Autor:

Ante la estrepitosa caída de los precios del petróleo, la Dirección Corporativa de Finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) redujo 58 mil 794 millones de pesos el presupuesto de inversión de todo Pemex. De éstos, 11 mil 650 millones corresponden sólo a tres subsidiarias.

Como era de esperarse por la caída del 50 por ciento en el precio del crudo durante 2015, la principal empresa productiva del Estado mexicano canceló por el momento 64 proyectos de inversión entre los organismos que integran la llamada transformación industrial de la empresa y que son Pemex Refinación, Pemex Petroquímica y Pemex Gas y Petroquímica Básica.

Es por ello que este año de austeridad que apenas concluye, el presupuesto de las compañías –aún en reestructuración– pasó de 64 mil 387 millones a 52 mil 737 millones de pesos. Además, de los puestos de trabajo que se perderán con el recorte, las tres subsidiarias diferirán –es decir, cancelarán por el momento– 64 proyectos de inversión pública.

Estos ya contaban con recursos asignados en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2015, junto con otros 345 proyectos. Además, 197 modificaron su ritmo de ejecución, también derivado del ajuste presupuestal. No obstante los ajustes, las tres subsidiarias decidieron fortalecer –con un presupuesto de 7 mil 218 millones de pesos– 142 proyectos.

De acuerdo con información interna de la empresa petrolera mexicana, de los 409 proyectos de inversión que se tendrían este 2015, 64, cuyo gasto ascendía a 2 mil 356 millones de pesos, fueron totalmente cancelados (diferidos, según el lenguaje oficial); 197 fueron modificados en su ritmo de ejecución, por lo cual pasaron de un presupuesto asignado por 44 mil 304 millones de pesos a 27 mil 793 millones; seis no registraron ningún cambio presupuestal, por lo que gastarán 61 millones; y 142 resultaron, paradójicamente, fortalecidos, al pasar de 17 mil 665 millones de pesos a 24 mil 883 millones.

Del presupuesto destinado a los proyectos fortalecidos, el 65 por ciento será ejercido por Pemex Refinación (19 mil 215 millones de pesos); el 21 por ciento, por Pemex Gas y Petroquímica Básica (3 mil 987 millones), y el 14 por ciento restante, por Pemex Petroquímica (1 mil 681 millones de pesos).

De esta manera, de los 246 proyectos que Pemex Refinación ejecutaría en 2015, 211 proyectos se llevarán a cabo (aunque 138 de ellos con modificación en el ritmo de ejecución, al reducir su presupuesto en 11 mil 867 millones de pesos) y se cancelarán 35.

Entre los proyectos fortalecidos se encuentran: el transporte de gas natural de Jáltipan, Veracruz, a la Refinería Salina Cruz, Oaxaca, que pasó de apenas 88 millones a 774 millones de pesos; la adquisición de 400 carros tanque para desalojo de combustóleo pesado y 300 carros tanque para transporte de hidrocarburos, que aumentó su presupuesto de 457 millones a 926 millones; el mantenimiento de la refinería de Salina Cruz, que pasó de 1 mil 791 millones a 2 mil 207 millones; el sostenimiento de los sistemas de seguridad, medición, control y automatización en terminales de almacenamiento y reparto, que pasó de 175 millones a 441 millones; y la rehabilitación de oleoductos en Nuevo Teapa-Madero-Cadereyta, a cuyo presupuesto original de 170 millones se le aumentaron 235 millones de pesos.

En el caso de Pemex Gas, de los 91 proyectos presupuestados originalmente, 23 se cancelarán, 28 se modificarán en el ritmo de su ejecución, 37 se fortalecerán y tres no sufrirán cambió alguno. El proyecto que destaca tras su fortalecimiento presupuestal es el de la modernización de sistemas de medición, control y seguridad de los complejos procesadores de gas, que pasó de 288 millones a 577 millones de pesos.

Y en el caso de Pemex Petroquímica, de los 72 proyectos para este año, seis se cancelan, 31 se modifican con mermas presupuestales (por 2 mil 504 millones de pesos) y 35 se fortalecen. De estos últimos, el que más destaca es el mantenimiento de la capacidad de producción de la planta de etileno del Complejo Petroquímico Morelos, cuyo presupuesto pasó de 71 millones a 313 millones de pesos.

Esto apenas es la primera parte de lo que Pemex empieza a enfrentar por la aguda crisis mundial ante la sobreoferta de petróleo crudo y la negativa de los principales productores por reducir la extracción y venta del combustible, además de la exigencia de los países participantes en la cumbre mundial del cambio climático para que se dejen de utilizar materias primas fósiles y se modifique a otros combustibles menos dañinos para el medio ambiente.

Oro Negro

Sin duda que las empresas privadas beneficiadas por la actividad económica de la principal empresa petrolera del país, Pemex, también tienen que enfrentar reducción de precios de sus servicios y una disminución de contratos ante la cancelación de los proyectos de inversión.

Uno de los corporativos privados en crisis es Oro Negro, empresa que a poco más de 3 años de constituida (febrero de 2012) por Gonzalo Gil White y José Antonio Cañedo White, adquirió seis plataformas de 200 millones de dólares cada una y por la crisis petrolera de los precios quedarán subutilizadas. Aseguran que en la contabilidad de la empresa el costo se habría inflado hasta 300 millones por plataforma, a fin de obtener contratos con mayor monto económico de Pemex, lo cual ya es revisado por la paraestatal petrolera.

Otro problema es que el dinero para financiar la adquisición de las seis plataformas salió de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) y por la crisis podría presentarse una quiebra y el dinero de muchos ahorradores estaría en riesgo. Además, al disminuir en un 50 por ciento el precio por barril del petróleo, el costo de las plataformas queda depreciado y esto deberá ser utilizado por Pemex para bajar el precio de los contratos y no aumentarlos como pretenden los dueños de Oro Negro.

*Periodista

Miguel Badillo*

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: OFICIO DE PAPEL]

Contralínea 469 / del 28 de Diciembre de 2015 al 03 de Enero de 2016

contralinea-469-m