Autor:

Ante la reciente aprobación del uso recreativo de la mariguana a cuatro prominentes personajes de la sociedad, lo cual aún no significa que todos tengan el derecho de fumarla –el resolutivo sólo aplica para los cuatro en cuestión y los autoriza únicamente a cultivar su propio producto y consumirlo–, aunque eso es ya un primer paso para el posible amparo de otros ciudadanos en distintas instancias legales, pues no necesariamente tendría que ser la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) la que resolviera y, bajo la especie de los mismos argumentos esgrimidos por los cuatro amparados, parece difícil que cualquier tribunal niegue el permiso al uso recreativo de la hierba en el mismo tenor, cuando el máximo circuito de justicia del país ya lo permitió. En sentido contrario, la negativa a otros ciudadanos de la anuencia podría derivar en cuestiones de discriminación, sobre todo cuando éstos pertenezcan a estratos sociales vulnerables. En fin, argucias legales y buenas defensas será lo que defina a los felices fumadores lúdicos además de la entereza de los jueces en cuestión para respetar el derecho de todos y cada uno de ejercer dominio pleno sobre su cuerpo y las sustancias que en éste introduzca, claro, para fines recreativos, que es lo que creo yo, se juega en este tipo de divergencias legales, no el acto de fumar sino la libre elección de hacerlo o no.

consulta-nacional-300Lo cierto es que el precedente se está sentado y ya se plantea la posibilidad de hablar sobre el uso permitido de la mariguana a escala nacional, y posiblemente a futuro se haga sobre otras drogas no tan nobles, no tan naturales. Pero para eso aún falta mucho. Lo que en realidad me llama la atención sobre la aprobación del empleo de la mota –no es el hecho en sí, que en mi opinión cada quien debería decidir si la usa o no, como en el caso del alcohol y el tabaco, que más perniciosos resultados generan a la sociedad y, sin embargo, su consumo es permitido y poco regulado– son las voces desde las altas esferas del gobierno y del Poder Legislativo que han llamado a realizar una consulta nacional para una posible reforma a la legislación sobre los usos de la mariguana a raíz del histórico fallo de la SCJN. Lo que me parece es un espejismo en el desierto, en razón de que nuestro gobierno no acostumbra consultarnos lo que hace o pretende hacer. No nos ha consultado sobre las reformas estructurales, sobre el exterminio de diversos sindicatos, la desaparición y edificación de terminales aéreas, las múltiples concesiones mineras que se han dado en todo el país, el cobro de impuestos, etcétera. Entonces, ¿por qué ahora pretende consultarnos sobre el uso recreativo y médico de la mariguana?

Aunque el tema del uso de drogas legales e ilegales –aquí vale la pena señalar que en nuestro país el uso de la mariguana es permitido, si se considera que un individuo puede portar un poco de ésta siempre y cuando la dosis no exceda 5 gramos– es de suma importancia y tiene muchas implicaciones, seguramente tendrá, en caso de la aprobación del uso recreativo y/o medicinal de la mariguana, innumerables consecuencias para los traficantes y las autoridades corruptas que reciben sobornos por su trasiego, para los usuarios y los servicios de salud, así como para los sectores empresariales que ya ven en la posible legalización un negocio redituable si es que del cultivo y consumo personal se pudiera ir hasta su producción y comercialización a gran escala. Me parece que los ciudadanos deberíamos pugnar, además de consultas ciudadanas para el libre consumo de las sustancias que se nos antojen, por debates con referencia a la venta de Petróleos Mexicanos (Pemex), las concesiones mineras y de otros tipos, la edificación de megadesarrollos turísticos y de complejos habitacionales; con referencia a los sueldos de los políticos y los jueces; y sobre todo en cuanto al desempeño de nuestras autoridades, desde un presidente municipal hasta el presidente de la República, y a partir de la evaluación de las políticas públicas y el actuar de sus propulsores, impulsar la revocación de mandato de cada servidor público cuando, mediante consulta ciudadana, se determine la ineficacia o torpeza en su gestión. Y no hablo en particular de alguno… Usted, lector, piense en aquél cuya función debería ser sometida a consulta para determinar si le seguimos pagando su salario o lo mandamos a su casa a descansar, sea ésta blanca o de cualquier color.

La despenalización del uso de la mariguana, además de ser un asunto primordialmente relacionado al derecho de elegir de cada individuo, me parece que debe ser vista como el primer paso para devolverle al Estado su preponderancia en la sociedad sobre los grupos criminales (aunque por su larga tradición corrupta –del gobierno– es algo que se ve sumamente difícil ante la existencia de otras drogas en el mercado negro y la diversidad de los otros ilícitos que cometen los grupos criminales). Pero por lo pronto, los castillos en el aire para el disfrute de la hierba se construyen a pasos acelerados, bocanada tras bocanada. Aunque habrá que esperar más amparos para que no sea sólo un viaje y sea una realidad el derecho a fumar la Cannabis sativa sin ser considerado un delincuente. Y hablando de “castillos”, que el de la posible consulta nacional para el uso del verde producto sirva de antecedente para establecer consultas ciudadanas sobre otros temas fundamentales para el país. Esperando, claro, que el debate sobre la mariguana al que nos están llamando desde las altas esferas de la política no sea una ilusión con propósitos distractores de esos otros temas relevantes para la nación, en una calculada estrategia que considera que la mayor parte de la población estará en contra de una legislación más flexible para la producción y el consumo de la tan estigmatizada planta.

Roberto E Galindo Domínguez*

*Maestro en ciencias en exploración y geofísica marina, licenciado en arqueología especializado en contextos sumergidos y buzo profesional; licenciado en letras hispánicas, licenciado en diseño gráfico. Integrante de la Red de Talleres de Crónica A Ustedes les Consta

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: ARTÍCULO]

Contralínea 465 / del 30 de Noviembre al 06 de Diciembre de 2015

contralinea-465-m