muestran que las conexiones a internet en 2015 duplicaron las existentes en 2010, al alcanzar un 43.4 por ciento del total de hogares de la región, en la cual únicamente Chile, Costa Rica y Uruguay llegaron al 60 por ciento.

Países como México no han logrado mostrar un crecimiento exitoso. El caso mexicano –que con su Agenda Digital prometía promover la conexión a internet– se encuentra lejos de ser líder en el ramo en América Latina y a nivel mundial.

En cuanto a línea fija de banda ancha, México se encuentra en el lugar 78 a nivel global, por debajo de países como Ucrania, Brasil y Turquía, y se encuentra en el lugar 74 respecto del porcentaje de población que usa internet.

Si bien existe una reducción en el costo de la conexión a internet en la región (en 2010 se pagaba un equivalente al 18 por ciento de los ingresos promedio mensuales y a principios de 2016 la cifra descendió a un 2 por ciento), la oferta de velocidad menor a 15 Mbps no se puede  comparar con los países europeos, asiáticos o con Estados Unidos. Con esa velocidad no es posible jugar en línea, mucho menos competir económicamente, con lo que se está manteniendo un freno al desarrollo.

Los reportes del Banco Mundial denominados World development report 2016  y World employment & social outlook 2016, que analizaron el impacto de la banda ancha en las economías de los países, detectaron el impacto de la misma en la generación de empleos y el desplazamiento de los mismos en diversos sectores.

También se prevé que habrá una contracción del mercado de telecomunicaciones afectada por la disminución en las ventas de dispositivos, como tabletas, computadoras y teléfonos inteligentes por la madurez y  saturación del mercado.

Por ejemplo las ventas de computadoras bajarán un 1.5 por ciento, y los teléfonos inteligentes crecerán tan sólo en un 7 por ciento en comparación del 14 por ciento del año anterior.

El estudio calcula que el uso de los satélites y la disminución del costo de los mismos ayudará a que en 2028 sean una forma ideal de distribuir la señal. Y en el futuro cercano se ve al internet inalámbrico como una herramienta para el desarrollo de la población mundial. Así, las personas en las comunidades rurales podrán realizar pagos a distancia a sus proveedores sin perder tiempo ni gastar dinero en viajes para hacerlo en persona. Los emprendedores de las ciudades podrían hacer crecer sus negocios gracias a los sistemas de pagos seguros.

Se hace mención especial al proyecto de Facebook para brindar acceso a internet utilizando drones que volarían por debajo de las líneas aéreas comerciales  ofreciendo conexión a miles de personas.

En 2015, 2 mil 300 millones de personas en los países en desarrollo se conectaron a internet usando dispositivos móviles, se calcula que para el año 2020 serán más de 3 mil 600 millones, lo que tendrá un enorme impacto en la economía mundial.

También se propone fortalecer el uso del dinero móvil, que es el que se utiliza mediante los dispositivos móviles como tabletas o teléfonos inteligentes. Se busca bancarizar a 2 mil millones de personas que viven en países en desarrollo y que carecen de servicios financieros.

Los servicios de salud a distancia, así como el desarrollo del denominado internet de las cosas y las ciudades inteligentes se verán muy beneficiadas cuando los países implanten las políticas necesarias y las inversiones en infraestructura para incrementar a sus ciudadanos conectados.

En todo el mundo faltan muchas cosas por hacer para incrementar el número de ciudadanos conectados a internet para brindarles de nuevas posibilidades y en México también se deben acelerar las acciones para cumplir realmente una agenda para dotar a más mexicanos de la conexión necesaria a precios accesibles.

Gonzalo Monterrosa

[BLOQUE: MISCELÁNEO][SECCIÓN: SOCIEDAD BETA]

Contralínea 508 / del 03 al 08 de Octubre 2016

contralinea-508-m

Comments

comments