Autor:

 

  • Hacienda revisa operaciones de Pemex
  • Crea 11 empresas en paraísos fiscales
  • Recursos públicos se vuelven privados
 
La crisis que atraviesa el país ha exacerbado las diferencias y confrontaciones dentro del gabinete presidencial y, principalmente, en el equipo más cercano del presidente de la República. Uno de esos evidentes distanciamientos se ha dado desde hace varios meses entre el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, ambos amigos y colaboradores muy cercanos de Enrique Peña Nieto, al punto de que se habla que en Hacienda se revisan algunas de las operaciones financieras realizadas por la principal empresa del Estado en paraísos fiscales, sin descontar posibles cambios en el gruopo directivo.
 
En una revisión de la actuación de Lozoya Austin en Pemex, este funcionario es responsable de haber creado 11 compañías privadas, dos de ellas en sociedad con trasnacionales, revelan sus más recientes reportes a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) al tercer trimestre de 2014 y a la estadunidense Securities and Exchange Commission  (a diciembre de 2014); así como la página oficial de PMI Comercio Internacional y documentos del Registro Mercantil de Madrid.
 
Aunque de las 11 compañías, nueve son ciento por ciento de su propiedad –lo cual significa que la petrolera mexicana invierte en ellas recursos públicos tanto para su constitución como para su operación–, éstas son consideradas como no paraestatales y, por tanto, no están obligadas a la rendición de cuentas.
 
De acuerdo con los reportes oficiales, la petrolera ya consolidó las empresas PMI Infraestructura de Desarrollo, SA de CV (constituida el 12 de noviembre de 2013), Pro-Agroindustria, SA de CV (creada el 18 de diciembre de 2013), y PMI Azufre Industrial, SA de CV (fundada el 7 de marzo de 2014). Pero la lista de compañías privadas de reciente creación no se limita a las consolidadas, pues se incluye a PPQ Cadena Productiva, con residencia en Madrid, España (constituida el 29 de abril de 2013); y a MGI Enterprises, US LLC, en Estados Unidos (que data del 24 de junio de 2013).
 
En la página de Internet de PMI Comercio Internacional se informa que el 3 de octubre de 2014 se constituyeron otras cuatro empresas: PMI Servicios Portuarios Transoceánico, SA de CV; PMI Midstream del Centro, SA de CV; PMI Cinturón Transoceánico Gas Natural, SA de CV, y PMI Transoceánico Gas LP, SA de CV.
 
Aunado a éstas, Pemex también creó Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV, y Gasoductos del Noreste, S de RL de CV, en sociedad con Mexichen y con Sempra Energy, respectivamente.
 
En los reportes que la empresa productiva del Estado entregó recientemente a las autoridades de México y de Estados Unidos también destaca la consolidación del astillero español Hijos de J Barreras como empresa “ciento por ciento de su propiedad”.
 

La red privada

 
En una investigación periodística de Nancy Flores en Contralínea dada a conocer el año pasado, se explica que éstas no son las únicas empresas que Pemex ha creado como privadas a pesar de que son ciento por ciento de su propiedad: la petrolera ya contaba con otras 31 empresas con esas características, que ha constituido desde la década de 1990.
 
De éstas, el que se conoce hasta ahora como Pemex Corporativo es propietario directo e indirecto de 24, de las cuales 21 son operadas por su filial PMI Comercio Internacional. Otras cinco son propiedad de Pemex Exploración y Producción, y las 11 restantes, de Pemex Gas y Petroquímica Básica.
 
A través de esas compañías privadas, la mayoría de ellas sin oficinas ni empleados, Pemex maneja más de 1.2 billones de pesos anuales, producto de la venta de crudo en los mercados internacionales, sobre todo en Estados Unidos (Contralínea 413).
 
Al ser tratadas oficialmente como sociedades anónimas de carácter privado, las 40 compañías no son sujetas al proceso de reestructuración que estableció la reforma energética. Además, la mayoría está fuera del control legal mexicano por tener residencia en el extranjero, incluso en paraísos fiscales como Irlanda, Holanda, Suiza, Islas Caimán, Delaware.
 
