Autor:

Más de 120 kilómetros cuadrados de la Sierra Norte de Puebla fueron reservados para Halliburton desde 2013. A 2 años, la petrolera estadunidense no ha realizado absolutamente nada en el lugar: se trata de terrenos en reserva para el futuro. En cascada, vienen casos similares con cada subasta petrolera

En el estado de Puebla se ha descubierto petróleo en tres municipios: Venustiano Carranza, Francisco Z Mena y Pantepec, todos en la Sierra Norte, colindando con Veracruz. Como se sabe, la región forma parte del controvertido proyecto Chicontepec, cuya producción ha sido muy escasa. Pero a pesar de ello, Halliburton, la temible petrolera estadunidense, se apresuró a reservarse un bloque de más de 120 kilómetros cuadrados en la primera subasta organizada apenas inició el actual sexenio de Enrique Peña Nieto. Es pertinente recordarlo, ahora que la comunidad petrolera de México se encuentra examinando las subastas, porque, además, Chicontepec recibió, de Halliburton y otras petroleras, ofertas muy elevadas. En este artículo realizaremos una reconstrucción de ese episodio.

Subastas desde comienzo del sexenio

La llamada reforma energética es un proceso que no comenzó con el actual gobierno. Entendida como pieza del modelo neoliberal, la apertura de espacios para ampliar los negocios al capital privado en exploración y producción petroleras tal vez se inició con los contratos de servicios múltiples en la Cuenca de Burgos, durante el sexenio de Vicente Fox.

Con la reforma de 2008, en el sexenio de Felipe Calderón, la apertura a las empresas privadas se amplió con los llamados contratos integrales de exploración y producción, los CIEP, cuyas cláusulas, términos, condiciones y el procedimiento de la subasta son muy parecidos a los ahora vigentes.

Los primeros CIEP se licitaron en campos maduros de las regiones Sur y Norte, entre 2011 y 2012. La Tercera Ronda se llevó a cabo por el gobierno de Enrique Peña: 20 campos fueron licitados en 2013 y 2014, comprendió seis bloques en Chicontepec, y entre ellos estuvo el de Halliburton.

Humapa: producción escasa y sin infraestructura

EL bloque Humapa se ubica en el municipio de Francisco Z Mena, comprende sólo dos campos, una batería para la separación y no cuenta con ductos para el transporte, los escasos barriles extraídos se trasladan en carros tanque.

La subasta se llevó a cabo en Poza Rica, Veracruz, el 11 de julio de 2013, hace 2 años. Como hemos adelantado, se siguió todo el protocolo de las licitaciones actuales: sólo se recibieron las ofertas de las empresas precalificadas de manera favorable, es decir, que cumplían la totalidad de los prerrequisitos establecidos en el numeral 10 de las bases de licitación, publicadas desde diciembre del año anterior.

En la puja, los licitantes entregaron sus ofertas en sobres cerrados que contenían las variables para decidir al licitante ganador, mismas que fueron, igual que en la licitación de julio pasado, una propuesta económica integrada por dos cifras. La primera: la participación del gobierno en las utilidades operativas, pero hace 2 años, como aún estaba vigente la Constitución de 1917, se formuló como una tarifa por barril extraído. La diferencia entre esa tarifa y el precio de venta sería la ganancia del gobierno: cuanto menos pidiera el contratista, mayores ingresos corresponderían al gobierno.

Desde luego, debe tenerse presente que en los contratos, según el modelo CIEP, igual que en los de producción y utilidad compartida, en México y en casi todos los países, el contratista tiene derecho a recuperar un porcentaje de sus inversiones y costos de operación. En el caso de la última subasta de Peña, fue el 60 por ciento; en la licitación de Poza Rica la participación del gobierno, establecida por una tarifa por cada barril producido, el porcentaje fue del ciento por ciento.

La segunda variable de la propuesta económica fue exactamente la misma: el monto de la inversión que el licitante se compromete a realizar.

