Autor:

Gustavo Castro Soto, ambientalista mexicano, exige a las autoridades del gobierno del Estado de México desistir de los cargos contra Ildefonso Zamora, defensor indígena tlahuica del Gran Bosque de Agua. Ildefonso fue encarcelado acusado de delitos que, se ha acreditado, no cometió. El 27 de abril se realizará la audiencia constitucional del juicio de amparo promovido por la defensa de Zamora. El juez podría dictar sentencia en las próximas semanas.

Arantxa Su López

El Gran Bosque de Agua, de acuerdo a Greenpeace, abarca 120 mil hectáreas y alberga casi 2 por ciento de la biodiversidad mundial. De esta zona natural provienen tres cuartas partes del agua que se consume en la Ciudad de México,  el total de la que se consume en Cuernavaca, parte del consumo de Toluca y el afluente de los ríos Lerma y Balsas.

El posicionamiento de Gustavo Castro forma parte de una campaña difundida por Greenpeace y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) para promover la liberación del activista mexiquense. Zamora enfrenta cargos por allanamiento de morada aunque probó haber estado en otro lado cuando el delito supuestamente sucedió. El delito fue reclasificado a robo a casa-habitación por el juez de control.

En un comunicado de febrero de este año, Greenpeace declaró que el caso de Don Ildefonso Zamora es un ejemplo más de la criminalización de los activistas ambientales y defensores de derechos humanos quienes no sólo hacen frente al crimen organizado sino también a los aparatos del Estado que son utilizados para reprimir sus labores.

La detención de Zamora el 20 de noviembre de 2015 presentó fallas al debido proceso. De acuerdo con el documento Ildefonso Zamora Baldomero: campesino ecologista criminalizado,  difundido por el Centro Prodh, los policías empujaron, golpearon y provocaron la caída del defensor de los bosques por unas escaleras. Debido a que padece de diabetes, una herida casi llegó al punto de necrosis.

En 2005 el activista presentó como pruebas en una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) fotografías y videos que Aldo Zamora, hijo de Ildefonso, tomó. Las imágenes mostraban a taladores ilegales en flagrancia. Se solicitaron órdenes de aprehensión, pero no fueron autorizadas por Gerardo Eduardo García Anzures, juez 4° de distrito en materia de Procesos Penales Federales porque la evidencia le pareció insuficiente.

El 19 de octubre de 2006, Ildefonso recibió amenazas de dos grupos de presuntos taladores  ilegales que pasaron en dos vehículos y le gritaron “Tienes tus días contados”, “Si no le bajas te vamos a dar en donde más te duela”. El 15 de mayo de 2007 dos familiares de Ildefoso  fueron emboscados,  Aldo falleció y Misael resultó herido en un pulmón.

Los autores materiales del atentado fueron identificados: Luis y Alejo Encarnación Neri. A pesar de que se giraron órdenes de aprehensión en su contra, no fueron consignados. Ildefonso Zamora lleva 5 meses preso.

Arantxa Su López

Comments

comments