Autor:

Desde las filas del Partido Encuentro Social (PES) y del Partido Humanista (PH) –que apenas el año pasado obtuvieron su reconocimiento legal– se están promoviendo ideas conservadoras sobre la sexualidad y la familia, como las que tradicionalmente ha enarbolado el Partido Acción Nacional (PAN), algunos de cuyos miembros se han incorporado a esos partidos.

El avance de tales organizaciones en las elecciones significaría el retroceso de las libertades y del progreso de la sociedad mexicana y el triunfo de un conservadurismo con influencias evangélicas, como existe en Estados Unidos y en países de Centroamérica.

Encuentro Social

En su propaganda, Encuentro Social ha estado pregonando que no es un partido “de políticos”, consigna que repitió el conocido cómico Héctor Suárez en spots que grabó para el PES; sin embargo, luego se dijo decepcionado por el “el turbio pasado de Hugo Eric Flores Cervantes, presidente de Encuentro Social”, oficial mayor de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales en el sexenio de Felipe Calderón, y en 2007 destituido e inhabilitado para ocupar otro cargo público, hasta 2020, por falsear información (http://suracapulco.mx/archivos/260658).

Lo cierto es que en ese Partido abundan los políticos, comenzando por su fundador, así como por personajes ultraconservadores que desde esa organización quieren impulsar proyectos contrarios a las libertades individuales y al Estado laico, para lo que enarbolan la llamada “defensa de la familia”, como se ha evidenciado en las campañas electorales de este año.

En Guadalajara, Jalisco, uno de los contendientes a la alcaldía es el director de la Comisión de Organismos Laicales de la Arquidiócesis y militante de la Renovación Carismática católica, Joaquín Rivera Meza, quien abanderará al PES (La Jornada, 3 de abril de 2015).

En Tlaquepaque, el candidato de Encuentro Social, Luis Martínez Guzmán, se opone radicalmente a la despenalización del aborto, la educación sexual integral a niños y el matrimonio gay, por lo que ha invitado a los panistas que se unan al PES, ya que está demostrando ser más radical que el partido de raigambre católica.

Tal candidato ha dicho también que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) promueve “descaradamente”‘ temas en contra de los valores y en contra de la vida como el aborto (http://www.informador.com.mx/jalisco/2015/588944/6/encuentro-social-condena-el-aborto-y-el-matrimonio-gay.htm).

En San Luis Potosí, el candidato a gobernador por el Partido Encuentro Social, Arturo Arriaga Macías, ubicó a la homosexualidad, el aborto y al embarazo de mujeres solteras como situaciones contrarias a la familia y los equiparó a problemas como la inseguridad, la violencia o el narcotráfico.

Con la retórica usual de los políticos, matizó sus afirmaciones con la hipócrita observación de que “no está en contra de los homosexuales”, pero calificó esa preferencia sexual como una “ramificación que rompe la familia”, y aclaró que el Partido Encuentro Social no acepta el matrimonio homosexual, pues dicha unión debe ser sólo entre un hombre y una mujer, lo demás “no entra en ese nombre, si hay otra unión de otras características, que se llame de otra manera, el matrimonio se instituyó para formar una familia”.

A la vez que rechazó otorgar ese derecho a los homosexuales, afirmó: “Lo que nosotros estamos haciendo es promoviendo los valores, lo que marca la sociedad y la familia” (http://pulsoslp.com.mx/2015/03/30/candidato-afirma-que-gays-danan-a-la-familia/).

Debido a sus declaraciones homofóbicas, Arturo Arriaga perdió su candidatura y el partido le exigió ofrecer disculpas públicas (http://mexico.cnn.com/adnpolitico/2015/04/01/pes-baja-a-candidato-en-san-luis-por-comparar-homosexualidad-con-el-narco).

Sin embargo, su falta no fue haber distorsionado las ideas que enarbola su partido, sino expresarlas en mal momento y de manera imprudente.

En el PES participan militantes de grupos religiosos de tendencias muy conservadoras, como el propio Hugo Erick Flores, quien admite ser neopentecostal, y el PES define la familia como la unión de un hombre y una mujer, y se opone al aborto (http://www.animalpolitico.com/2014/07/partido-encuentro-social-favor-de-las-familias-tradicionales-y-contra-el-aborto/).

