Nuestros lectores

Autor:

Para quienes no cierran los ojos ante las injusticias

Al pueblo de México, a las organizaciones defensoras de derechos humanos, al magisterio democrático; compañeras, compañeros, hermanos y hermanas todos:

El Salto Jalisco, Centro Federal de Readaptación Social, 2 de Occidente. Mayo de 2015. A 2 años de mi detención arbitraria y mi injusto encarcelamiento, la memoria me anda como un reloj rabioso, “la verdad de la memoria lucha contra la memoria de la verdad”.

La cárcel es un enorme árbol que da sombras y frutos envenenados. Quien duerme bajo su sombra abre los ojos a la mitad de la noche pensando que es de día y no es el sol sino una lámpara. Quien vive bajo esta sombra habita en una oscuridad múltiple, muerte sobre muerte: ausencia, distancia, desinformación, aislamiento, violencia, indefensión. Aquí, aunque la boca grite, sólo estará llena de silencio, y aun cuando esta misma boca ría, ya no sabrá cómo hacerlo. Quien cae bajo la sombra de este árbol ya no seguirá el camino que llevaba, ni podrá ser el que era. Aquí el tiempo pasa como una araña muda, tejiendo horas y tristezas con simetría sicópata. Aquí, lo único que me salva de la muerte rotunda y verdadera es nuestro corazón, el cual camina y empuña aunque no tenga pies ni manos, cada latido suyo a deshoras, a desdías, y desnoches es una invitación a luchar; mano extendida que palpa y repara el estado de los sueños, que corrobora el curso del viento y constata la flexibilidad de las alas. Hoy sé que tengo el “yo” lleno de gente, que llenan de corazón la esperanza; sé que tengo hermanas y hermanos que tampoco esperan alivio ni perdón, que tan sólo buscan ese sol claro y amarillo, vagabundo y dulce que derrita el frío de la injusticia y el olvido.

Desde hace 2 años, mis familiares y amigos hemos establecido una lucha desproporcional contra los molinos de un sistema judicial carente de la autonomía, donde los jueces y magistrados forman parte del engranaje para la perpetuación de la inequidad en nuestro país. Dos años en el reino de las consignas condenatorias, en un juicio plagado de maquinaciones, pruebas fabricadas, en el cual han ignorado a conciencia las violaciones a mis derechos humanos, constitucionales y procesales. Dos años de confirmar que el estado de derecho son palabras huecas, vacías de lado a lado y que su aplicación es tan sólo un recurso retórico que los gobernantes en turno emplean para endulzarnos el veneno que nos administran en copa nueva. La realidad es que vivimos en un estado de excepción disfrazada de democracia germinal, donde los eslabones que mantienen oprimido el bienestar de la mayoría de la población, sigue siendo la vieja cadena de la corrupción, explotación, violencia y manipulación mediática.

La obsesiva descomposición social, política y moral del país se ha profundizado con el retorno del priísmo autoritario. El principal desmitificador de la prosperidad “reformadora” es la realidad misma: el baño de sangre negado pero incontenible, el desempleo, el despilfarro electoral, la mojigatería, el hambre, las represiones, la crisis económica, la persecución política, el autoritarismo, los presos políticos, las injusticias, los desaparecidos, la ausencia de la república.

Hoy podríamos permanecer callados para evitar el riesgo de ser tildados de repetitivos, subversivos o panfletarios, pero al hacerlo cometeríamos el mismo error de quienes cerraron los ojos frente a la barbarie nazi, o de quienes también cerraron los ojos frente a las fotografías de las víctimas de napalm en Vietnam. Podemos repoblar nuestros ojos con estepas rosas y unicornios dorados para no mirar cómo el mundo se nos pudre en las manos; también podríamos dejar que en nuestras orejas crezcan flores lilas para no escuchar los ruidos del dolor humano. Podríamos intentar cerrar los ojos ante la memoria y afirmar que el 2 de octubre de 1968 no existió, tampoco un jueves de corpus, un Acteal, un Atenco, una Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, un Ayotzinapa… Podríamos también decir lo mismo que dijo un insigne poeta: “Usted como yo, como muchos mexicanos, no es responsable ?ni inductor, ni perpetuador, ni beneficiario? de la miseria de los indígenas y los pobres de México. Tampoco de haber olvidado su existencia…”