La puja por Humapa

Les pregunto a mis alumnos cuando examinamos este caso: ¿qué creen que ofertó Halliburton? Formulado de otra manera: ¿cuánto creen ustedes que pidió Halliburton como tarifa para extraer un barril?

Halliburton pidió 1 centavo de dólar por barril, es decir, ofreció al gobierno toda la ganancia, menos un centavo por cada barril.

Desde luego que apabulló a sus competidores. En el cuadro 1 puede verse la lista de los licitantes y sus propuestas. Es necesario aclarar que algunas son grandes trasnacionales. En la fila dos, inmediatamente debajo de Halliburton, aparece la Operadora de Campos DWF, es Weatherford, una de las más grandes del mundo que conoce las arenas de Chicontepec porque ha perforado, como prestadora de servicios, cientos de pozos, igual que Halliburton. Se presentó con ese nombre sólo para participar en la subasta asociada con la mexicana Diavaz. Como se puede ver, los Watherford también formularon una propuesta muy competitiva, ofrecieron 98 centavos de dólar, es decir, también le dejaban todo al gobierno, menos 1 dólar.

Muy atrás quedaron los demás licitantes, por ejemplo el Grupo R, con décadas de servir como contratista, redondeando, pidió 3 dólares para ellos, dejando el resto para el gobierno. Hasta el final de la lista quedó la Constructora y Perforadora Latina, que pretendía recibir 15 dólares por barril (ver el cuadro 1).

Si consideramos a toda subasta petrolera, en cualquier país, como un instrumento de evaluación del potencial geológico, tenemos que preguntarnos: ¿por qué este bloque recibió esa oferta tan favorable para el gobierno? Nuestra explicación es que en esa área, la información arrojada con la perforación del pozo Palmar-1, ha comprobado la existencia de lutitas aceitíferas a 1 mil 700 metros de profundidad, aproximadamente, en formaciones jurásicas.

Terrenos en reserva para el futuro

Pero más ilustrativo es el siguiente dato: Halliburton ganó el bloque el 11 de julio de 2013. Pero, a 2 años, ¿qué actividades ha realizado? ¿Qué está haciendo en estos días? La sorprendente respuesta es que no está haciendo nada, la producción sigue declinando. Parecería que tiene esa porción del estado de Puebla como “en reserva”, en espera de que los precios mejoren, aguardando que el mercado mundial permita recuperar la rentabilidad de las lutitas. Solamente una campaña de perforaciones masivas permitirá evaluar si el pozo El Palmar-1 descubrió un “área óptima”, un “sweet spot”, como llaman en Estados Unidos a las cuencas que permiten explotación con costos menores a 50 dólares el barril, como en algunos de Bakken, en Dakota del Norte, o de Eagle Ford, en Texas.

Todos Chicontepec, con tarifa de centavos

La subasta de los seis bloques en Chicon se realizó en dos episodios. En el primero, el que culminó con la licitación del 11 de julio de 2013, Halliburton ganó Humapa, y donde también se ofrecieron Soledad, en la que el licitante ganador fue Petrolite de México, un consorcio encabezado por Baker Hugues, otra trasnacional con experiencia y conocimiento de las arenas y dificultades de Chicontepec y que para lograr quedarse con el área ofreció una tarifa de 49 centavos de dólar el barril; y Miquetla, la cual fue ganada por el consorcio formado por el grupo Alfa de Monterrey, en asociación con Diavaz, por la que ofrecieron al gobierno 98 centavos de dólar por barril extraído.

Los desiertos en la subasta del 11 de julio 2013

Los tres bloques que quedaron desiertos fueron Pitepec, Amatitlán y Miahuapan, pero fueron licitados al año siguiente en el curso de diferentes días de enero de 2014. Se trató de un evento muy peculiar en el que las empresas presentaron sus ofertas, pero el contrato fue otorgado por asignación directa. Las bases se publicaron el comenzar enero de 2014 (“Términos de referencia para la comparación de ofrecimientos para el eventual inicio de un procedimiento de contratación y, de ser el caso, la celebración de contratos para producción de hidrocarburos en las áreas Amatitlán, Miahuapan y Pitepec, con Pemex Exploración y Producción, PEP, organismo subsidiario de Petróleos Mexicanos”, Versión final, Poza Rica de Hidalgo, Veracruz, 3 de enero de 2014. http://contratos.pemex.com/chicontepec/comparación).

