Autor:

México es y seguirá siendo un paraíso para la banca extranjera mientras sus sistemáticos abusos no sean castigados con severidad. Al cierre del tercer trimestre de 2015 y en pleno estancamiento económico, las instituciones bancarias han reportado ganancias multimillonarias a sus matrices a grado tal que, por ejemplo, para el BBVA Bancomer este país es su principal activo. Pero no sólo se trata de ese banco de origen español, sino de las 44 instituciones registradas, incluidas las de origen mexicano.

ganancias-multimillonarias-300Comisiones por hacer operaciones en internet, donde no interviene ningún empleado bancario, como los 3.5 pesos que cobra Banamex por transferencias electrónicas sin importar el monto o que la cuenta de destino sea de la misma institución; tarifas por usar cajeros automáticos para retiro de efectivo con tarjetas de otros bancos (que van de los 19 pesos en HSBC a los 30 pesos en Banorte, según el Banco de México); cargos que se aplican no sólo por manejo de cuenta sino incluso por imprimir el saldo son, entre otros, los pesos y centavos que los bancos se van cobrando hasta generarse ganancias de miles de millones de dólares y euros.

Los altos costos de intermediación –para los cuales han demostrado tener una prolífica creatividad empresarial– no son el único origen de sus ganancias; también están las altas tasas de los créditos que otorgan –entre las que destacan las de las tarjetas e hipotecas– contra las mínimas tasas que ofrecen y pagan a inversionistas y ahorradores.

Y, por supuesto, las ridículas penalidades que les aplica la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y el Banco de México por los abusos que cometen: en lo que va de 2015, la primera ha impuesto 2 mil 514 multas contra 863 instituciones que incumplieron la Ley de la Condusef, por un total de apenas 66.3 millones de pesos. Si todos hubieran pagado lo mismo, sus sanciones ascenderían a 76 mil 825 pesos por institución.

Además, ha fijado 1 mil 75 multas a 247 instituciones por violar la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros, por 33.5 millones de pesos. Si todos hubieran sido sancionados con la misma cantidad, ésta habría ascendido a sólo 135 mil 627 pesos. En ambos casos, únicamente el 35 por ciento de las sanciones correspondió a bancos. Y por violar la Ley de Instituciones de Crédito no ha impuesto una sola.

En materia de comisiones, la institución que regula al sector es el Banco de México. Pero éste ha determinado sólo una sanción pecuniaria en lo que va de 2015 y no precisamente por este rubro. De acuerdo con su información oficial, el 11 de febrero requirió el pago de 599 mil 105 pesos al BBVA Bancomer por infringir el artículo 229, fracción I, inciso b), de la Circular 3/2012 (por una falta a los regímenes de admisión de pasivos y de inversión para las operaciones pasivas en moneda extranjera).

Sin duda, las ridículas sanciones contrastan con la rentabilidad del sector. Por ejemplo, el reporte financiero 3T15, enero-septiembre 2015 del BBVA –presentado ante autoridades españolas– indica que, por áreas de negocio, México representó ingresos por 1 mil 513 millones de euros; seguido por la matriz española, con 1 mil 101 millones de euros; América del Sur, con 693 millones; Estados Unidos, con 410 millones; Turquía, con 249 millones, y el resto de Eurasia, con 66 millones de euros.

En términos de porcentajes, el informe indica que su filial BBVA Bancomer representa el 41.7 por ciento del margen bruto, margen neto y beneficio atribuido por geografías. Al describir los resultados, indica que “BBVA en México sigue mostrando una elevada resistencia de sus resultados, a pesar del entorno económico actual. El beneficio atribuido alcanza los 1 mil 513 millones de euros en el acumulado de los primeros 9 meses del año, lo que supone un avance interanual del 9.6 por ciento”.

Otro banco que tuvo ganancias multimillonarias fue Banamex (Banco Nacional de México, SA), que a pesar de haber retrocedido a inicios de 2015 por el desfalco de Oceanografía, en septiembre remontó. De acuerdo con el diario La Jornada (31 de octubre de 2015), al cierre del tercer trimestre sus utilidades ascendieron a 15 mil 866 millones de pesos, monto que superó en 46 por ciento a las generadas en el mismo periodo de 2014. Estos resultados colocan a México como la segunda fuente de ingresos y ganancias para Citigroup, después de su matriz en Estados Unidos.

De acuerdo con el boletín 102/2015 de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el resultado neto acumulado (es decir, las ganancias) de la banca múltiple –integrada por 44 instituciones– alcanzó los 75 mil millones de pesos, cifra 5.2 por ciento mayor a la registrada en el mismo periodo de 2014.

Cuentahabientes, con todo en contra

Para los usuarios de los servicios financieros todo parece estar en contra. No sólo se trata de la laxitud de los organismos reguladores de la banca y los sistemáticos atropellos de ésta, sino de las garantías que les ha otorgado incluso la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El primer fallo que ha favorecido a los grupos financieros se dio desde el 7 de octubre de 1998, cuando la Corte validó constitucionalmente el anatocismo o, lo que es lo mismo, el cobro de intereses sobre intereses que acaba ahogando a los deudores.

El otro se dictó a fines de marzo de 2014 cuando, por mayoría de votos, la Segunda Sala falló que es legal que jueces ordenen el embargo del excedente del salario mínimo de un trabajador o trabajadora para, con ello, garantizar el pago de deudas (letras de cambio, pagarés, créditos bancarios o rentas) en materia civil o mercantil.

Con este contexto, no nos debe extrañar que los bancos sigan hinchando sus bolsillos a costa de los mexicanos, que además han sido paulatinamente obligados a bancarizar sus vidas.

Nancy Flores, @nancy_contra

BLOQUE: OPINIÓN SECCIÓN: AGENDA DE LA CORRUPCIÓN

Contralínea 462 / del 09 al 15 de Noviembre 2015

contralinea-462-m