Autor:

A destiempo llegan los recursos para los productores de frijol en el Norte del país. Tan sólo en Durango, más de 5 mil 200 tuvieron que esperar a que transcurrieran los comicios para obtener su apoyo de 2 pesos por kilogramo cosechado: la burocracia de la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios parece no tomar en cuenta los procesos de producción. En tanto, la Auditoría Superior de la Federación detecta irregularidades por más de 6 millones de pesos; los llamados “acaparadores” también se quedan con el erario

Concluye la primavera de 2015 y las lluvias han llegado, el ciclo primavera-verano es idóneo para una nueva producción de frijol. Sin embargo, los apoyos o incentivos que debieron bajar desde enero pasado apenas comienzan a dispersarse entre miles de productores.

Los incentivos se pierden entre una burocracia lenta, irregularidades en su operación y el acaparamiento de empresas comercializadoras. La producción de frijol en el país avanza lentamente, pese a que es el segundo alimento de importancia en el país y sus campesinos engrosan las filas de la pobreza y la migración. Este sector es uno de los más lastimados económicamente.

Documentos oficiales revelan que en 2014 se dispersaron más de 159 millones de pesos para la comercialización del frijol a través de la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca), operada entonces por Manuel Baltazar Hinojosa. Los recursos fueron asignados a 46 empresas de Zacatecas, Chihuahua, Durango, Nayarit y Sinaloa y su monto varió entre los 17 millones de pesos y los 200 mil pesos, en un sólo año fiscal.

Aunado a ello, la Auditoría Superior de la Federación dictaminó que había irregularidades en Aserca, durante 2013, por más de 6 millones de pesos. Las observaciones del máximo órgano de fiscalización del país comprenden apoyos en “demasía” y a “difuntos”.

Los beneficiarios de 2014

En el ejercicio fiscal concluido en 2014 se entregaron más de 159 millones de pesos, según se observa en la Lista de beneficiarios de comercialización de Aserca.

Fue el primer año en que se subsidió de esta manera a los productores de frijol del país, dice en entrevista Carlos Matuk López de Nava, líder de la Confederación Nacional Campesina (CNC) en Durango: se otorga un incentivo de 2 pesos por kilo de frijol para su comercialización, “estrategia” que arrancó en diciembre de 2013.

El padrón oficial evidencia que la empresa Comercializadora de Frijol el Aguanaval, SA de CV, fue la más apoyada en 2014, con 17 millones 220 mil 58 pesos, ubicada en Zacatecas. Le sigue la empresa Comercializadora de Granos Unipro, SC de RL, localizada en Chihuahua, con incentivos por 9 millones 988 mil 662.

Luego están los Productores Unidos de Ex Hacienda la Honda, SA de CV, Sofom, ENR, también zacatecanos. Éstos recibieron 9 millones 790 mil 861 pesos para apoyar su proceso comercial, según documenta el listado de Aserca.

El Pikacho, SPR de RI, fue el cuarto más beneficiado por la Federación con 7 millones 402 mil 456 pesos; en tanto que Comercializadora de Frijol del Estado de Zacatecas, SPR de RL de CV, obtuvo 5 millones 428 mil 941 pesos.

Sin especificar nombres, entre las observaciones que hace el líder duranguense Matuk López de Nava destaca que durante 2014 hubo kilos de frijol “de papel”; es decir, “teníamos a ciertos acopiadores que estaban haciendo su agosto y metían volúmenes que se conocen como frijol de papel: las cifras sólo estaban en las facturas”.

Distribución de incentivos por estado

Los montos reportados por el órgano descentralizado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) indican que los 159 millones 924 mil 408 pesos estuvieron distribuidos en las entidades productoras del grano: Zacatecas, Chihuahua, Durango, Nayarit y Sinaloa.

El cultivo del frijol en Zacatecas: censo agropecuario 2007 (última versión), elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), identifica que ese estado es el primer productor en el país. En esta entidad se entregaron 59 millones 203 mil 647 pesos. En México, el cultivo de frijol tiene un fuerte arraigo. Se considera que es tan antiguo, que en las culturas prehispánicas ya formaba parte de la dieta alimenticia. A nivel mundial, México es uno de los principales productores del grano, detrás de la India, Brasil, Myanmar, China y Estados Unidos, indica el Instituto.

