Autor:

El caso Ficrea sigue lastimando a un sector de la comunidad de inversionistas mexicanos que perdió parte de su patrimonio al confiar en Ficrea y su oferta de atractivos rendimientos.

iq-financiero-499-a

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) que encabeza Jaime González Aguadé, tomó una decisión que políticamente resultó incómoda: detener la operación de Ficrea y cortar las pérdidas. Definitivamente González Aguadé no se volvió un funcionario popular pero cumplió con su encomienda. Con ella, Ficrea tuvo que declararse en bancarrota y hoy la masa concursal –bajo las condiciones acordadas– se distribuiría a razón de 20 centavos por cada peso invertido. Se trata, por supuesto, de una mala noticia pero también es la relación estándar que se paga en los procesos de quiebra de una compañía. Para los abogados e inversionistas afectados, sin embargo, 20 centavos no es suficiente ni justo y siguen culpando a las autoridades de la tragedia patrimonial que viven. Para ellos, todavía hay salidas. Por ejemplo, que la CNBV (que todavía custodia una gran parte de la cartera y activos de Ficrea) permita una liquidación acelerada, lo que – según los cálculos de los lastimados inversionistas– permitiría una recuperación, en un par de años, pero con un nivel de merma de sólo 20 por ciento. En otras palabras, ellos buscaría recuperar 80 por ciento. Con todo derecho, los inversionistas afectados del caso Ficrea buscan reducir el impacto de su decisión de invertir en un intermediario que, si bien tenía aprobación para operar por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y, por supuesto, de la CNBV, su crecimiento la llevó a violar un gran número de disposiciones. Todo parecía perfecto en su contabilidad.

Jaime González Aguadé actuó de manera responsable; quizás tuvo que hacerlo antes (yo también se lo reprocharía) pero no sólo a él como funcionario público sino a la CNBV como institución. Los inversionistas afectados por el quebranto de Ficrea tendrían que elevar su inconformidad al Congreso; a los responsables de modificar las atribuciones y competencia de los funcionarios públicos. Como periodista he criticado la negligencia de funcionarios públicos que, teniendo las facultades para actuar, han dejado pasar hechos para no afectar intereses políticos. Todos estamos inconformes con esas situaciones. Ficrea nos enseñó, además, que los rendimientos posibles y reales en términos anuales no pueden superar el nivel de cuatro o cinco por ciento en el mejor de los casos.

¿OHL se va de la BMV?

Fue en el programa de radio Salud, dinero y amor @SDYAmor que se transmite por Grupo ACIR que el presidente de la CNBV, Jaime González Aguadé, dijo que había trascendido la posibilidad de que la española OHL deslistara sus acciones del mercado mexicano. La versión provocó que los inversionistas del mercado de valores –deseosos de información positiva de una compañía que atraviesa por oscuros momentos– hicieran cuentas alegres sobre el precio de la Oferta Pública a la que tendría que convocar OHL para retirar su registro del mercado de valores. La versión tomó fuerza porque para la filial de la compañía española la multa por más de 70 millones de pesos no fue un cargo menor. La CNBV impuso a esta constructora –cuyas concesiones siguen en el ojo del huracán– porque también incurrió en violaciones a leyes del mercado de valores. No es un buen precedente para una emisora del mercado de valores y, por supuesto, aún menos para una compañía multinacionales cuyo modelo de negocios depende del financiamiento local, en casi todos los casos. OHL atajó la euforia de los inversionistas del mercado de valores con una precisión: al menos por ahora no tenemos una solicitud ante la CNBV para deslistar las acciones.

Seguros de desempleo

Se acuerda usted del seguro de desempleo? Fue una promesa del gobierno actual. Se dijo que comenzaría a funcionar a partir de 2016. Hasta el momento no hay nada claro al respecto.

Para sentar las bases legales del seguro de desempleo, se promovió ante el Poder Legislativo la modificación a varios artículos de la Constitución para hacerlo posible; también se cambiaron artículos de la Ley Federal del Trabajo.

Pues resulta todavía no tenemos claro si se puso en marcha para beneficiar a poco más de 2.1 millones de personas sin empleo. El seguro de desempleo contemplaba que un trabajador que quisiera hacer efectivo este seguro tendría que haber cotizado 24 meses antes ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Pero el problema es que menos del 10 por ciento de los trabajadores inscritos al IMSS puede tener acceso a este beneficio.

El seguro de desempleo también se diseñó con algunas limitaciones. Sólo se recibirá la mitad del salario cotizado durante los primeros 4 meses y después sólo un salario mínimo con un periodo máximo de cobertura de 6 meses y una vez cada 5 años. Ahora también aquí en la Ciudad de México, y a propósito de los nuevos legisladores constituyentes, se discute la viabilidad de aumentar el pago del predial para que funcione el seguro para el desempleo en esta ciudad.

Por ahora, el único fondo para enfrentar el desempleo que los mexicanos tenemos relativamente seguro es el de los trabajadores afiliados al Sistema de Ahorro para el Retiro, que pueden hacer un retiro por desempleo y que ya no necesitan acudir al IMSS. Antes era necesario visitar el instituto para tramitar el documento que certificara la pérdida de la relación laboral.

Ahora, la solicitud para solicitar apoyo en caso de desempleo –fondo que lamentablemente se retirarán de los recursos para el retiro– se realiza directamente con la Afore en la que el trabajador tenga su cuenta de ahorro para el retiro, de la cual podrá retirar desde 30 hasta 90 días de su salario base de cotización.

Los recursos que sean solicitados por desempleo podrán ser dispuestos hasta en seis parcialidades, dependiendo del monto y que el trabajador no haya sido contratado nuevamente.

Emergencia sanitaria

Seguramente usted ha escuchado hablar sobre el zika, un virus que se transmite mediante la picadura de un mosquito y que se compara con el dengue, la fiebre amarilla, el virus del Nilo Occidental y la encefalitis japonesa.

En México se han detectado y confirmado 927 casos de zika, de acuerdo con información de la Secretaría de Salud. Ocho de cada 10 personas infectadas no presentan síntomas. Chiapas y Guerrero son los estados con el mayor número de casos detectados hasta ahora.

Lo grave del virus zika es que, en el caso de mujeres embarazadas, el bebé puede sufrir graves problemas de salud, como la microcefalia.

La industria y los empresarios atentos a esta situación ya han diseñado ropa para embarazadas con repelente para evitar a los mosquitos que pueden causar el contagio. En Quebec desde hace unos días se iniciaron las pruebas de vacunación para evitar la enfermedad, pero todavía no hay nada contundente.

Claudia Villegas

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: IQ Financiero]

Contralínea 499 / del 01 al 06 de Agosto 2016

contralinea-499-m

Comments

comments