Pero yo me pregunto: ¿en que nos convertiremos al deshumanizarnos? Sin duda Julio Grecco tendría razón al respondernos que seriamos sólo “piojos de peluca”: “Los piojos de peluca son así/ capaces de morirse de hambre en la mitad de la belleza que no les da de comer/ pero ellos/ embellecidos por tanta belleza/ se empiezan a sentir otro animal/ un jilguerito/ tal vez…”

A quienes la memoria aun nos funciona como un “reloj rabioso”, no olvidamos que el corazón camina y empuña aunque no tenga pies, ni manos, que a veces solitario busca justicia en la calles y que con un dedito va pintando sobre los muros: “Viva la lucha”, “viva el alma”, “vivos se los llevaron, vivos los queremos”, “nos faltan 43”, “desparecidos presentación”, “presos políticos libertad…”

A quienes no cierran los ojos, gracias por escucharme.

Atentamente:

Profesor Damián Gallardo Martínez, preso político y de conciencia

 

 

 

Llamado a la solidaridad con Radio Pacífica

A los radio oyentes y radio patrocinadores de la Radio KPFK, y a todos los amantes de la libertad en el Sur de California y por doquier:

La Radio Pacifica de Los Angeles, California, pronto celebrará su 56 aniversario sirviendo a la gente del estado dorado. Este medio comunitario ha avanzado enormemente desde la época de cacería de brujas del senador Joseph McCarthy, cuando la programación cotidiana de KPFK era mucha música clásica, ópera, unos cuantos boletines de noticias cortesía de la Prensa Asociada, y cuando la radio audiencia estaba compuesta de sólo gente blanca.

Luego aparecieron en la escena regional y nacional los movimientos de los derechos civiles, homosexuales, de las mujeres, antiguerra, Los Panteras Negras, Los Boinas Cafés, los indígenas norteamericanos, los Young Lords, y otros que permitieron a Radio Pacífica la oportunidad de, primero, grabar y transmitir las voces libertarias de los activistas y, más tarde, tener la osadía de permitir la presencia de gente de color dentro de la radio emisora.

En la década de 1970, KPFK se atrevió a transmitir Enfoque Nacional, un noticiero en español producido por la Radio Pública Nacional, desde la Radio KPBS de San Diego, California, y para principios de la de 1980, en un paso audaz, reemplazó ese programa con el Noticiero Pacífica, un informativo producido localmente que incluía voces de alrededor del mundo.

Pronto ese noticiero fue compartido con Radio Bilingüe en Fresno, California, y en otras emisoras al interior de Estados Unidos.

Noticiero Pacífica fue pronto seguido de Voz y Raíz Latinoamericana y otros programas, expandiendo el bloque en español a más de 31 horas por semana.

Pero esa acción audaz vino con un precio: frecuentes amenazas de bomba y visitas regulares del equipo antibombas del Departamento de Policía de Los Angeles.

Radio Pacifica no se intimidó. En respuesta, amplió en su programación a la participación de las comunidades afroamericana, asiática, nativoamericana y de oriente medio, atreviéndose a reportar las masacres de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Shatilla en El Líbano.

Y con ello, ganándose la ira de fuerzas prosionistas que exigieron un cambio inmediato en la política de la radio.

La presión dio resultado y pronto productores afroamericanos de Freedom Now, Continent-to-Continent y otros programas fueron expulsados de KPFK alegando una política de “cero tolerancia en antisemitismo.”

KPFK siguió expandiendo la presencia de programadores latinos a través de la década de1990. Y pronto una lucha interna, que incluía demandas en la Corte, numerosas protestas y duelos en los medios de comunicación, puso fin a la era de Bill Clinton, apareciendo en la escena una valerosa mujer de Sudáfrica quien tomó las riendas de KPFK.

Bajo su mandato, esa mujer aprobó programación en español todos los días, retornó a programadores que habían sido expulsados y abrió las puertas para más gente de color.

Esos cambios provocaron la ira de personajes xenófobos, intolerantes y fieles seguidores de la doctrina del English Only, que pronto se tradujeron en amenazas de muerte.

Por supuesto que habían los llamados gate keepers o racistas en el closet que, exigían un alto a lo que ellos describían como comportamiento sin sentido; alegaban que la programación en español provocaría un castigo blanco que se expresaría en patrocinadores de la radio llevándose su dinero a otras emisoras de la ciudad.

