Autor:


Mario Hubert Garrido*/Prensa Latina

Caracas, Venezuela. La salida de seis partidos políticos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) es el más reciente reflejo de lo que sella a la oposición venezolana: la división y el pesimismo entre sus filas de cara a los comicios parlamentarios del 6 de diciembre.

Luego de peleas internas, expulsiones e insultos, el Movimiento al Socialismo (MAS), Bandera Roja, Opina, Unión Republicana Democrática (URD), Unidad DR y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei) se desligaron de la agrupación de derecha e inscribieron sus propios candidatos para esos comicios.

Unidad DR llegó a escribir en su cuenta en la red social Twitter: “Los cogollos partidistas insisten en imponer sus ambiciones personales y partidistas”.

Mientras la exdiputada María Corina Machado, hasta la fecha un referente dentro de la MUD por sus ataques al gobierno, cuestionó que la organización la inhabilitara después de no aceptar la postulación de Isabel Pereira como candidata sustituta.

“Creo que se ha producido una injusticia enorme, no sólo a nosotras dos, sino a los demás candidatos inhabilitados”, señaló.

Para algunos políticos como el alcalde del municipio Libertador y dirigente nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Jorge Rodríguez, a la MUD le llegó la noche de los cuchillos largos.

El burgomaestre se refería a que para cada curul de los 167 que tiene la unicameral Asamblea Nacional (AN) a elegirse dentro de 4 meses, la oposición inscribió un promedio de 4.8 postulantes.

Por otra parte cuestionó las imposiciones del secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, quien no permitió participar al actual diputado Eduardo Gómez en las elecciones internas (primarias) del pasado 17 de mayo.

Según el presidente de la AN, Diosdado Cabello, también Torrealba y el gobernador opositor del estado de Miranda, Henrique Capriles, manifestaron descontento con las divisiones generadas por el economista y candidato por el circuito cuatro del Distrito Capital, José Guerra, quien según ellos busca asociaciones con partidos minoristas y sectores independientes.

A juicio del periodista y exvicepresidente venezolano José Vicente Rangel, la oposición está más dividida que nunca y muchos de sus miembros discrepan con grupos radicales.

Existen formaciones de derecha dispuestas a participar en los comicios del 6 de diciembre, pero desean marcar la distancia con quienes cuestionan a las autoridades electorales y tienen planes al margen de la Constitución, aseveró. Rangel comunicó que esos partidos elaboraron un plan para construir una mesa de diálogo electoral dirigida a discutir lo relacionado con las garantías de los participantes y las cláusulas de reconocimiento de los resultados oficiales, sea quien sea el vencedor.

Para el comunicador, el pesimismo es otro rasgo que identifica a los adversarios de la Revolución bolivariana que encabeza Nicolás Maduro. En ese sentido señaló reacciones internas por las discriminaciones en las primarias y los problemas económicos debido a que algunas de las fuentes de financiamiento se han retraído porque no vislumbran posibilidades de éxito en las parlamentarias, lo cual aumenta el descontento opositor. Rangel consideró que grupos dentro de la MUD plantean redefinir la política y manifiestan que es indispensable retirarse de la organización, mientras sus principales dirigentes abogan por la unidad, un mito que motiva al elector, aseguran.

Para otros analistas lo que más incide en la derecha local es la radicalización de las posiciones: una parte se define con mayor firmeza por la vía electoral y participar en las parlamentarias como única alternativa.

Otro sector aboga por criminalizar al gobierno de Maduro, cuestiona los comicios, y se inclina por la guerra económica y los actos de violencia.

Ataques a instituciones

En medio de todo ese proceso, aumentan las denuncias sobre campañas de descrédito contra la máxima instancia comicial de Venezuela y la misma Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), instituciones garantes del ejercicio democrático que representa el voto.

En Caracas, el presidente de la AN, Diosdado Cabello, presentó evidencias que muestran a organizaciones no gubernamentales (ONG) detrás de esos planes subversivos. Cabello responsabilizó a Control Ciudadano y Observatorio Venezolano de Conflictividad Social y explicó que las órdenes fueron dadas por individuos de la derecha en una reunión realizada recientemente en El Salvador. Señaló además la participación en esas maniobras de elementos del partido opositor Primero Justicia, vinculados a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por su sigla en inglés).

Según el legislador, estos grupos se dedicarán a impulsar denuncias infundadas de violaciones de derechos humanos y fraude en los comicios legislativos de diciembre, así como a socavar la unidad entre la FANB y el pueblo mediante el desprestigio.

Para Cabello, un triunfo de los opositores en los comicios legislativos significará el fin de los programas sociales en esta nación suramericana. Explicó al respecto que un Parlamento dominado por la derecha sería el fin de las entregas de viviendas, el sistema de pensiones y otros programas impulsados por el gobierno bolivariano. La oposición tiene dinero y carece de escrúpulos y precisó que el 94 por ciento de los postulados por la MUD posee empresas. Ellos no dudarán en favorecer sus negocios en lugar de corresponder al pueblo, agregó.

En contraste, la unidad del GPP

Esas manifestaciones de división dentro de la derecha contrastan con la unidad de las fuerzas revolucionarias, afianzada en el Gran Polo Patriótico (GPP) Simón Bolívar.

El GPP se fortaleció recientemente con la incorporación de siete nuevos partidos: Organización Renovadora Auténtica (ORA), Piensa en Democracia (Piedra), Poder Laboral, Por la Democracia Social (Podemos), Partido Joven, Juan Bimba, y el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).

De acuerdo con el también jefe del Comando de Campaña del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Jorge Rodríguez, las agrupaciones recién incorporadas son nacionalistas, poseen una profunda vocación religiosa y en ellas predomina la fuerza joven.

El GPP consolida así la “alianza perfecta”, con la que prevén acudir a los comicios donde se elegirán los 167 escaños del Legislativo.

Marcha del proceso

Hasta la fecha, el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) aprobó 1 mil 799 postulaciones para los comicios parlamentarios de diciembre próximo. Según el informe final ofrecido por la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, de esa cifra, 671 son mujeres y 1 mil 128 hombres.

En el proceso de inscripciones se presentaron 5 mil 606 postulaciones por internet y 3 mil 693 en la junta.

De acuerdo con los datos ofrecidos, el porcentaje total de mujeres en las postulaciones aceptadas es del 37.29 por ciento.

En junio pasado, el CNE anunció la aprobación de una resolución para garantizar la paridad de género en las candidaturas, para lo cual los partidos políticos debieron presentar una composición paritaria y alterna de 50 por ciento para cada sexo.

En los casos donde no era posible aplicar esa disposición, por los resultados de las elecciones primarias, la postulación debía tener como mínimo 40 por ciento y como máximo 60 por ciento de cada sexo.

A las organizaciones políticas que no cumplieron con el requisito de la paridad se les hizo la advertencia para que lo hicieran antes del cierre de esa etapa del cronograma electoral.

 

Mario Hubert Garrido*/Prensa Latina

*Corresponsal jefe de Prensa Latina en Venezuela

[BLOQUE: OPINIÓN]

[SECCIÓN: ARTÍCULO]

 

 

 

Contralínea 451 / del 24 al 30 de Agosto 2015