El 9 de enero de 2014 se licitó Miahuapan. Esta área fue ganada por una minúscula empresa china llamada Consorcio Sinopa que, también, siguiendo el ejemplo de Halliburton, ofreció al gobierno toda la utilidad menos 1 centavo; pero a la hora de firmar el contrato adujo problemas financieros y solicitó una prórroga, misma que el gobierno consideró inaceptable. La solución fue, como también está previsto en las bases de las licitaciones, llamar al segundo lugar; así, la asignación correspondió a un consorcio encabezado por la holandesa Vitol Energy México, SA de CV, quien también ofreció 1 centavo por barril.

El 16 de enero tocó el turno a Amatitlán, bloque que fue ganado por Andes Energía Argentina, SA. La prensa de ese país describe a sus ejecutivos como exfuncionarios beneficiados con la privatización del petróleo durante la presidencia de Carlos Menen, con algunas inversiones en áreas de shale gas. Tampoco pudieron pagar las fianzas e, igual que en el caso anterior, el contrato fue adjudicado a Vitol Energy de México, pero, en el caso, con una tarifa de 1 dólar por barril.

Finalmente, el 23 de enero de 2014 se licitó Pitepec, donde, continuando con la receta Halliburton, Constructora y Perforadora Latina presentó la oferta de 1 centavo por barril. Ésta es una empresa que los especialistas en el tema relacionan con Alberto Escofet Artigas y Carlos Ruiz Sacristán, personajes sin experiencia en petróleo, pero con muchos contratos en el sector eléctrico y ductos (véase de Humberto Padgett, “El sospechoso negocio del vapor. La Comisión Federal de Electricidad compra a particulares bienes que son propiedad de la nación”, Emeequis, 16 de febrero de 2009). En el cuadro 2 se muestra el conjunto de los resultados.

Aún no disponemos de los datos sobre evidencias de lutitas aceitíferas en estos bloques, excepto los anotados en Humapa, a los que agregamos que también en el bloque Amatitlán algunos pozos como el Dorado-1, Profeta-1 y Cacahuatengo-3 han comprobado que en las formaciones Pimienta la presencia de lutitas es prometedora. Si nuestra hipótesis sobre que es el potencial geológico el factor que orienta a las petroleras resultara correcta, habría que agregar otros factores como los retornos logrados en algunos pozos horizontales y multifracturados; al respecto, véase el amplio reportaje de Peniley Ramírez en Reporte Índigo (http://www.reporteindigo.com/reporte/mexico/oro-negro-negocio-de-pocos). Pero desde luego esos experimentos no pueden continuar en esta etapa de aceite a 50 dólares.

Para finalizar, se puede decir que, si bien los terrenos de Halliburton comprenden más de 100 kilómetros cuadrados, el conjunto ya licitado es de 953 kilómetros, una cuarta parte del total de Chicontepec, que asciende a 3 mil 800 kilómetros cuadrados, así como 20 campos. El cuadro 3 desglosa las cifras.

En conclusión, aunque la reforma energética de Peña Nieto avanza atropelladamente debilitando a Petróleos Mexicanos y entregando bloques y campos, el objetivo final de mejorar los ingresos y elevar la producción parece cada vez más remoto, por lo menos para el actual sexenio: mientras el mercado mundial continúe en las condiciones actuales no habrá ni nueva gran inversión ni grandes empresas con “nuevas tecnologías” ni nuevos aumentos de la renta petrolera.

Fabio Barbosa*

*Investigador en el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México

[BLOQUE: ANÁLISIS] [SECCIÓN: ENERGÉTICO]

TEXTOS RELACIONADOS:

 

 Contralínea 453 / del 07 al 13 de Septiembre 2015