Autor:

Hace 88 años que no visitaba un presidente estadunidense Cuba. El anterior fue Calvin Coolidge, en 1928, quien no quiso tomar ron porque había ley seca en su país. Y en 1961, con la llegada de John F Kennedy a la presidencia de nuestro vecino, se acaban los vínculos diplomáticos y empieza el bloqueo a la Isla.

jorge-melendez-482

Con Barack Obama, el 17 de diciembre de 2015 se inicia la normalización de relaciones, previos encuentros del afroamericano con Raúl Castro en una reunión en Panamá y la visita del cubano a la Organización de las Naciones (ONU). Y es el 20 de marzo que llega, nuevamente, un mandatario del Imperio a esta zona donde hubo antes situaciones que pudieron haber causado la Tercera Guerra Mundial, por el conflicto de los cohetes rusos enviados a los barbudos antillanos.

Ahora ya empezaron los viajes de turistas yanquis a la tierra de Fidel Castro y Camilo Cienfuegos, a llegar algunos inversionistas, básicamente en hoteles (Starwood y Marriot), computación y electrónica (Google, Netflix, Amazon), algunas dedicadas al pago de servicios (Paypal) y la industria agroalimentaria (tractores en el Mariel). Mientras que la salida de cubanos rumbo a Estados Unidos aumenta, fundamentalmente, por medio de Centroamérica y México, ya no por balsas que desafiaban el mar. En 2015 han llegado a la patria de Ernesto Hemingway, 43 mil cubanos, 77 por ciento más que en 2014.

En una inédita rueda de prensa donde estuvieron Obama y Castro, el primero dijo que Cuba decidirá su futuro, para señalar que no habrá injerencias políticas, algo muy amable pero imposible, ya que comercio, diplomacia, apoyo y tecnología lo son de manera disfrazada. El segundo Castro, por su lado, increpó a un periodista gringo que señalaba la existencia de presos políticos, y retó a que le presentaran la lista y en minutos estarían libres a quienes se mencionara, lo cual no se hizo. Aunque por esos instantes detenían a más de 180 integrantes de las Damas de Blanco para que no hicieran una manifestación en el encuentro entre mandatarios y Elizardo Sánchez, uno de los líderes de disidente, señalaba que si había represión y se reunirían con Barack el martes antes de que partiera rumbo a su país.

En Estados Unidos, salvo el retirado de la contienda presidencial, Marco Rubio, que era opositor a la visita, la mayoría están en pro de una nueva relación. En varias encuestas, tenemos que el 58 por ciento de la población en esa parte de Norteamérica está a favor y únicamente el 25 por ciento en contra. Y en el Partido Demócrata el 69 por ciento está por la afirmativa, en tanto en la organización Republicana el 44 por ciento la apoya, siendo mayoría.

En un excelente artículo, David Brooks (La Jornada, 20 de marzo), demuestra que un sinfín de retrocesos que los yanquis achacan al régimen comunista están más que presentes en ellos mismos: antidemocracia, represión, falta de libertad de expresión, tortura y otros más. Por lo tanto, también en el Gran Imperio hace aire; o como dijo Raúl Castro, ningún país cumple los 61 derechos humanos consagrados en leyes.

Seguirán pendientes el bloqueo comercial a Cuba y la devolución de la base de Guantánamo. En el primer caso, Obama hará iniciativas, pero la fuerza del Partido Republicano en el Congreso lo impedirá por algún tiempo, ya que los tres notables ahora en dicha institución: Trump, Cruz y Rubio, son ultraderechistas y apoyados por los grupos retrógradas de Miami, los cuales hicieron el ridículo en manifestaciones de protesta ya que reunieron a uno cuantos simpatizantes.

Barack ha querido dar una señal importante que se debe tranquilizar el mundo, como Richard Nixon lo hizo en 1972 al reanudar la diplomacia con el régimen comunista de China.

En un breve reportaje de El País (21 de marzo), encontramos que hay dos nuevos blogueros de gran importancia en nuestro vecino caribeño. Los medios se llaman El estornudo y Periodismo de barrio, dirigidos por Abraham Jiménez y Elaine Díaz, respectivamente; ella, por cierto, estuvo becada 2 años en la Universidad de Harvard. Ambos mencionan que lo importante es dar informaciones de la ciudadanía y no del gobierno. El antecedente es Yoani Sánchez, que fundó hace tiempo el sito Generación. En el libro que recoge parte de sus textos: Cuba libre (Debate, 2010), escribe Barack Obama: “Tu blog ofrece una ventana particular a las realidades de la vida cotidiana en Cuba. Es revelador que internet haya ofrecido a ti y otros valientes blogueros cubanos un medio tan libre de expresión”. Google sonríe.

El cambio viene en todas partes. El futuro, como siempre, es incierto.

Jorge Meléndez Preciado*

*Periodista

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: ARTÍCULO

 Contralínea 482 / del 04 al 09 de Abril, 2016

contralinea-482-m

Comments

comments