Inercias y descubrimientos

Autor:

En su reciente gira, Enrique Peña Nieto insistió que “el comercio internacional es el motor del crecimiento de México”, ya que dicha actividad representa más del 60 por ciento del producto interno bruto. Por otro lado, sabemos que en 2015 se prevé aumentar 42 por ciento del gasto en burocracia; una de las dependencias que tendrá más personal eventual será la Procuraduría General de la República, que aumentará en este renglón ¡20 veces! (ambas noticias en Animal Político, 11 de noviembre de 2014).

Esto demuestra, cuando menos, dos cuestiones: que las giras internacionales en este sexenio son una prioridad y continuarán en los próximos años, lo que hace evidente que el actual gobierno no aprendió nada del echeverrismo al salinismo, y que lejos de invertir en proyectos que beneficien a la nación (refinerías, hospitales, escuelas, empresas pequeñas y medianas ligadas a la ciencia, etcétera), lo trascendente es contratar más trabajadores que puedan ser manipulados, ya que los eventuales se encuentra a expensas de la voluntad de sus jefes.

En síntesis, seguimos los dictados de los organismos internacionales, algo que era muy claro por las llamadas reformas estructurales que se acordaron en el Pacto por México, y que ahora se intentan profundizar con acuerdos comerciales en el exterior. Y el mercado interno que necesitamos para que las crisis no pegue tan recio, no se sucederá, ya que ni se eleva el salario mínimo ni se dota a los trabajadores de bases firmes para su desarrollo. Dos asuntos económicos que parecieran fuera de contexto en esta crisis social y humanitaria que vivimos, pero que muestran claramente los intereses de una clase política ligada a los empresarios (incluso del narcotráfico) y supeditados al exterior.

Prueba de lo anterior es que ahora la famosa Casa Blanca (ubicada en Sierra Gorda, 150, Lomas de Chapultepec) de la “familia presidencial” se hizo con apoyo y colaboración de empresarios. La residencia que aparentemente es de Angélica Rivera fue patrocinada por el Grupo Higa, de Juan Armando Hinojosa. Y ahora también conocemos que la habitación original de la asimismo llamada Gaviota, en Paseo de las Palmas, 1325, le fue adjudicada por Televisa Talento, SA de CV, el 14 de diciembre de 2010, unos días antes de que contrajera matrimonio con Enrique Peña Nieto. Éste inmueble tiene un valor de 27 millones de pesos (Enrique Galván, La Jornada, 11 de noviembre, citando una investigación de Aristegui Noticias).

Según la compañera de Radio Educación María Eugenia Pulido (YouTube, 11 de noviembre), las residencias de tres mujeres que ganaron el Premio Óscar de cine: Meryl Streep, en 1982 y 2001, está cotizada en 5.2 millones de dólares; la de Charlize Theron, que lo recibió en 2004, vale 3.5 millones de billetes verdes; y la de Natalie Portman, que levantó la estatuilla en 2010, fue adquirido en 2.2 millones de monedas estadunidenses. Angélica Rivera, premiada por Tv y Novelas en 2008, su mansión está arriba de los 7 millones de dolarucos.

Saque usted conclusiones de quién puede haber ganado más dinero en su trayectoria artística.

En tanto, Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia, nos intenta explicar, sin conseguirlo, los enredos de la compra de esa emblemática Casa Blanca. Mientras, Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, acepta que fue Peña Nieto el que revocó a los ganadores del tren a Querétaro, aunque antes el subordinado de Enrique insistió que todo estaba en orden. A su vez, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, aclara por qué expresó: “Ya me cansé”, algo que, insistió, es humano (sic animal).

Por otro lado, hay una serie de informaciones que sobresalen en este clima de justificaciones vanas.

Una de ellas la proporcionó el atendible sacerdote Alejandro Solalinde. Dijo que la pareja conformada por José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda fue detenida en Veracruz y trasladada a Iztapalapa con el objeto de que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) saliera como responsable de todo. Aunque alertó el religioso que dicha organización ha sido comparsa junto con el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de sacar adelante las reformas del actual gobierno. Anotó el clérigo que la administración federal está a favor del neoliberalismo y castiga la disidencia.

Sabemos, desde hace tiempo, que existen provocadores cada vez que hay manifestaciones. Acciones que se iniciaron el mismo día que tomó posesión Enrique de Atlacomulco.

A últimas fechas, empero, se han significado por su vandalismo incendiario y la captura de inocentes. El caso del Metrobús donde arrestaron a tres personas, un estudiante y un profesor, los cuales salieron libres por falta de pruebas, es un ejemplo. Incluso la estación Ciudad Universitaria que se dijo iba a estar cerrada 3 meses ya se reabrió, pues resultaba evidente que no sufrió mayores daños. Aunque en los medios oficiales y oficiosos se exageró el asunto y se llamó al linchamiento contra los universitarios.

El caso de la puerta quemada en Palacio Nacional es más patente. Un video de El Universal, proporcionado a este escribidor por el compañero de afanes Humberto Musacchio deja en claro varias cuestiones: un hombre de tipo militar, borracho, al que iban a linchar es quien promovió acciones violentas; César Villa quedó herido media hora sin que nadie lo atendiera; Luis Andrés Villegas fue aprehendido por asistir de forma pacífica; lo mismo capturaron a quienes estaban en una cafetería; un hombre con uniforme de los Pumas era parte de la policía; Francisco Ismael Ramírez fue apartado por filmar lo que ocurrió entonces…

Es decir, recordando a Víctor Serge: provocación y represión siguen como métodos del priísmo más añejo y hoy reciclado. Quizá por eso Luis Adrián Ramírez, secretario general del Frente Juvenil Revolucionario (PRI), clamó por el regreso de Díaz Ordaz para que, mediante la represión, “tranquilice” el país.

Lo importante es que hay muchos elementos que ponen en entredicho las acciones gubernamentales. Por ello, la Asamblea Interuniversitaria rechazó la versión de Murillo Karam acerca de la “quema” de los 43 normalistas y llama a un paro el 20 de noviembre, al cual deberemos asistir de negro, igual que la nueva bandera mexicana, que en lugar de sus tres colores: verde, blanco y rojo, es en los extremos oscura y en medio blanca con un águila enlutada.

Jorge Meléndez Preciado*

*Periodista

 

 

Contralínea 413 / del 23 al 29 Noviembre de 2014

 

 

 

 

 

 

Comments

comments