Autor:

Lo más común es subir fotos de niños a internet… podría ser un grave error. Hace años, cuando lograron hacer cámaras de video que cabían en la mano, los amigos y familiares te torturaban con horas interminables de grabación de sus vacaciones. Hoy muchos repiten la historia con fotos de sus hijos en las cuentas de Facebook de sus contactos.

sociedad-beta-488-a

Tenemos una tendencia a compartir nuestras vidas y no hay nada malo en ello; pero hoy ya no es algo tan sencillo y resulta hasta peligroso. Nadie hubiera pensado que se legislaría al respecto. Y es que es común que la ley vaya detrás de la tecnología. Es casi imposible adivinar el uso que se dará, para bien o para mal. Pero la legislación ha alcanzado ya la popular dinámica de compartir fotografías de los hijos en las redes sociales.

En Francia las autoridades podrían encarcelar por 1 año y multar por 45 mil euros (aproximadamente 91 mil pesos) a los padres que suban a la red las fotos de sus niños. Los legisladores franceses han determinado que los niños no pueden dar su opinión o aceptar que se suba su fotografía. Y no se trata de algo ridículo, pues no hablamos ya de mostrarlas a la familia y amigos: se trata de una imagen que literalmente puede ser vista, editada, compartida por miles de millones de personas en todo el mundo. Y eso contando únicamente a los usuarios de Facebook. Si la imagen pasa a otra red social como Twitter o Pinterest serían mucho más.

Nada impedirá en un futuro que los niños, al crecer y alcanzar una personalidad jurídica, demanden a sus propios padres por esas publicaciones de su infancia. Y más, si alguna de sus fotos les generó burla. Imaginemos esa foto en la que aparecemos en la forma más ridícula y que toda la familia conoce, es tolerable, pero no hay motivo alguno  para compartirla con todo el mundo. Es una humillación que los padres pueden ahorrarle a sus hijos. Es importante mencionar que para Facebook un niño de 14 años es considerado lo suficientemente responsable como para crear su cuenta y ser un usuario. De 13 hacia abajo la responsabilidad es de los padres.

Así como deben proteger a sus hijos de que no les suceda nada en el mundo real, también deben evitar que su imagen se filtre a blogs. Simplemente hay que pensar lo que sentiríamos si atraparan a un grupo de pederastas y entre el material incautado encontraran esas fotografías de nuestros hijos, porque esas tiernas fotos de los bebés desnudos que para la familia representan un instante de pureza son oro molido para ese tipo de sitios, como ya sucedió a una familia en Inglaterra, que se enteró que las fotos de su hija de 3 años aparecía en un sitio en Rusia llena de comentarios sexuales.

Nadie quiere pensar en eso cuando sube una foto de sus niños, pero una realidad es que podrían llegar a ellos y, si no se tiene cuidado, la fotografía, descripciones o comentarios pueden incluir la ubicación o permitirles deducirla. ¿Exagerado? Quizá, pero cuando hablamos de internet hemos visto que ahí todo puede pasar.

Facebook planea que su plataforma advierta cuando se esté a punto de subir fotos de niños y se comparta en general, invitando a pensarlo dos veces. La premisa de que lo que se sube a internet no se podrá borrar es totalmente válida y más si consideramos las pocas personas que realmente conocen y configuran las opciones de privacidad de esa red social y que, a pesar de hacerlo, al estar en internet es muy fácil que esa imagen brinque al lado público, donde cualquiera puede verla.

Es importante no participar sin analizarlo bien en concursos de Facebook donde se invita a compartir fotografías de niños y bebés, donde se pide a otros a hacer lo mismo, si bien es algo que puede convertirse en viral y generar muchos seguidores a las empresas que organizan ese tipo de competencias.

También se presenta el conflicto entre los padres divorciados: deben ponerse de acuerdo en si pueden subir fotos de los hijos y cuáles fotos. Son situaciones que parecen ridículas pero serán un problema legal que seguro crecerá.

La policía alemana también ha tomado la iniciativa. Aunque no hay acciones legales en contra de los padres que suban fotos incómodas de sus niños en ese país, sí ha iniciado una campaña para advertir que subir esas y cualquier fotografía de un niño a internet incluye muchos riesgos. La imagen que parece graciosa ahora puede ser utilizada unos años después por otros niños que lo molesten o hasta ser retomada por los pederastas. Es lo que advierte la campaña. Algo que algunos padres siempre han dicho, pero que a la gran mayoría nunca se les había ocurrido y tienen saturada su línea de tiempo con ese tipo de fotografías.

Tú podrás no recordar todo lo que subes, pero internet lo recuerda todo.

Gonzalo Monterrosa

[BLOQUE: MISCELÁNEO][SECCIÓN: SOCIEDAD BETA]

Contralínea 488 / del 16 al 21 de Mayo 2016

contralinea-488-m

Comments

comments