En Coahuila, en el contexto de las campañas, el partido Encuentro Social advirtió que busca llegar al Congreso para evitar la despenalización del aborto, “cuando ni siquiera existen iniciativas legales que pretendan lo contrario” (http://www.zocalo.com.mx/seccion/opinion-articulo/desafio-en-el-pan-1428822216).

Similarmente, en Puebla, el dirigente estatal de ese Partido, Raúl Barranco, adelantó que el PES se opondrá a la despenalización del aborto así como al matrimonio entre personas del mismo sexo (http:// www.periodicocentral.mx/2014/politicas/arrancan-campana-y-el-pri-se-duerme-en-sus-laureles).

En Baja California, el PES se ostenta como “el partido de la familia” (http://www.pesbc.org/), ha usado como símbolo el pez que representa al cristianismo primitivo y “en Baja California cabildearon la reforma constitucional de 2008 que establece la protección de la vida desde la fecundación” (http://elclarin.com.mx/partido-encuentro-social-a-favor-de-las-familias-tradicionales-y-contra-el-aborto/).

Partido Humanista

La expanista Luz María Ramírez Villalpando se dio a conocer por sus concepciones ultraconservadoras sobre la mujer, la familia y la sexualidad. Fue directora del Instituto de la Mujer Guanajuatense durante la administración del yunquista Juan Manuel Oliva (2006-2012) y como tal exhortó a las mujeres a soportar el maltrato en sus matrimonios “en nombre de Dios y de la familia”; hizo un llamado a discriminar a las mujeres con piercings y tatuajes; se le acusó de obstaculizar la obtención de empleo a mujeres a quienes ella misma había despedido. Como empleada pública, Ramírez Villalpando enfrentó acusaciones de aplicar pruebas a sus subalternos, donde les cuestionaban sobre su vida íntima, incluyendo aspectos religiosos y sexuales; también se le recuerda por decir que las mujeres, cuando son violadas, lanzan en la lucha una especie de “espermaticida”, con lo cual “no pueden embarazarse”, a la vez que se ha manifestado contra los contenidos de educación sexual del libro de biología de la Secretaría de Educación Pública (Andrés Guardiola, “Política polémica va por alcaldía de León”, Excélsior, 5 de abril de 2015). Es licenciada en orientación familiar por la Universidad de Navarra, España, institución del Opus Dei, es cuñada del yunquista Gerardo Mosqueda Martínez, y ahora es la candidata del Partido Humanista a la alcaldía de León, Guanajuato.

Sin duda, ella encarna las corrientes más retrógradas del PAN y las prácticas más abusivas y prepotentes del panismo, y ahora se traslada al PH en busca de nuevas oportunidades políticas y personales.

En Guadalajara, el candidato del Partido Humanista es el expanista y yunquista Leonardo García Camarena, expresidente municipal de Tepatitlán, población de raíces cristeras, de 2007 a 2013. Si llegara al gobierno se mostraría tan conservador y autoritario o más que el exmandatario panista Emilio González Márquez.

En Veracruz, la exregidora panista del ayuntamiento del puerto, María Victoria Gutiérrez Lagunes, se presentó de manera oficial como la Candidata del Partido Humanista a la diputación federal por el distrito electoral IV, Boca del Río (http://www.xeu.com.mx/nota.cfm?id=710408).

En Córdoba, Veracruz, en marzo pasado, el Partido Humanista le retiró la candidatura al exsacerdote católico Carlos Alberto Martínez Ayala y registró en su lugar al empresario, expresidente regional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Luis Enrique Zamudio Toledano (http://elpinerodelacuenca.com.mx/epc/index.php/noticias-veracruz/92005—la-campana-del-descaro).

En su visita a Puebla, como vicecoordinador nacional del PH, en febrero pasado, Javier López Macías, a la vez que se opuso al aborto, reconoció la presencia de exmilitantes del Yunque dentro del Partido Humanista (http://e-consulta.com/nota/2015-02-09/politica/reconoce-partido-humanista-yunquistas-como-militantes).

Irónicamente, al expanista López Macías también se le ha señalado de pertenecer al Yunque; afiliado al PAN en 1985, en ese Partido cultivó relaciones con miembros del grupo secreto y colaboró con su organización de fachada Coordinadora Ciudadana (http://www.proceso.com.mx/?p=393285).

 

Edgar González Ruiz*

*Maestro en filosofía; especialista en estudios acerca de la derecha política en México

[Sección: Opinión]

 

 

 

Contralínea 438 / del 01 al 07 de Junio 2015

 

 

 

 

Comments

comments