Autor:

En este sexenio, los cárteles han lavado unos 2 billones de pesos; en el sistema financiero, Hacienda ha descubierto más de 155 mil millones sucios y PGR ha asegurado sólo 1.3 mil millones. Aunque el dinero sucio corrompe e incentiva al crimen organizado, el tema está fuera de la Agenda Nacional de Riesgos

Los cárteles mexicanos habrían lavado de 382 mil 200 millones a 2 billones 484 mil 300 millones de pesos producto del tráfico de drogas ilegales hacia Estados Unidos, entre enero de 2013 y junio de 2016, se desprende de las estimaciones hechas por el Departamento del Tesoro de ese país.

En ese mismo periodo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público –a través de su Unidad de Inteligencia Financiera, UIF– denunció ante la Procuraduría General de la República (PGR) 312 presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita en el sistema financiero, por 155 mil 664 millones de pesos, revela a Contralínea por medio de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.

Las más de 300 denuncias que presentó la UIF entre enero de 2013 y junio de 2016 son por casos confirmados de blanqueo de capitales, derivados del análisis exhaustivo a los reportes de operaciones inusuales, relevantes y preocupantes que generan los sujetos obligados por las leyes antilavado.

De acuerdo con el documento Estadísticas de recepción y denuncias, entre 2013 y 2015, la Unidad recibió 98 mil 296 reportes de operaciones inusuales, 18.6 millones de operaciones relevantes y 534 de operaciones preocupantes.

De lo anterior se desprende que el sector financiero –conformado principalmente por la banca privada, y en menor medida por las casas de cambio, casas de bolsa y demás instituciones financieras y de factoraje– podría estar lavando al narcotráfico entre el 50 por ciento (si el monto blanqueado ascendiera a 382 mil millones de pesos) y el 7 por ciento (si la cifra lavada superara los 2 billones) de sus ganancias ilícitas.

En el 2015 National drug threat assessment summary, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por su sigla en inglés) señala que los narcotraficantes mexicanos siguen explotando el sector bancario para esconder el origen ilícito de sus ganancias por venta de drogas.

 “Los lavadores de dinero a menudo abren cuentas bancarias con nombres o negocios fraudulentos y realizan depósitos de estructura para evitar los requisitos de información. Los cárteles contratan individuos para depositar el dinero en efectivo producto de la droga, en numerosas cuentas bancarias de todo el mundo y en cantidades inferiores a 10 mil dólares”, advierte la DEA.

Aunado a lo anterior, el Departamento de Estado del país vecino señala –en su 2016 International narcotics control strategy report– que “las ganancias del tráfico ilícito de drogas que salen de Estados Unidos son la principal fuente de fondos lavados a través del sistema financiero mexicano”.

Pese a lo anterior, en lo que va de este gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto, ningún banco o institución financiera ha enfrentado la justicia por este delito. Algo que tampoco ocurrió en el gobierno panista de Felipe Calderón, quien inició la supuesta “guerra” contra el crimen organizado, particularmente contra el tráfico de drogas ilegales.

lavado-502-03

Lavado multimillonario

En su informe 2015 National money laundering risk assessment, el Departamento del Tesoro indica que “el negocio del tráfico de drogas genera alrededor de 64 mil millones de dólares en efectivo cada año [monto que equivale a 1 billón 164 mil 800 millones de pesos] sólo por ventas en Estados Unidos”.

México, destaca el reporte, “es la principal fuente de abastecimiento para algunas drogas ilegales y un punto de tránsito para el resto”. Agrega que, aunque no existen cálculos fiables de cuánto ganan las organizaciones del narcotráfico mexicanas, se estima que sus ingresos ilícitos anuales oscilan entre los 6 mil millones y los 39 mil millones de dólares (esto es, entre 109 mil 200 millones y 709 mil 800 millones de pesos al año, a un tipo de cambio de 18.20 pesos por dólar).

El informe señala, además, que la actividad criminal asociada a estos grupos no sólo se limita al tráfico de drogas, sino que incluye el tráfico de indocumentados, la extorsión, el fraude financiero, el juego ilegal, el secuestro, la usura, la prostitución y el propio lavado de dinero. Algunos grupos, detalla, se involucran en delitos de cuello blanco y mezclan sus actividades ilegales con empresas legítimas.

