Nuestros lectores

Autor:

Pronunciamiento de militares revolucionarios

A la opinión pública; a las Fuerzas Armadas Mexicanas: Ejército, Fuerza Aérea y Marina Armada; altos mandos, mandos superiores, jefes, oficiales, cadetes y tropa

Llamamiento:

Los soldados del Ejército Mexicano, quienes estamos celebrando 100 años de servir a la patria, alterados por las recientes reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y considerando:

Que somos herederos del pueblo en armas de la Revolución Mexicana de 1910 convocada por Francisco I Madero contra el dictador general Porfirio Díaz, quien renunció el 25 de mayo de 1911, asumiendo Madero la Presidencia después de ganar democráticamente las elecciones el 6 de noviembre de 1911.

Que somos herederos de la tradición libertaria de ese Ejército del pueblo en armas que volvió a la lucha cuando fueron asesinados el presidente Francisco I Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez en la denominada Decena Trágica por el traidor general Victoriano Huerta, militar porfirista en quien confió el entonces presidente Madero. Su intención era restaurar el viejo régimen y, en complicidad con el gobierno estadunidense, fraguó en la embajada de ese país el golpe de Estado militar que lo instaló en la Presidencia.

Que somos herederos de ese Ejército del pueblo en armas que ante la usurpación de Victoriano Huerta y convocados por Venustiano Carranza se rebela por toda la república desconociendo al dictador. En el Plan de Guadalupe del 19 de febrero de 1913, Venustiano Carranza y la junta militar de soldados de la Revolución Mexicana denominan a este Ejército del pueblo en armas Ejército Constitucionalista que nuevamente derrota a los federales.

Que somos herederos de ese Ejército constitucionalista del pueblo en armas que anheló la libertad, la independencia y la justicia social; descendientes del Ejército del Sur, comandado por Emiliano Zapata, y de la División del Norte, dirigida por el general Francisco Villa, quien asombró al Ejército estadunidense por su capacidad y audacia militar. Herederos también de los militares de carrera que pasaron a formar parte del Ejército del pueblo en armas, como el general Felipe Ángeles, brillante estratega, digno soldado de inspiración libertaria y emancipadora. Las aspiraciones que demandaban los insurrectos se plasmaron en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, promulgada el 5 de febrero de 1917.

Que somos herederos de las tradiciones nacionalistas a favor de la emancipación y el bienestar del pueblo del presidente Lázaro Cárdenas del Río, soldado que en el movimiento armado alcanzó el grado de general y quien decretó la Expropiación Petrolera el 18 de marzo de 1938, en contra de las compañías extranjeras que saqueaban al país y explotaban a los obreros.

Que la reforma energética promovida por Enrique Peña Nieto, aprobada por el Legislativo federal y la mayoría de las legislaturas estatales, nos regresa a los tiempos anteriores de la expropiación del general Lázaro Cárdenas del Río, y cuyas consecuencias son y serán más graves que la pérdida de la mitad del territorio en el siglo XIX frente a Estados Unidos.

Que esta reforma es inmoral, ilegítima e inconstitucional; rompe con el pacto social surgido de la Revolución Mexicana; deshecha los principios que sustentan a la Constitución Política; niega el espíritu del Constituyente de 1917 y cancela los beneficios que trajeron las expropiaciones al pueblo de México hipotecando su futuro. Con la privatización se está consumando un nuevo colonialismo.

Que esta iniciativa de privatización representa una deslealtad a la historia y al sacrifico de quienes ofrendaron su vida en el Ejército del pueblo en armas de 1910-1917 por un país libre, justo y soberano; significa una traición a la patria por quienes han promovido y aprobado dicha reforma. Con ello se está sirviendo a los intereses estratégicos y de seguridad nacional de Estados Unidos, plasmados en la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte. Lo más grave es que el gobierno renuncia al manejo soberano de nuestros recursos energéticos, compromete aún más la seguridad nacional y estrecha los vínculos de subordinación, incluso militar, a los intereses estadunidenses. Nos encontramos ante la quiebra moral y un acto más de traición por quienes mal gobiernan nuestra patria. Por lo tanto, decidimos emitir el siguiente

Pronunciamiento

1. Los soldados que tuvimos el honroso deber de servir en las filas del Ejército Mexicano, jurando defender la bandera tricolor, emblema de nuestra patria, hasta alcanzar la victoria o perder la vida, rechazamos la reforma energética porque es entreguista, antipatriota y porque viola el espíritu de la Carta Magna al comprometer el desarrollo independiente, justo, sustentable y soberano del país.

2. Los soldados que protestamos cumplir y hacer cumplir la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, descendientes de aquellos que lucharon en las guerras de Independencia, de la Reforma y de la Revolución; los que combatieron al imperialismo estadunidense y a los invasores franceses, los Juanes que humillaron a los gringos en la Batalla de El Carrizal, Chihuahua, nos comprometemos a luchar hasta echar abajo la reforma energética, unidos a los distintos sectores sociales opuestos a las reformas estructurales, como condición para revertir este despojo que hace el grupo gobernante al pueblo mexicano.

3. Los patriotas del Ejército del pueblo en armas llamamos a los soldados de la Revolución en activo o retirados, diplomados de Estado Mayor o tácticos, generales, jefes, oficiales, cadetes y tropa, a los altos mandos y mandos superiores a cumplir su juramento hecho ante el lábaro tricolor y la promesa frente a la tropa formada de cumplir y hacer cumplir la Constitución de 1917. Ni un paso atrás por la dignidad, la libertad, defender la soberanía y rescatar los recursos para el pueblo de México y la sociedad mexicana. Por nuestro honor de soldados estaremos a su lado en esta gloriosa campaña. Ni un paso atrás por recuperar para nuestra patria la libertad, la dignidad y la justicia.

¡Viva el general Lázaro Cárdenas del Río! ¡Viva el general Francisco J Múgica! ¡Viva el general Felipe Ángeles! ¡Viva Zapata! ¡Viva Villa!

Firman 30 soldados y marinos de las Fuerzas Armadas Mexicanas

 

 

 

Contralínea 429 / del 22 al 28 de Marzo 2015