Autor:

Lector:

Tienes en tus manos la edición 500 de un esfuerzo periodístico que nació con la convicción de investigar al poder y comunicar las luchas de emancipación de los pueblos.

Los periodistas que desde hace 14 años hacemos Contralínea semana a semana, nos decidimos por el periodismo de investigación como instrumento de la sociedad para vigilar a los poderes formales y fácticos, y documentar violaciones a derechos humanos y corrupción en cualquiera de sus formas.

En estas páginas has leído como reportaje, nota informativa, crónica, entrevista, columna, artículo o ensayo las investigaciones que los reporteros, por iniciativa propia, desarrollan a contracorriente de oficinas de prensa, direcciones de comunicación social y de los propios funcionarios, políticos, empresarios, jueces, legisladores y todos aquellos actores en posición de poder que desean que sus irregulares asuntos no sean expuestos a luz pública.

En estas páginas, y a lo largo de 500 ediciones, te has enterado de funcionarios que realizan negocios al amparo del poder público; empresarios que se enriquecen con el erario; jueces que se corrompen para vender justicia al mejor postor; legisladores que se aumentan sus “dietas” subrepticiamente; miembros de la delincuencia organizada que “trabajan” en complicidad con servidores públicos; Fuerzas Armadas que violan derechos humanos y gastan recursos en espionaje y armamento, y políticos de todos los partidos que trafican con influencias y se disputan el poder bajo la misma ideología aunque con diferentes siglas partidistas.

También te has enterado de las irrupciones y las propuestas de los movimientos armados con reivindicaciones políticas y sociales; las luchas de las organizaciones obreras, campesinas y populares; la emancipación de los pueblos indígenas en busca de autonomía; la defensa del normalismo rural en manos de sus propios estudiantes; el desmantelamiento del ejido y la propiedad comunal; el desastre ecológico y la pérdida de la biodiversidad; la resistencia campesina a las mineras y los megaproyectos…

En fin, hemos buscado poner ante tus ojos una agenda distinta a la que impone el poder. No nos condicionan la “coyuntura” ni las modas temáticas que se dictan desde arriba. Así como para nosotros no existen asuntos, ni instituciones, ni personajes intocables, tampoco tenemos la “obligación” de abordar cuestiones por el simple hecho de que otros medios lo hacen. Toda línea que has leído en estas páginas se ha escrito con plena libertad y teniendo como referentes los tres pilares en que basamos nuestro trabajo: compromiso social, independencia y verdad. Nunca hemos dejado de investigar y publicar un trabajo periodístico por más presiones que se ejerzan sobre nosotros.

El trayecto no ha sido fácil. Siempre supimos los inconvenientes de hacer el periodismo que hemos elegido. Hoy acumulamos más de una decena de demandas, vetos publicitarios, amenazas, allanamientos y agresiones directas contra el colectivo y contra personas que lo integramos. Si nunca nos doblegamos ante las amenazas y ofensivas de los poderosos ni ante sus lisonjas, tampoco buscamos el aplauso fácil ni investigamos para inscribirnos en los “premios” periodísticos que se reparten a diestra y siniestra. El único reconocimiento que nos alimenta es el que tú, lector, te enteres, te informes, te indignes y analices algún aspecto de nuestra realidad desde estas páginas.

Con esta edición, Contralínea inicia una nueva etapa. Reafirmamos nuestra lealtad a los principios descritos y redoblamos esfuerzos para seguir revelando lo que el poder desea mantener oculto. Muestra de ello es el reportaje seriado que en esta entrega comenzamos a publicar: la Agenda Nacional de Riesgos a la seguridad nacional de México. Con base en el documento obtenido por esta revista, se ha realizado una investigación que devela un país al borde del colapso; con instituciones de inteligencia y seguridad nacional que sólo buscan conservar el poder para quienes actualmente lo detentan y perseguir y castigar a quienes desde la sociedad se organizan para defender la propiedad nacional, colectiva o comunal. Y donde los riesgos al Estado son los movimientos sociales pero nunca los intereses estadunidenses, los del alto empresariado o del clero. Lo que presentamos no sólo es la radiografía de un país, sino de la propia política de seguridad nacional vigente desde hace algunos años.

Con esta nueva etapa, este medio de comunicación camina en una dirección de mayor independencia. El objetivo será minimizar en el mediano plazo los arrebatos del poder ante la publicación de investigaciones que le seguirán siendo, como siempre, incómodas. Nos apoyaremos más en ti, lector. A ti apelaremos para construir una independencia más sólida. El precio de la revista impresa se mantendrá como desde que nacimos hace más de 14 años: en 30 pesos. A los contenidos íntegros por internet se accederá mediante una suscripción anual. Buscamos, lector, que, a un precio muy bajo, participes de nuestro proyecto y, junto contigo, consolidemos la independencia total de este medio de comunicación que, finalmente, sólo te pertenece a ti, a nadie más.

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: EDITORIAL]

Contralínea 500 / del 08 al 13 de Agosto 2016

contralinea-500-m

Comments

comments