Y es que resulta que no sólo se lavan fondos del narcotráfico, sino también de delitos como la corrupción, la evasión de impuestos, el tráfico de influencias, las violaciones de los derechos de propiedad intelectual (piratería) y el tráfico de armas de fuego, entre otros, refiere el 2016 International narcotics control strategy report.

Para el negocio criminal, los recursos lavados son fundamentales. El dinero es el que les permite operar y expandirse: con éste corrompen autoridades, reclutan a sus “trabajadores”, compran la mercancía, transportan sus cargamentos, adquieren sus casas de seguridad y su armamento de alto calibre, etcétera.

No obstante, la Agenda Nacional de Riesgos para los años 2013, 2014 y 2015 no considera al blanqueo de capitales como una de las 10 amenazas máximas a la seguridad nacional, revelan los documentos a los que Contralínea tuvo acceso. Ello, incluso, a pesar de que la violencia provocada por el crimen organizado es el principal riesgo.

Por esta razón, quizá, el combate a las operaciones con recursos de procedencia ilícita tampoco es prioritario en la estrategia del gobierno federal contra las drogas y el crimen organizado.

info-01

Lavado, impune

El delito tipificado como operaciones con recursos de procedencia ilícita se encuentra prácticamente en la impunidad. Mientras los cárteles habrían lavado hasta 2.4 billones de pesos entre enero de 2013 y junio de 2016, la PGR apenas decomisó 1 mil 358 millones 624 mil 733 pesos en el mismo periodo, refiere la institución por medio de la Ley General de Transparencia.

El monto de los aseguramientos se integra de la siguiente forma: 65 millones 61 mil 122 dólares (que equivalen a 1 mil 184 millones 112 mil 420 pesos), 168 millones 344 mil 548 pesos, y 338 mil 145 euros (6 millones 167 mil 764 pesos, a un tipo de cambio de 18.24 pesos por euro). Según los datos oficiales, el dinero sucio incluye decomisos en efectivo, en cuentas bancarias y en casas de cambio y bolsa.

Sobre el tema de los decomisos de dinero sucio, el Departamento de Estado estadunidense critica al gobierno mexicano en su reporte de 2016, al advertir que durante 2013-2014 la cantidad de dinero lavado incautado en México ascendió a sólo 13 millones de dólares, cuando México y Estados Unidos estiman que la cantidad de dinero blanqueado anualmente es de decenas de miles de millones de dólares.

No obstante que el informe cita como fuente a la PGR, las autoridades mexicanas mantienen sus cálculos respecto de los montos lavados por el crimen en secreto y en el documento tampoco se revelan.

Respecto de las averiguaciones previas por este ilícito, la PGR informa que en 2013 se iniciaron 473, pero se consignaron únicamente 94; en 2014 se abrieron 422 y se consignaron 96; y en 2015 se iniciaron 425 y sólo se consignaron 69.

El doctor en ciencias políticas y sociales Carlos Antonio Flores Pérez –autor de los libros El Estado en crisis: crimen organizado y política. Desafíos para la consolidación democrática e Historias de polvo y sangre. Génesis y evolución del tráfico de drogas en el estado de Tamaulipas– opina que los aspectos cruciales de la red social que integra a la delincuencia organizada, en sus distintas expresiones, no están siendo atacados.

En entrevista, el investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social señala que no se han desmontado las empresas criminales a partir de una estrategia integral de lucha contra sus activos patrimoniales y sus finanzas.

Agrega que los grandes actores que brindan protección a los criminales desde las instituciones, a través del manejo de recursos públicos, tampoco están siendo procesados. La estrategia del gobierno contra el crimen organizado, señala, se ha focalizado en los sectores más operativos, en los involucrados directamente en la comisión activa del delito.

Métodos para lavar dinero

La repatriación de las ganancias de los cárteles del narcotráfico –que posteriormente son lavadas– se da lo mismo por transporte a granel que por el sistema financiero, refiere la DEA en el 2015 National drug threat assessment summary.

lavado-502-02A lo largo de California, detalla como ejemplo, las ganancias ilícitas se transportan a México principalmente como moneda a granel a través de vehículos particulares y camiones remolque.