Los productores de Chihuahua obtuvieron 44 millones 441 mil 463 pesos de la entidad; la Comercializadora de Granos Unipro, SC de RL recibió 9 millones 988 mil 662 pesos; El Pikacho, SPR de RI, 7 millones 402 mil 456 pesos y la Integradora Estatal de Productores de Chihuahua, SA de CV, 5 millones 205 mil 192 pesos.

En Durango se derramaron 36 millones 421 mil 507 pesos del erario para la comercialización del frijol de esta entidad; Granja Los Montelongo, SPR, de RI, fue la principal beneficiaria del estado, con 4 millones 245 mil pesos. Le sigue Comercializadora de Granos del Valle de Poanas, SA de CV, con “incentivos para resolver problemas específicos de comercialización” por 3 millones 232 mil 825 pesos; el tercer lugar más beneficiado del estado es la organización Productores Unidos por un Ideal, SPR de RL, con 2 millones 928 mil 295 pesos.

Nayarit fue la cuarta entidad con beneficios económicos dotados por Aserca, con 10 millones 255 mil 570 pesos. “El frijol es el principal cultivo en Nayarit por superficie: se siembran aproximadamente 85 mil hectáreas, su producción es importante para el mercado de otros estados”, indica la Fundación Produce. En el estado se entregaron por el ciclo de primavera-verano a Granja los Montelongo, SPR de RI, 5 millones 246 mil 616 pesos; la Comercializadora de Granos del Valle de Poanas, SA de CV, obtuvo 4 millones 958 mil 88 pesos y la organización Productores Unidos por un Ideal se benefició con 2 millones 928 mil 295 pesos.

En Sinaloa la entrega de incentivos fue por 9 millones 602 mil 220 pesos; las empresas beneficiarias fueron: Productores y Comercializadores Sinaloenses, SPR de RI, con 4 millones 626 mil 50 pesos; Agroexportadora Ibca, SPR de RL de CV, con 1 millón 428 mil 444 pesos y Yorba Alimentos Balanceados, SA de CV, con 3 millones 547 mil 726 pesos.

Irregularidades detectadas por la ASF

De acuerdo con las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en el primer año de esta administración federal se observaron irregularidades y posibles daños al erario por 6 millones 125 mil 100 pesos en el Programa de Desarrollo de Capacidades, Innovación Tecnológica y Extensionismo Rural-Componente Apoyo a la Cadena Productiva de los Productores de Maíz y Frijol (Promaf), correspondiente a la Auditoría Financiera y de Cumplimiento 13-0-08100-02-0306.

El máximo órgano de fiscalización del país dictaminó que, en el primer año de esta administración, se detectaron “pagos en exceso o improcedentes” a 30 prestadores de servicios profesionales por un monto de 2 millones 857 mil 500 pesos.

Un proveedor no acreditó la prestación de los servicios a un beneficiario por 743 mil 400 pesos, que corresponde a que “el proveedor de los equipos adquiridos por un beneficiario con recursos del Promaf no proporcionó la información requerida para acreditar la veracidad de las operaciones”.

La ASF presume otro probable daño a la Hacienda Pública Federal por 29 mil 600 pesos, que corresponden a apoyos otorgados en “demasía a 15 productores en las vertientes de Baja Escala y Transición” (sic), toda vez que excedieron el número máximo de hectáreas por productor susceptibles de apoyo. Así como apoyos por 2 millones 494 mil 600 pesos, otorgados a 273 productores fallecidos antes de la fecha establecida para solicitar los apoyos.

El cártel del agro

En entrevista con Contralínea, el líder de El Barzón, Alfonso Ramírez Cuéllar afirma que “los índices de concentración del grano superan el 70 por ciento, y el acopio y comercialización lo ejercen principalmente Bodega de Granos El Alazán y el Rocío, Ramos Hernández Internacional, Empacadora Abetos, Grupo Patrón, la Castellana y Productos Verde Valle”.

Ramírez Cuéllar agrega que los acaparadores tienen la capacidad de manipular los inventarios, los cupos y tiempos de importación, la distribución de mercados y además se coluden para fijar precios.

Uno de los problemas que enfrentan los productores de este grano es que no cotiza en la Bolsa de Chicago, como lo hacen el maíz y el arroz, por lo que su precio de referencia es variable y vulnerable, dice en entrevista Carlos Matuk López de Nava, líder de la CNC en Durango.

Érika Ramírez, @erika_contra

[SOCIEDAD]

 

TEXTOS RELACIONADOS:

 

 

 

Contralínea 446 / del 20 al 26 de Julio 2015

 

 

Comments

comments