Autor:

En la residencia oficial de Los Pinos domina un ambiente de incertidumbre. La salida de Luis Videgaray (quien durante 4 años prácticamente fue el vicepresidente de este país) alborotó a los demonios y no es gratuita la información sobre la manipulación de recursos que ya comienza a filtrarse.

iq-financiero-507-a

La nota publicada por The Huffington Post sobre las supuestas transferencias por más de 240 mil millones de pesos desde las arcas de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para compensar la crisis de las finanzas públicas, sería parte del entretelón en el que se desarrollaron los más graves enfrentamientos entre Videgaray y el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, quien se preciaba de ser amigo del presidente Enrique Peña Nieto. Los reporteros del portal The Huffington Post presentan documentos y evidencias de las transferencias.

Videgaray, sin embargo, incrementó su influencia ante Peña Nieto al grado, dicen sus excolaboradores más cercanos, recibía indicaciones del presidente aunque no siempre las acataba y, por supuesto, se manifestaba en contra de muchas consideraciones del mandatario. En otras palabras, Videgaray terminaba por imponerse.

No fue un secreto que Lozoya Austin renunció a Pemex después de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pidió retrasar los pagos a proveedores mientras la gasolina subía de precio. Lozoya Austin, quien ya había pedido paciencia a los contratistas de Pemex durante más de 1 año, decidió que su capital político y su credibilidad frente a gobiernos estatales y empresarios vinculados con el sector de la energía prácticamente se había agotado.

Decidió dejar Pemex a Videgaray y al peso de sus decisiones. Ahora entendemos que Lozoya Austin sabía de esas transferencias de recursos y que no se justificaba el enorme retraso de los pagos a proveedores.  En otras palabras, la SHCP se fortaleció no sólo con la influencia política de Videragay en el gabinete de Peña Nieto sino que concentró todos los recursos posibles. Poder y dinero hicieron de Videgaray el hombre más influyente en el gobierno peñista.

¿Un nuevo Pemexgate?

El gobierno de Felipe Calderón también solicitó recursos a Pemex y CFE y, según el reportero Miguel Hernández Borbolla, y habría sido el subsecretario Miguel Messmacher, quien firmó las peticiones de transferencias. A través del concepto de “aprovechamientos”, la SHCP pidió a CFE y a Pemex que realizaran transferencias que no se ubican claramente en las cuentas del gobierno federal.

El episodio recuerda, por supuesto, al capítulo del Pemexgate mediante el cual la dirección de la petrolera  autorizó recursos de sus finanzas que fueron depositados en las cuentas del sindicato petrolero. Ese dinero se usó para financiar la campaña de Francisco Labastida Ochoa. Pero Vicente Fox ganó las elecciones y el escándalo envolvió a los priístas.

En esta ocasión, la SHCP tendrá que demostrar en qué se gastó el dinero transferido por Pemex y CFE.  Confirmamos que esta operación provocó diferencias entre Lozoya Austin y Videgaray. Messmacher es un técnico hacendario con gran prestigio y, después de la salida de  Fernando Aportela, es el único que tiene esta historia completa.

El desaire de Hillary

En Los Pinos, les comentábamos, también se menciona otro entre telón de la visita de Trump a México. Resulta que el Presidente Enrique Peña Nieto no contó que la candidata Hillary Clinton ya había confirmado su visita a México; no sólo eso, la agenda de su encuentro en México habría sido apuntalada por la intervención del presidente Barack Obama. Hillary Clinton decidió, sin embargo, no venir a México cuando se enteró que la invitación también involucraba a Donald Trump.

Claudia Villegas

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: IQ FINANCIERO]

Contralínea 507 / del 26 de Septiembre al 01 de Octubre 2016

contralinea-507-m

Comments

comments