No obstante los grises augurios de fracaso, por primera vez en la historia de Radio Pacífica las recaudaciones de fondos de KPFK excedieron 1 millón de dólares en menos de 2 semanas.

Pero ese éxito extraordinario no cambió la forma de pensar de quienes buscaban retornar Radio Pacífica a los “buenos viejos tiempos”, cuando la gente blanca dominaba la programación de la emisora.

Ciertamente, algunas personas de color eran aceptadas por ese grupo, pero los afortunados deberían estar asimilados y no deberían cuestionar la supremacía blanca, el privilegio blanco, y no prestarían atención a guerras imperiales, de conquista, dominación y saqueo de otros países.

En otras palabras, harían caso omiso de las políticas que provocan migración masiva hacia el Norte, y facilitan una lucrativa fuente de mano de obra barata dentro de las fronteras de Estados Unidos.

Y hasta nuestros días, esas fuerzas critican el poco rendimiento financiero de los programas en español en Radio KPFK, programas que son trasmitidos en la noche, cuando la gente está dormida o mirando el televisor.

La presión contra la gerente de la radio continuó y vino aunada al hostigamiento; una campaña de 5 años fue lanzada contra ella por personas que desaprobaban los cambios dentro de KPFK, y al final del día fue obligada a renunciar.

Una vez expulsada, las mismas fuerzas empujaron por la cancelación de la programación en español. Primero sugiriendo que ésta fuera puesta en internet y últimamente por su eliminación total.

Como podrán imaginarse, una vez que los programadores salgan del aire, ¿habrá alguna razón para que se queden dentro del edificio? Claramente parece una acción diseñada para expulsar un gran número de latinos de Radio Pacífica.

Hoy día declaran abiertamente que los latinos son responsables por la larga cadena de recaudaciones fracasadas, al tiempo que hacen caso omiso de la irrelevancia de programas trasmitidos en horas pico y la falta de continuidad en el formato actual.

Últimamente, este grupo ha lanzado una ruidosa campaña contra la contratación de la nueva gerente general de Radio KPFK, una mujer que se ha pasado el tiempo escribiendo para publicaciones como la revista CounterPunch, e Indy Media, la misma que ha acumulado varios años de experiencia fungiendo como miembro de las mesas directivas nacional y local de Radio Pacífica.

La nueva titular de KPFK tiene líneas de comunicación directa con organizaciones de base, representa un compromiso serio con las diversas comunidades del Sur de California, una visión del mundo no provincial, y por supuesto, una amenaza al status quo.

Pues bien, con todo el respeto a su inteligencia y sabiduría, le pedimos que examine la totalidad de los datos y nos ayude apoyando y fortaleciendo la misión de Radio Pacífica; explorar las causas de los conflictos para así promover la paz.

Programadores preocupados por el futuro de Radio Pacifica

 

 

 

Pensionados, una vida de miserias… y un retiro peor

Es muy indignante leer lo que informa el artículo “El selecto grupo de los pensionados millonarios”. Qué lástima que, estando conscientes de tales injusticias, ¡simplemente no se hace nada para corregir! Siempre se han despachado con la cuchara gorda; pero los encargados de evitarlo, ¿por qué no hacen nada para evitarlo?

La mayoría de los jubilados y los que esperamos jubilarnos hemos trabajado con dificultad, por falta de oportunidades y fuentes de empleo, por más de 25 años, y nos hemos tenido que conformar con los minisueldos malviviendo, y ahora con la inquietud de: “¿cuánto voy a percibir como jubilado?” Saber que solamente la cuarta parte de la miseria que recibía cada semana, es fatal.

Somos el producto del mal gobierno y la gran corrupción que hay en él. Estamos donde estamos no por falta de capacidad ni por falta de deseo. Simplemente por la falta de oportunidades.

Así que, a quién corresponda: ¡Ojo con la injusticia hacia los pensionados! Ojo con los gandallas que no conformes con lo que percibieron en lo que estuvieron en sus cargos, aún de inactivos quieren seguir sangrando al pueblo.

En fin, merecemos más justicia e igualdad de oportunidades. Somos y seremos iguales, cuando nos llegue el momento sólo polvo quedará de nosotros. Así que no se quiten la oportunidad de reivindicar su camino y no olviden que hay para todos.

Agua que no has de beber, déjala ?pero déjala ya? correr.

