Autor:

José Ángel Escamilla Rodríguez*

La masacre de 12 personas en las instalaciones de la revista satírica Charlie Hebdo despertó reacciones de solidaridad y polémica en torno a la situación de la población musulmana en Europa y la libertad de expresión. La comunidad internacional y las redes sociales han manifestado su condena a estos hechos, por ejemplo con el hashtag #JeSuisCharlie (yo soy Charlie), sin embargo también están ocurriendo hechos de sangre en lugares como Nigeria que requieren atención.

La organización musulmana terrorista Boko Haram ha sido noticia en los últimos días. Las poblaciones nigerianas de Baga y Doron Baga fueron atacadas y arrasadas a partir del 3 de enero. Según Amnistía Internacional, el ataque dejó 3 mil 700 estructuras dañadas, y los asesinatos indiscriminados, que incluyeron a niños, podrían ser 2 mil.

Un reciente artículo del especialista en África Ioannis Mantzikos, de la revista Perspectives on Terrorism facilita una radiografía de este grupo, el cual ha devastado la economía en el Noroeste de Nigeria, uno de los países más pobres de la región. Esta organización existe desde 2010 y en ese pequeño periodo se ha convertido en la organización yihadista más letal dirigiendo sus ataques a cristianos, ministros de culto musulmanes críticos, líderes tradicionales, sospechosos de colaborar con sus enemigos, oficinas de la Organización de las Naciones Unidas y escuelas para mujeres y, por si fuera poco, contra empleados de la salud que desarrollaban campañas de vacunación contra la polio.

Mantzikos afirma que para la primera mitad de 2014 Boko Haram sobrepasó al Estado Islámico en términos de letalidad. Entre sus ataques más notables se encuentra el atentado a una escuela para mujeres en el Norte de Nigeria, donde secuestró a casi 300 mujeres y amenazó, en un video, el 5 de mayo con venderlas como “esposas” mientras expresaba su rechazo a la idea de educar a las mujeres. Hasta ahora no se sabe su paradero. Ese mismo 5 de mayo, Boko Haram atacó el pueblo de Gamboru Ngala, matando a más de 300 personas. Éstos son sólo algunos acontecimientos.

Sólo en la primera mitad de 2014 Boko Haram mató a más personas que el Estado Islámico, Al-Qaeda de la península árabe y los talibanes combinados: 2 mil 924 personas.

José Ángel Escamilla Rodríguez*

*Historiador por la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa

 

Textos relacionados:

 

 

 

Contralínea 422 / del 01 al 08 de Febrero 2015

 

 

 

 

 

 

Comments

comments