Autor:

La práctica de la minería tiene consecuencias positivas y negativas, como toda actividad industrial extractiva, pero en nuestro país esta práctica es ejercida con leyes a modo en el mejor de los casos y, en otros, violando toda legalidad. La experiencia en la minería terrestre ha sido desastrosa a lo largo de nuestra historia y ha tenido un altísimo costo social y medioambiental, sólo comparable con las riquezas que les ha generado a unos cuantos empresarios nacionales y a las grandes trasnacionales, sobre todo a las canadienses que en los últimos años han acaparado ese rubro. Si lo anterior ha sido la cotidianidad de la minería terrestre, para la cual se tienen ciertas consideraciones en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y se cuenta con la Ley Minera de 1992 (aunque ésta fue confeccionada muy a modo para permitir la entrada de las trasnacionales y que éstas practicaran una minería a gran escala), por sentido común debemos prever un escenario más catastrófico en el rubro de la minería submarina, pues esta práctica no está específicamente legislada en México. Por lo anterior, el trabajo periodístico en este tema es fundamental, pues si el gobierno desconoce la materia y su práctica aún no está legislada es muy conveniente que en un asunto de tal envergadura se tomen en cuenta todas las voces concernientes; y es aquí donde el trabajo de un reportero y su medio de comunicación son fundamentales para la comunidad y para el gobierno mismo.

Es de todos sabido que algunos medios de comunicación en el país tienen ciertas agendas compaginadas con los tiempos políticos y con las intenciones de algunos sectores de la oligarquía empresarial y que otros son críticos al sistema y basan su proceder en el acontecer social más allá de intereses partidarios o económicos. Con el uso del internet han surgido a lo largo y ancho del país medios de comunicación independientes que están concentrados en la cobertura de sus localidades y estados. Es el caso de BCS Noticias (www.bcsnoticias. mx), medio alternativo que inició funciones en noviembre de 2013, dirigido por Erik Murillo y en cuyo equipo de periodistas se encuentra Carlos Ibarra, quien es encargado de cubrir las cuestiones relacionadas con el medio ambiente. A Ibarra lo conocí a través de uno de sus reportajes (Carlos Ibarra Meza, El Independiente, http://diarioelindependiente.mx/portal/2014/04/tres-empresas-interesadas-en-mineria-marina-en-comondu/ ). Desde entonces he seguido sus trabajos, sobre todo aquellos referentes a la minería submarina; y fue a partir del reportaje mencionado que escribí un artículo al respecto (http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2014/05/25/mineria-marina-en-baja-california-sur-riesgo-ambiental-social-inminente/ ). Ibarra ha dado una especial cobertura al asunto de la minería submarina que se pretende llevar a cabo en el corredor pesquero San Carlos-Las Barrancas-San Juanico, en Baja California Sur, en la costa del Océano Pacífico.

Desde ese primer reportaje y hasta ahora –que forma parte de BCS Noticias–, Ibarra ha generado alrededor de 2 decenas de ellos (la mayoría pueden ser consultados en la página de BCS Noticias) sobre el conflicto social generado a partir de las intenciones gubernamentales y privadas de realizar minería submarina en la zona mencionada. El trabajo de Ibarra ha consistido en atender la mayoría de los asuntos relacionados con esto, dando voz en sus textos a las diversas personas y facciones involucradas, tales como las cooperativas de pescadores de la zona, las universidades que han realizado diversos estudios y emitido comunicados al respecto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ambientalistas y activistas, así como a representantes de las empresas mineras y por supuesto a los gobernantes municipales y estatales de Baja California Sur. En suma, ha dado una cobertura amplia al tema atendiendo a los diversos sectores involucrados, ni más ni menos que lo que le corresponde a un periodista cuando hace un trabajo honesto.