¡Saludos!

Jorge López Barbosa

 

 

 

A 1 año d represión en San Bartolo Ameyalco, impunidad y despojo

El 21 de mayo de 2014, hace 1 año, el pueblo de San Bartolo Ameyalco fue duramente reprimido por parte de 2 mil elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) a petición del entonces delegado de Álvaro Obregón, Leonel Luna Estrada.

El operativo de la SSPDF se llevó a cabo con el pretexto de garantizar la realización de diferentes obras hidráulicas en la zona denominada como “media-alta” en el pueblo de San Bartolo Ameyalco, obras hidráulicas que los pobladores desconocen puesto que la delegación Álvaro Obregón y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México no han dado a conocer el proyecto ejecutivo, y mucho menos un informe detallado de lo realizado, sin restar importancia al hecho de que las obras hidráulicas nunca fueron consultadas y consensuadas con el pueblo.

Durante el operativo de la SSPDF, los policías cometieron graves violaciones a los derechos humanos, como uso desproporcionado de la fuerza, tratos crueles humillantes o degradantes, allanamientos, golpes y lesiones en contra de cerca de 100 hombres, mujeres ancianos y niños, así como la detención arbitraria de cinco personas: Javier Brígido, Gerardo Gutiérrez, Alberto M Pérez, José J González y Eduardo Mejía Nava. Los cuatro primeros presos durante 9 meses, y el último preso durante 11 meses, todos ellos recluidos en el Reclusorio Preventivo Oriente.

Cabe destacar que, tras ser acusados por el delito de ataques contra la paz pública agravado, después de 9 y 11 meses (en el caso de Eduardo), todos recuperaron su completa libertad. Es decir, que los cinco detenidos arbitrariamente sufrieron una prisión injusta por motivos políticos como fue documentado y denunciado desde el principio de su detención por organizaciones de defensa de los derechos humanos, familiares y abogados.

Un año después del 21 de mayo de 2014, y tras ser demostrada jurídicamente la inocencia de los cinco pobladores detenidos de manera arbitraria e ilegal, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal no se ha pronunciado públicamente con respecto de las cuatro quejas presentadas el día de los hechos represivos, ni el Gobierno del Distrito Federal ha realizado ninguna acción de castigo a los responsables materiales e intelectuales de las violaciones a los derechos humanos durante el operativo de la SSPDF, y mucho menos ha realizado acciones que vayan encaminadas a la reparación del daño y a medidas de no repetición.

Por otra parte, el problema del despojo del agua, del manantial del pueblo de San Bartolo Ameyalco por parte de la delegación Álvaro Obregón sigue vigente.

Las autoridades tienen la obligación de garantizar el suministro de agua a todo el pueblo, lo cual no ha sucedido, ya que diversas calles llevan semanas sin suministro y el agua que han comenzado a recibir en otras calles no corresponde al agua del manantial, sino al agua que viene del Sistema Lerma-Cutzamala.

Se han presentado cortes de agua en varias calles de la comunidad donde nunca se había tenido problemas de desabasto, cortes que tienen el objetivo de presionar a los vecinos de las orillas del pueblo para que acepten el proyecto Lerma-Cutzamala y fomentar la división y la pelea entre vecinos.

Los constantes cortes de agua en diversos puntos del pueblo no sólo están violando el derecho al vital líquido, sino también el derecho a una vivienda digna, a la salud y alimentación.

En este sentido, la delegación, por un lado, está imponiendo proyectos de repavimentación y cambio de tuberías en varias calles sin previo aviso ni consenso de los vecinos, y sin presentar ni proporcionar los planos o proyectos que muestran el sentido de las obras ni su justificación; y por otro lado, niega los servicios como bacheo y cambio de luminarias en la comunidad cuando ésta la solicita.

La defensa del agua, de los bosques, de los recursos naturales del pueblo de San Bartolo Ameyalco, así como el derecho a una vida digna, también se han convertido en una lucha por el derecho a la información, a la organización, a la movilización, de reunión, de expresión, de protesta, así como el derecho a la verdad, la memoria y la justicia: es decir, por el derecho a vivir en una sociedad verdaderamente democrática y sin represión política.