Según la DEA, los criminales mexicanos siguen empleando a “mensajeros” que transportan el dinero en sus maletas y cuerpos. Para evitar el escrutinio de las autoridades, éstos cruzan a pie la frontera deliberadamente durante las horas y en los lugares con largas esperas.

Al viajar a Estados Unidos, esos “mensajeros” llenan un formulario de declaración en el que suelen inflar la suma de efectivo que llevan y, con ello, legitimar el origen de los fondos adicionales disponibles en Estados Unidos, al depositarlos en cuentas bancarias, indica la Agencia Antidrogas.

Además, identifica un mercado negro de cambio como método popular para lavado de dinero. “Los cárteles mexicanos comenzaron a usar este método a lo largo de la frontera Suroeste y su uso ha crecido en respuesta a las normativas anti-lavado de dinero de México”.

Otros métodos para blanquear capitales a los que recurren los criminales son: el uso de los transmisores de dinero y la compra de bienes raíces y empresas (éste consiste en depositar las ganancias ilícitas en un banco nacional o extranjero, formar una sociedad de responsabilidad limitada, LLC, para comprar la propiedad; la compra de inmuebles bajo una LLC puede ocultar la identidad del propietario real o la persona que controla la propiedad).

Según la DEA, también la industria del casino ha servido para lavar dinero del narcotráfico. Al respecto, observa que “la explotación de los casinos para el lavado de dinero ha aumentado a medida que las empresas de Estados Unidos se han expandido a nivel internacional, con sucursales en China, Filipinas y América Latina”.

Este tipo de empresas, explica en su informe, suelen permitir que los fondos se depositen en uno de sus casinos y luego sean utilizados o retirados como las ganancias en otro casino. Por ello, señala, los lavadores de dinero explotan este sistema mediante la colocación del dinero sucio en un casino en Estados Unidos y luego lo retiran en una sucursal de su rama internacional”.

lavado-600

El verdadero combate al lavado

Para desmontar una organización criminal de estas dimensiones no basta encarcelar a la base operativa, porque ésa es la parte que siempre se recicla con mayor facilidad, opina el doctor Carlos Antonio Flores, investigador del Ciesas.

Señala que un país como México –donde los criterios legítimos de ascenso social se han fracturado, donde una buena parte de la población tiene una condición de ira social contenida al mismo tiempo que tiene una expectativa de logro material que no puede alcanzar por otras vías– genera un terreno muy fértil para la reproducción de este tipo de actores operativos.

 “Los esfuerzos del Estado mexicano para brindar mejores condiciones  sociales a su población están disgregados. Por ello seguimos teniendo esquemas excluyentes que generan poblaciones cada vez más depauperadas, a generaciones nuevas sin esperanza que, al mismo tiempo, están sobrecargadas de una concepción individualista-consumista que se promueve por medios de comunicación masivos, lo que genera una ecuación muy complicada.”

Para el doctor Flores, “el problema es que esta política ha sido apoyada por actores hegemónicos internacionales a los que tampoco parece que les interesa mucho el bienestar ciudadano, sobre todo con este tipo de sangrías que ocurren más allá de sus fronteras”.

Y aunque la estrategia actual no tiene futuro en términos de bienestar para la mayor parte de los mexicanos, paradójicamente, hay sectores que han tenido bonanza a la luz de este tipo de políticas, observa.

Por ello, advierte, la estrategia continuará en estos mismos términos “mientras siga siendo favorable para determinados intereses, como los de la industria de armamento, de seguridad, que con esto logran una bonanza muy positiva y que están interesados en mantener esquemas similares”.

Nancy Flores, @nancy_contra

[BLOQUE: INVESTIGACIÓN][SECCIÓN: SEGURIDAD]

Contralínea 502 / del 22 al 27 de Agosto 2016

contralinea-502-m

TEXTOS RELACIONADOS:

 

 

 

A continuación te ofrecemos la lista de reportajes que conforman la serie

Agenda Nacional de Riesgos
 

Serie de reportajes que basados en el documento confidencial bajo custodia del Cisen, muestran un escenario de desastre para México: riesgos emergentes e incapacidad gubernamental de enfrentarlos

El Congreso y los partidos no juegan su papel de contrapesos a las instituciones de seguridad nacional, lo que deriva en ataques a los derechos humanos. Incluso los partidos políticos, lejos de representar a los sectores de la sociedad, se han convertido en una amenaza.

