Hannah Arendt: una biografía

Autor:

Para Carlos Olguín S

I. La obra de Hannah Arendt Cohn (1906-1975) abarca más de 30 libros excepcionales: ensayos de filosofía e historia, su hacer como periodista-reportera y profesora universitaria. Alemana de origen judío fue educada en Konigsberg, capital de Prusia, donde también vivió y enseñó (“no una filosofía, sino a filosofar, a pensar”) el maestro de la humanidad Immanuel Kant (1724-l804). Combatió por la libertad política, educativa y social como fines democrático-republicanos del estado de derecho, como medio para facilitar la convivencia. Se abrió paso a diestra y siniestra de las ideologías, y con el legado de Kant y, de la mano de Karl Jaspers (1883-1969), enseñó a pensar e investigar en las aulas universitarias que culminaron en aulas de Nueva York, adonde escapó del nazismo. Desde su tesis El concepto de amor en San Agustín (1929) –para decirlo con las tres críticas de Kant– dedicó su vida y obra a pensar, sentir y querer un compartido amor por la humanidad. Con la divisa “¡atrévete a pensar por ti mismo!”, su obra es manantial de ilustración con el que pervive en la cultura universal; pues junto a mujeres como Rosa Luxemburgo y Simone Weil, aprendió que “no hay camino (¡oh, Antonio Machado!), se hace camino al andar”.

II. Para lograr una panorámica de nuestro personaje, debemos recurrir a la completísima biografía de Elisabeth Young-Bruehl: Hannah Arendt (con cinco ediciones en editorial Paidós y dos en edición Alfons El Magnanim). Y darse a la lectura de algunos de sus libros: Los orígenes del totalitarismo; La condición humana; Entre el pasado y el futuro; Los grandes filósofos; Sobre la Revolución; Reflexiones sobre la violencia; Crisis de la república; y Estudios sobre Kant. La directora y guionista de cine Margarethe von Trotta realizó un maravilloso filme sobre Arendt; y otro sobre Rosa Luxemburgo (ambos en el mercado cinematográfico). Del libro Correspondencia: 1925-1957 entre Arendt y Heidegger (editorial Herder, 2000, con traducción de Adán Kovacsics) se desprende que, más que alumna, Hannah Arendt tuvo un romance con Martin Heidegger. Y, extrañamente, Arendt apenas menciona a Hermann Cohen, el ilustre continuador de Kant en la Escuela de Marburgo (1842-1918). A propósito, Las conferencias sobre la filosofía política de Kant (edición Paidós) son magistrales interpretaciones del republicanismo de Kant, su admiración por Rousseau y el reconocimiento a la Revolución Francesa de 1789.

III. Arendt es una de las mujeres excepcionales que se han abierto paso en el machismo-paternalista (Sylvie Courtine-Denamy, Tres mujeres en tiempos sombríos: Edith Stein, Simone Weil y Hannah Arendt, editorial Edaf). En 10 capítulos y apéndices con los poemas de Hannah –aunque sin versión al español–, una cronología bibliográfica, un índice de nombres (y sólo en el editado por Paidós, una sección de fotografías), Elizabeth Young-Bruehl penetró la vida y obra de quien luchó a brazo partido por ilustrarse y atreverse a pensar por sí misma, para dejarnos un patrimonio cultural que merece el gusto (no como malamente se dice “vale la pena”) de leer. Con todo lo que tenía a mano se opuso a la Segunda Guerra Mundial. Y a la campaña para donativos por la paz, Hannah Arendt entregó para una subasta “la primera edición, de 1795, de La paz perpetua, de Kant”, que había heredado de la biblioteca de su padre. Por cierto, su libro Eichmann en Jerusalén es una cátedra del oficio de reportero y ejemplo para estudiantes de periodismo.

Ficha bibliográfica:

Autora: Elisabeth Young-Bruehl, con traducción de Manuel Lloris Valdés

Título: Hannah Arendt: una biografía

Editorial: Paidós

 

 

*Periodista

[Sección: Ex libris]

 

 

 

Contralínea 438 / del 01 al 07 de Junio 2015