A través del diario El Sudcaliforniano, el 12 de noviembre de 2014 se publicó una entrevista con el licenciado Luis Manuel Guadarrama (http://www.oem.com.mx/elsudcaliforniano/notas/n3603622.htm ), quien además de exponer diversas situaciones a favor de Exploraciones Oceánicas, S de RL de CV (principal interesado en realizar minería submarina en Baja California Sur), habla sobre supuestos ataques recibidos por esta corporación a través de la página de BCS Noticias (cabe señalar que la entrevista no está firmada); y entre muchas otras cosas y personas a la que el licenciado Guadarrama se refiere, menciona que Carlos Ibarra dirige un blog (BCS Noticias) y que en esta plataforma ha difamado, distorsionado y expuesto mentiras a medias sobre el asunto de la minería submarina, además de decir que forma parte de un grupo delincuencial que se dedica a extorsionar a diversas empresas entorpeciendo el desarrollo de sus proyectos a cambio de dinero. En una “entrevista” que suena muy a modo para hacer parecer a la corporación minera como un mártir que sufre de los despiadados ataques de “seudoambientalistas corruptos y codiciosos” se deja entrever las intenciones de linchamiento contra un medio de comunicación alternativo y comprometido del que Carlos Ibarra forma parte y en particular contra el trabajo periodístico del reportero, persona a la que entre otras, se menciona es objeto de denuncias por sus “criminales” trabajos periodísticos. ¿Será acaso intimidación contra el trabajo honesto de un reportero? Después de leer la seudoentrevista puedo concluir que el mayor enemigo de la empresa minera en cuestión es el trabajo periodístico veraz y comprometido. De los otros asuntos, como las bondades de la minería submarina que se mencionan en la seudoentrevista ya el lector podrá juzgar al consultarla.

Con respecto a esta entrevista a modo, el director de BCS Noticias ejerció su derecho de réplica y El Sudcaliforniano publicó la misma en www.oem.com.mx/elsoldepuebla/notas/n3606268.htm . Réplica en la que Ibarra también expone su postura contra las acusaciones recibidas a través de El Sudcaliforniano. Por mi parte puedo decir que he dado seguimiento al desarrollo de diferentes conflictos sociales que ha generado la megaminería y la minería submarina en Baja California Sur, y que en mis incursiones de investigación y documentación al respecto tuve el agrado de conocer a Carlos Ibarra, quien a través de ese primer reportaje mencionado me hizo interesarme en lo concerniente a la minería submarina, lo que me llevó a adentrarme en el tema y a ver lo pernicioso de esta forma de extracción de minerales.

El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, ha señalado que para ejercer esta práctica: “Se requiere elaborar un marco jurídico respetuoso del medio ambiente y de los derechos de quienes quieran explorar y explotar el fondo marino, así como desarrollar los conocimientos científicos y técnicos para hacerlo de manera eficiente, liderazgo de las autoridades y capital privado para hacer que estas aventuras resulten rentables” (www.economia.gob.mx/eventos-noticias/informacion-relevante/9937-boletin155-13 ). Lo que constata la falta de conocimiento del gobierno sobre la minería submarina. Además de lo anterior también creo que sería necesario generar un marco jurídico respetuoso de las comunidades que viven y dependen del entorno del medio marino que se pretende explotar, y legislar sobre todas las implicaciones que una actividad de este tipo puede generar –que no son pocas– y que en su mayoría son altamente nocivas, algo que debe hacerse mucho antes de dar entrada a proyectos de este tipo. Pero eso sería lo ideal y lo ideal no sucede en México, al menos en la minería, y por supuesto no es lo que está sucediendo en Baja California Sur.

Como he esbozado en las líneas anteriores, la minería submarina es un asunto de suma importancia, en mi opinión más por lo nociva que puede ser, que por los “beneficios” que puede dar a la sociedad, y sobre todo es una materia poco conocida en nuestro país. Es por ello que el trabajo periodístico a este respecto es fundamental, pues la sociedad depende del mismo para poder generar una idea de lo que representa en todos sentidos. Es por ello que el trabajo periodístico de BCS Noticias y de su reportero Carlos Ibarra deben ser respetados y deben ser considerados de la mayor importancia para la sociedad sudcaliforniana y para nuestro país. Además de que la prensa comprometida y honesta debe manifestar su inconformidad contra los ataques mediáticos a un medio de información o a un comunicador que sólo realiza su trabajo.

Roberto E Galindo Domínguez*

*Maestro en ciencias en exploración y geofísica marina, licenciado en arqueología especializado en contextos sumergidos y buzo profesional; licenciado en letras hispánicas; licenciado en diseño gráfico

 

 

 

Contralínea 421 / del 25  al 31 de Enero 2015

 

 

 

 

 

Comments

comments