En México se organiza una nueva guerrilla. Los organismos de seguridad nacional buscan la manera de impedir que reciba el apoyo de comunidades urbanas y campesinas. La nueva formación se suma a las que ya luchan con las armas por la caída del régimen: EZLN, EPR, TDR y ERPI

El anarquismo, aun en sus versiones más pacifistas, es intolerable para el Estado.

En México hay en curso una insurrección anarquista, con 50 grupos y células en guerra contra el capitalismo y el Estado.

Los flujos migratorios descontrolados son la quinta amenaza a la seguridad nacional, revela la Agenda Nacional de Riesgos 2015. Porosidad en la frontera Sur, por “altos niveles de corrupción” e “infiltración del crimen organizado”, admiten órganos de inteligencia.

La corrupción gubernamental imposibilita la atención eficaz de las emergencias por desastres naturales, provocados por huracanes, sequías, sismos, incendios forestales y la actividad volcánica, revela la Agenda Nacional de Riesgos

La contaminación del aire, la tala inmoderada y la sobreexplotación de los recursos naturales vulnera la seguridad nacional, se reconoce en la Agenda Nacional de Riesgos. Por contaminación, 15 mil muertos al año y 28 millones vulnerables. Además, México ha perdido el 63 por ciento sus selvas. Incapacidad de las autoridades profundiza la catástrofe

Diabetes, hipertensión y obesidad colapsan el sistema sanitario. El país no cuenta con la estructura clínica y económica para enfrentar las enfermedades que padece su población. Además, hay “incapacidad frente a pandemias y epidemias”, se reconoce en la Agenda Nacional de Riesgos

La Agenda Nacional de Riesgos señala al tráfico ilícito de mercancías por mares y fronteras como la octava amenaza a la seguridad nacional.

La Agenda Nacional de Riesgos advierte de la “debilidad” del país ante incidentes cibernéticos. Potencialmente vulnerables: infraestructuras críticas e información sensible del gobierno y la sociedad

A partir del segundo año del sexenio, la corrupción y la impunidad fueron incluidas en la Agenda Nacional de Riesgos. Aunque sistémicas y pilar del propio régimen, su desbordamiento es una amenaza para el Estado: Agenda Nacional de Riesgos

México es escenario de un posible “atentado terrorista”, o de preparación de alguno con armas de destrucción masiva, señala la Agenda Nacional de Riesgos. Con tal “amenaza”, el Cisen justifica el seguimiento a la población musulmana, vasca y militante de izquierda que ingresa o vive en el país.

Maestros, defensores de derechos humanos y del medio ambiente, sindicatos, campesinos, opositores a megaproyectos, normalistas… “atentan” contra la seguridad nacional, según la Agenda Nacional de Riesgos. Por ello, son víctimas de represión, acoso, espionaje, encarcelamiento y muerte.

Entre enero de 2013 y diciembre de 2016, el actual gobierno habrá ejercido más de 590 mil millones de pesos en seguridad pública. El gasto en este rubro es discrecional, señala el investigador Jorge Retana

En este sexenio, los cárteles han lavado unos 2 billones de pesos; en el sistema financiero, Hacienda ha descubierto más de 155 mil millones sucios y PGR ha asegurado sólo 1.3 mil millones.

En el país operan 45 grupos del narcotráfico que se disputan mercados locales y rutas de trasiego internacional, nueve de los cuales son grandes cárteles.

A casi 10 años de iniciada la “guerra” contra las drogas, la violencia del crimen organizado es la principal amenaza a la seguridad nacional de México. Para los órganos de inteligencia, el desvío de recursos de programas sociales propicia el narcotráfico

La política de seguridad nacional –según se desprende de las Agendas Nacionales de Riesgos a las que Contralínea tuvo acceso– es represiva e ineficiente. Especialistas coinciden en que los gobernantes sólo buscan de qué manera mantenerse en el poder y proteger intereses particulares. La población, a la deriva.

El diagnóstico de país que ofrece la Agenda Nacional de Riesgos –“documento confidencial” bajo custodia del Cisen– revela un escenario de desastre: riesgos emergentes e incapacidad gubernamental de enfrentarlos. Lo peor, que los principales “riesgos” son los mexicanos que se organizan y protestan

 

Comments

comments