Las 40 compañías tienen asignadas labores que deberían realizar directamente la petrolera y sus subsidiarias (en reestructuración), como comprar y vender energéticos en mercados internacionales, contratar deuda, desarrollar proyectos de infraestructura y asignar obras y servicios a terceros.
 
Otra de sus características es que carecen de personal, por lo que son servidores públicos adscritos a la petrolera quienes las operan desde la Torre Ejecutiva de Pemex, en el Distrito Federal.

 

Objeto de las nuevas empresas

 
Las nuevas empresas privadas tienen por objeto desde la construcción de infraestructura hasta la privatización de áreas específicas que antes eran consideradas como estratégicas para el país.
 
Por ejemplo, PMI Infraestructura en Desarrollo fue creada por las filiales privadas PMI Norteamérica, SA de CV (99.9 por ciento de acciones) y PMI Holdings, BV (0.1 por ciento), con el objeto de ser tenedora de los proyectos de la primera de sus accionistas.
 
Pro-Agroindustria se constituyó por PMI Norteamérica, SA de CV (99 por ciento) y PMI Infraestructura de Desarrollo (1 por ciento) con el objeto de construir una planta solidificadora de azufre y producir urea con amoniaco.
 
El 7 de marzo de 2014 fue creada PMI Azufre Industrial para el “desarrollo de diversos proyectos relacionados con el azufre”.
 
PMI Servicios Portuarios Transoceánico, SA de CV, tiene por objeto social construir, desarrollar, administrar, operar puertos marítimos, muelles, escolleras, almacenes, tanques de gas natural y de gas licuado de petróleo o cualquier otro petrolífero o hidrocarburo, así como la construcción o desarrollo de cualquier instalación portuaria.
 
En el caso de PMI Midstream del Centro, SA de CV, ésta fue creada para construir ductos y/o poliductos para transportar, comercializar, vender, comprar, enajenar cualquier hidrocarburo, incluyendo los denominados limpios, así como cualquier tipo de producto petrolífero sujeto a la obtención de los permisos correspondientes.
 
PMI Cinturón Transoceánico Gas Natural, SA de CV, se dedicará a construir ductos y/o gasoductos para transportar, comercializar, vender, comprar, enajenar etano y cualquier hidrocarburo, incluyendo gas natural, así como cualquier tipo de producto petrolífero sujeto a la obtención de los permisos correspondientes, así como la prestación de servicio de transporte por medio de gasoductos.
 
En el caso de PMI Transoceánico Gas LP, SA de CV, ésta fue constituida para construir ductos y/o gasoductos, poliductos para transportar, comercializar, vender, comprar, enajenar gas LP y propano, cualquier hidrocarburo, incluyendo los denominados limpios, así como cualquier tipo de producto petrolífero sujeto a la obtención de los permisos correspondientes, así como la prestación de servicio de transporte por medio de gasoductos.
 
Según el portal de Pemex en Internet, PPQ Cadena Productiva tiene por objeto social la gestión y administración de valores representativos de los fondos propios de entidades residentes y no residentes en territorio español, así como la adquisición, suscripción, tenencia, disfrute, administración y enajenación de acciones en el activo de otras sociedades.
 
Sin embargo, la información asentada en el Registro Mercantil de Madrid revela que el principal objetivo de la compañía es la sociedad que mantiene con Mexichem, propiedad del empresario Antonio del Valle, quien fuera dueño del banco Bital.
 
