Autor:

En plena crisis, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) destina más de 100 mil millones de pesos a inversiones especulativas en los mercados de capital y en las Afore. Las aventuras de alto riesgo ya le reportaron pérdidas multimillonarias y, por ello, el Órgano Interno de Control investiga dos casos desde el 19 de noviembre de 2015 (oficio DGAFFA/SIIC/619/2015).

agenda-corrupcion-491-a

El primer quebranto por concepto de “deterioro o pérdida de la inversión” asciende a 473 millones 364 mil 800 pesos, que comprende el 94.7 por ciento de la inversión original (por 500 millones) en la emisión Metrofi 00509, realizada desde abril de 2009.

La contraloría dependiente de la Secretaría de la Función Pública también indaga el incumplimiento en el pago de intereses y amortizaciones programadas para 2013 y años anteriores, correspondientes al pago de vencimiento de los certificados bursátiles CASITA 07, contratados desde el 2 de abril de 2007, en los que el IMSS invirtió 300 millones de pesos.

Ambas operaciones especulativas se hicieron en Sofomes (sociedades financieras de objeto múltiple), a pesar de que se consideran de muy alto riesgo. El objetivo: ganar dinero fácil. Algo que definitivamente no ocurrió.

Los multimillonarios recursos con los que el IMSS especula deberían emplearse para atender a los 71 millones de derechohabientes.

Pese a la relevancia del tema, en el acta de entrega-recepción de José Antonio González Anaya –actual director de Petróleos Mexicanos y exdirector del IMSS– a Mikel Andoni Arriola Peñalosa apenas se le dedican unas líneas.

El acta –fechada el 17 de febrero de 2016 y de la que Agenda de la Corrupción tiene copia– refiere, en su página 5: “…el ciudadano José Antonio González Anaya hace constar que las inversiones del Instituto Mexicano del Seguro Social están a cargo de la Unidad de Inversiones Financieras, cuya información detallada y específica obra en poder de dicha Unidad, a cargo de la Dirección de Finanzas”.

Pero el asunto no es menor y debería preocupar profundamente al actual titular Mikel Arriola. Y es que con el supuesto fin de capitalizar al instituto vía rendimientos, tan sólo en 2014 el IMSS especuló con 129 mil 577 millones 910 mil 700 pesos, revela la Auditoría Superior de la Federación.

Con el supuesto fin de capitalizar al Instituto vía rendimientos, en 2014 el IMSS especuló con 129 mil 577 millones 910 mil 700 pesos en los mercados”

Al revisar el estado de la situación financiera reportado en la Cuenta Pública de ese año, y la balanza de comprobación proporcionada por la Unidad de Inversiones Financieras del IMSS, la ASF da cuenta de que las inversiones financieras del instituto ascendieron a 114 mil 651 millones 731 mil 200 pesos; las inversiones en acciones de Afore (sólo en beneficio de XXI Banorte), a 13 mil 846 millones 250 mil 800; y en fideicomisos, a 1 mil 79 millones 928 mil 700.

El informe de la Auditoría Superior revela, además, que no todos los recursos con los que especula el IMSS son propios. De las inversiones por más de 114 mil millones, detalla que sólo 77 mil 767 millones 271 mil 600 pesos corresponden a recursos del instituto.

Éstos se invirtieron de la siguiente manera: en instrumentos bancarios, 46 mil 549 millones 702 mil 600; en instrumentos gubernamentales, 20 mil 476 millones 916 mil 600; en corporativos, 10 mil 739 millones 267 mil 500; y en el mercado de capitales, 1 millón 384 mil 900 pesos.

Acerca de estas inversiones por más de 77 mil millones, el informe de la Auditoría Superior también indica que el 37.9 por ciento –29 mil 443 millones 406 mil 300 pesos– se clasificó a corto plazo, y el 62.1 por ciento –48 mil 323 millones 865 mil 300 pesos– a largo plazo.

Respecto de los recursos ajenos que administra el IMSS, indica que ascendieron a 36 mil 884 millones 459 mil 600 pesos. De éstos, 36 mil 875 millones 539 mil 300 correspondieron a jubilaciones y pensiones; y 8 millones 920 mil 300 pesos al Sistema de Ahorro para el Retiro.

agenda-corrupcion-491

Instrumentos de especulación

En 2014, el IMSS destinó 46 mil 549 millones 702 mil 600 pesos a los siguientes instrumentos bancarios: títulos emitidos por entidades financieras, como casas de bolsa, bancos comerciales y de desarrollo, de los cuales 36 mil 221 millones 710 mil 800 pesos correspondieron a tasa fija, y 10 mil 327 millones 991 mil 800 a tasa revisable.

Los 20 mil 476 millones 916 mil 600 pesos invertidos en títulos gubernamentales correspondieron a aquellos avalados por el gobierno federal, el gobierno del Distrito Federal, el Instituto de Protección al Ahorro Bancario y el Banco de México, de los cuales 14 mil 386 millones 471 mil 600 pesos fueron a tasa revisable, y 6 mil 90 millones 445 mil a tasa fija.

En cuanto a las inversiones en corporativos por 10 mil 739 millones 267 mil 500 pesos, éstas se hicieron en títulos emitidos por sociedades mercantiles mexicanas, intermediarios financieros integrados por empresas de factoraje financiero, arrendadoras financieras, almacenes generales de depósito y sociedades financieras de objeto limitado y de objeto múltiple, así como instituciones de seguros y fianzas. Más del 60 por ciento –6 mil 531 millones 626 mil 500 pesos– fue a tasa revisable, y 4 mil 207 millones 641 mil a tasa fija.

Las Sofomes beneficiadas fueron las de Banregio (ABREGIO), Arrendadora y Factor Banorte (AFBNT), NR Finance México (NRF) y Paccar Financial México (PCARFM).

Así… las prioridades de inversión en la institución que debería ser pilar en la cobertura pública del derecho humano a la salud en México, y cuya crisis le augura 4 años más de vida.

Nancy Flores, @nancy_contra

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: AGENDA DE LA CORRUPCIÓN]

TEXTOS RELACIONADOS:

Contralínea 491 / del 06 de Junio al 11 2016

contralinea-491-m

Comments

comments