Por lo anterior, pobladores de San Bartolo Ameyalco, familiares de los expresos por motivos políticos, organizaciones de derechos humanos y populares exigimos:

Al Gobierno del Distrito Federal:

Informe detalladamente sobre las obras hidráulicas realizadas en San Bartolo Ameyalco el 21 de mayo de 2014 y presente de manera pública los diferentes proyectos ejecutivos de las obras hidráulicas que se han realizado en el pueblo de San Bartolo Ameyalco en los últimos 10 años.

Lleve ante la justicia a los responsables intelectuales y materiales de las graves violaciones a los derechos humanos durante el operativo de la SSPDF el 21 de mayo de 2014.

A la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal:

Informe de manera detallada del avance de las quejas que se presentaron el 21 de mayo de 2014 tras el operativo en San Bartolo Ameyalco y emita una recomendación al Gobierno del Distrito Federal por las violaciones a los derechos cometidas contra cientos de pobladores durante el operativo.

A las autoridades de la delegación Álvaro Obregón:

Inicie el proceso de fincar responsabilidades penales a las autoridades involucradas en las violaciones a los derechos humanos durante el operativo del 21 de mayo de 2014.

Abandone las políticas de despojo de los recursos naturales del pueblo de San Bartolo Ameyalco y cumpla con sus obligaciones de garantizar los servicios básicos de la comunidad y los derechos humanos.

Atentamente:

Familiares de los expresos políticos de San Bartolo Ameyalco, Grupo de Trabajo Permanente de San Bartolo Ameyalco, Comité Cerezo México, Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos Hasta Encontrarlos, Frente Nacional de Lucha por el Socialismo y Radio Estudiantil Libertaria

 

 

 

Exigen que cese el acoso contra activista

Por este medio nos solidarizamos con el compañero estudiante José Luis Ramírez Alcántara. José Luis es estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Naucalpan y fue expulsado hace 2 años por su participación política contra las políticas neoliberales que se aplican en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue asimismo preso y procesado penalmente por una participación en supuestos hechos vandálicos el 2 de octubre de 2013, mismos que nunca se le pudieron comprobar y fue absuelto. Sin embargo, desde entonces ha sido tomado como chivo expiatorio del descontento social, y criminalizado sistemáticamente por distintos diarios y medios televisivos que lo han puesto en la mira de la represión estatal. A ello ha contribuido también la actual Rectoría de la UNAM. Esta escalada en su contra ha tenido su momento más grave cuando el miércoles 13 de mayo fue víctima de amenazas de muerte y hostigamiento domiciliario por parte de gente armada no identificada. Denunciamos esta situación como parte del clima de descomposición política previo a las elecciones que priva en México. Escenario en que desde el gobierno se proyecta el discurso de una “criminalidad” fantasmal para justificar el uso de la fuerza letal contra todo aquello que no encuadre en su idea de orden social.

Atentamente:

Asamblea Universitaria Académica, Chanti Ollin, Ollin Compani, Teatro Che, Sector de Trabajadores Adherentes a las Sexta, Komuna 23, Sindicato de Trabajadores de Uniroyal

 

 

[Sección: Nuestros lectores]

 

 

Contralínea 438 / del 25 al 31 de Mayo 2015

 

 

One Comment

  1. xenaro / mayo 24, 2015 at 10:14 pm

    El México de hoy y los ejércitos que están haciendo de las suyas……..
    ….. La marina y la armada, concretan el montaje y ruido de una supuesta guerra al narco…..
    …..La policía represora golpea a todo manifestante que desea acercarse al zócalo…..
    ……de paso permite que los curas “revolucionarios” se lleven a las masas manipulables, pero sólo a la basílica y a sus iglesitas o centros de lavado cerebral……….
    ……..Otro ejército es de los medios oficialistas, que distorsionan o se apegan a un guión sin llevar la realidad a la población…
    ……el ejército menor pero con mayor fortuna es el de los empresarios privilegiados ……………
    y el último, es el ejército que realiza el show de democracia, el INE y sus partidos mastines del voto cautivo.
    ……………………………..
    ….primero chupacabras, luego políticos opositores al autor del chupacabras, asesinados, después relaciones diplomáticas con el Vaticano, luego dos sexenios de supuesta alternancia, más adelante, privatizaciones de empresas paraestatales, y posteriormente, imposición de un presidente “reformador”, a la par con mucho ruido mediático y por ultimo permitir la explotación del país a extranjeros en minas, petróleo, lugares turísticos, etc.
    ……………………………..

Comments are closed.