De acuerdo con el registro consultado, el presidente del Consejo de Administración de PPQ Cadena Productiva –Jorge Valadez Montoya, subdirector de Análisis y Proyectos de la filial PMI Comercio Internacional– tiene el “poder especial para firmar y celebrar, en nombre y representación de la sociedad, el convenio de co-inversión que celebrarán de igual manera Mexichem, SAB de CV; Mexichem Derivados, SA de CV; Unión Minera del Sur, SA de CV; Pemex Petroquímica; y Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV; con el fin de obligarse y adquirir derechos, en nombre y representación de la sociedad, bajo los términos de dicho convenio, el cual tendrá como propósito la integración de la cadena de sal-cloro/sosa-etileno-monómero de cloruro de vinilo, mediante la aportación a la sociedad Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV, por parte de Pemex Petroquímica de algunas plantas industriales del complejo Pajaritos y por parte de Mexichem, SAB de CV, de la planta industrial de salmuera-cloro-sosa, para que posteriormente Mexichem y Pemex Petroquímica –este último a través de PPQ Cadena Productiva– participen en el capital social de Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV” (sic).
 

El caso de PPQ

 
La española PPQ Cadena Productiva, SL, revela la forma en la cual Pemex maneja los recursos públicos en sus negocios privados. Y es que en los primeros meses de 2014 le fueron transferidos, primero, 2 mil 993 millones 531 mil 123 pesos (173 millones 89 mil 69 euros) del erario de la filial Pemex Petroquímica; y luego otros 21 millones 946 mil 24 pesos (1 millón 269 mil 290 euros) de Pemex Corporativo, a través de PMI Holdings, BV.
 
Así consta en el historial de PPQ Cadena Productiva, obtenido en el Registro Mercantil de Madrid. El documento descubre que Pemex Petroquímica adquirió en marzo pasado un paquete con valor de 173 millones 89 mil 69 euros por igual número de acciones, mientras que PMI Holdings, BV, aumentó su participación en 1 millón 269 mil 290 euros en junio de 2014.
 
Al registrar esa última transferencia en el historial mercantil el 1 de julio pasado, se establece que “el capital social se fija en la suma de 174 millones 358 mil 359 euros”. Se agrega que “las participaciones representativas del capital social se encuentran íntegramente asumidas y desembolsadas”. El dinero proveniente tanto de PMI Holdings como de Pemex Petroquímica se depositó en la cuenta 0128/0010/98/0500021077, abierta en el español Bankinter.
 
Dicho capital, sin embargo, no permanecerá en las cuentas de PPQ Cadena Productiva. Y es que el multimillonario monto beneficiará directamente a la sociedad que Pemex Petroquímica tiene con la compañía privada Mexichem –hecha pública en septiembre de 2013, pero pactada sin licitación desde enero de ese año–, para “co-invertir” en el complejo petroquímico Pajaritos (Veracruz), hasta entonces propiedad de la nación.
 
De los datos consultados se desprende que, aunque PPQ Cadena Productiva es propiedad de Pemex Corporativo y Pemex Petroquímica, los recursos serán destinados a una tercera sociedad: Petroquímica Mexicana de Vinilo, SA de CV. Esta empresa es justamente la que constituyeron Mexichem y Pemex, por conducto de PPQ, para “co-invertir” en parte del complejo Pajaritos.
 
Al respecto, el historial mercantil indica que Pemex Petroquímica suscribirá y desembolsará los más de 173 millones de acciones que posee de PPQ mediante una “aportación no dineraria del derecho de crédito frente a Petroquímica Mexicana de Vinilo, resultante de la ejecución de la correspondiente escritura de compraventa de determinadas plantas industriales de etileno, monómero de cloruro de vinilo (Clorados III), servicios auxiliares, tratamiento de efluentes, incinerador y turbogeneradores del complejo petroquímico de Pajaritos, ubicados en Coatzacoalcos, Veracruz, México”.
 
Agrega que “la aportación del derecho de crédito se realizará por su valor nominal, que asciende a 2 mil 993 millones 531 mil 123 pesos y que se corresponde con el valor de adquisición de los bienes objeto de transmisión en la mencionada escritura, tal y como resulta del avalúo de los mismos realizado por el Instituto de Administración y Avalúo de Bienes Nacionales, organismo descentralizado de la Secretaría de la Función Pública”.
 
oficiodepapel@yahoo.com.mx 

 

 

Comments

comments