Autor:

I.- El incontenible empobrecimiento nacional por el creciente desempleo, la desaceleración del crecimiento económico y la total falta de desarrollo causado por el neoliberalismo económico, ha creado en todo el mundo una desigualdad que ya separó a los pobres de los ricos. El multimillonario Warren Buffett, a quien cita Ricardo Raphael en su libro: Mirreynato. La otra desigualdad, hace poco declaró retadoramente: “ciertamente hay una guerra de clases; pero la mía, la clase de los ricos, es la que la ha declarado, y la estamos ganando”. Somos tan desiguales en lo general y lo particular, económica y socialmente que tras la advertencia de Carlos Marx y Federico Engels, sin duda la humanidad sobrevive en la radicalización de la lucha de clases, donde los ricos son una minoría y los pobres el 95 por ciento de la población mundial; tensando las amarras de los regímenes políticos y económicos, donde el estallido espera impacientemente como un bacilo entre las crisis. El “mirrey y su mirreynato” es el resultado del abuso del poder y la corrupción del enriquecimiento de los funcionarios, agudizando las desigualdades sociales al hermanarse con la plutocracia, que roba por otros medios a la sociedad para unirse con la oligarquía.

exlibris-482II.- “El Mirreynato es un régimen basado en el triunfo contundente de los lazos familiares y sociales… un régimen moral donde predominan la ostentación, la prepotencia, la impunidad, la corrupción, la discriminación, la desigualdad, el desprecio por la cultura, del esfuerzo…”. Los que se apoderan de los poderes político y económico… buscan cómo hacerse de dinero, bienes inmuebles, contratos y empresas. Y, “con tanta desigualdad termina arrojada a la violencia entre sus integrantes; las distancias abismales de ingreso entre los últimos pisos y los primeros, provocan el resentimiento y la rabia que legitiman la agresión social, una comparación permite mirar la fotografía entera: mientras los mexicanos más ricos ingresan… 84 mil pesos al día, los más pobres tienen una entrada diaria de sólo 21 pesos”. Y entre los 55 millones de pobres, muchos no tienen ni diez pesos y sobreviven pizcando en la basura o mendigando. En una lista de no más de 500 mil, encabezada por Carlos Slim y terminando con el “Chapo” Guzmán está además: “Germán Larrea, Alberto Bailleres, Ricardo Salinas, o Emilio Azcárraga… mexicanos todos que han sido distinguidos por la revista Forbes como millonarios del mundo”.

III.- También abarca a legisladores, jueces y funcionarios de todo nivel, quienes saquean, con el sinónimo: político y ladrón. De estos sobran ejemplos. “Ernesto Zedillo Velasco, hijo del expresidente mexicano, en la zona residencial de Camp Biscayne, conjunto de once casas rodeado de por un inmenso bosque privado, uno de los lugares para vivir con mayor lujo y exclusividad en el estado de Florida”. O los hijastros de Fox: los Sahagún. Y para allá van los hijos de Peña y los de su esposa Angélica Rivero. El autor cita a José Carreño Carlón (papá de quien maneja la imagen internacional de Peña), cuando organizó una entrevista colectiva para el presidente Peña. A la pregunta de la corrupción, después de darle vueltas, contestó el mexiquense con la babosada: “Es un tema, yo insisto, de orden cultural”… ¿¡qué!? Se notó que no le “soplaron” bien por el “chicharito” en la oreja. Son 247 páginas de una investigación sobre la plutocracia y la oligarquía; la gente en el poder político que se ha adueñado de toda la riqueza y “arregla” el “no rendirle cuentas a nadie”.

Ficha bibliográfica:

Autor: Ricardo Raphael

Título: Mirreynato. La otra desigualdad

Editorial:         Temas de Hoy

Álvaro Cepeda Neri

[EX LIBRIS]

 Contralínea 482 / del 04 al 09 de Abril, 2016

contralinea-482-m

Comments

comments