Autor:

 

Federico Ponce Rojas, exsubprocurador general de la República, es acusado en México y Estados Unidos de desviar recursos de Banamex a una empresa particular por casi 20 años. De acuerdo con la indagatoria –iniciada por el consorcio estadunidense Citigroup y en la cual ya participan autoridades financieras de Estados Unidos y judiciales y financieras de México–, el abogado defraudó entre 1994 y 2013 a Banamex por un monto total de más de 15 millones de dólares.
 
Como titular de la Dirección Profesional de Empresas Afiliadas, SA, Dipeasa, propiedad al ciento por ciento de Banamex, habría inflado los costos de operación de esta empresa de seguridad para desviar los excedentes a otra unidad económica no relacionada con el consorcio financiero.
 
Contralínea entrevistó a principios de 2013 a Ponce Rojas en su calidad de director de Dipeasa y de Servicios Especiales del Grupo Financiero Banamex Citigroup. Entonces el también catedrático en la Universidad Anáhuac condenó la falta de resultados en el combate al lavado de dinero y asentó: “Debemos ser claros: seudoempresarios que evaden al fisco y lavan dinero podrían ser tan peligrosos como los narcotraficantes que nos presentan los medios, encadenados en oro”.
 
Consultado acerca de los mecanismos legales para combatir el lavado de dinero en México, declaró que el Estado mexicano nunca contó –durante el sexenio de Calderón– con el arma principal: una ley que golpeara las finanzas de los cárteles, los cuales se convirtieron –en menos de 6 años– en las empresas delictivas más rentables del mundo. Por si fuera poco –observaba–  la nueva Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita es un documento “inaplicable”.
 
Dipeasa fue creada por Banamex en 1994 para proteger a los directivos del banco. Desde entonces y hasta diciembre de 2013 fue  dirigida por Ponce Rojas. Citigroup controla Banamex desde 2001. En enero de 2014 fue relevado por general José Armando Tamayo, quien fue jefe del Estado Mayor Presidencial durante el gobierno de Vicente Fox (2000-2006). Entonces en Citigroup se conocieron las “conductas ilegales” en que habría incurrido Ponce Rojas. Y es que los señalamientos también incluyen el espionaje e intervención de comunicaciones.
 
Ponce Rojas declaró a Contralínea en enero de 2013 que el lavado de dinero “debe combatirse de manera firme y contundente, pero de manera integral junto con todos los demás delitos”.
 
—¿Se hizo realmente algo significativo contra el lavado de dinero durante el sexenio de Felipe Calderón? –se le preguntó a Federico Ponce Rojas en su calidad de catedrático de la Universidad Anáhuac y directivo de Banamex.
 
—En un año se han consignado 34 averiguaciones previas y dos sentenciados, en el Distrito Federal, donde se realiza el 10 por ciento de las actividades notariales relacionadas con la actividad inmobiliaria. Hoy los notarios informan puntualmente de las actividades de más de 1 millón de pesos al registro de la Propiedad y el Comercio, a la Secretaría de Gobernación, a la Secretaría de Relaciones Exteriores (cuando hay cumplimiento de la ley de inversiones extranjeras) y, desde luego, al Servicio de Administración Tributaria (SAT). Y lo hace con certidumbre jurídica: el notario hoy exige en estas operaciones dos identificaciones: la credencial para votar que expide el  Instituto Federal Electoral (IFE) y el pasaporte. Pero estamos hablando de 90 mil reportes, que corresponden al Distrito Federal, es decir, el 10 por ciento del total. Pero solamente en el marco del ejercicio del notariado. ¿Y las otras? ¿Quién va a controlar uno por uno los reportes que se están haciendo? Es humanamente imposible. Por eso concluimos en un año solamente con 34 averiguaciones, dos de ellas con sentencia condenatoria. Eso vuelve a las leyes inaplicables e ineficaces. Y la peor ley es aquella que no se puede aplicar.
 
—Pero si no se combate el lavado de dinero, no se combate al crimen organizado.
 
—Indudablemente. Hace muchos años un procurador general de la república me comentó: “duele más una patada en el bolsillo que una patada en las espinillas”. Hay que golpear definitivamente al brazo armado del crimen organizado, pero hay que hacerlo con leyes eficientes, con procedimientos eficaces, con autoridades especializadas. Y encaminar todas y cada una de las acciones a ese crimen organizado. Y aquí debemos ser claros: seudoempresarios que evaden al fisco y lavan dinero podrían ser tan peligrosos como los narcotraficantes que nos presentan los medios, encadenados en oro. Tenemos que prestarle atención debida a cada una de las expresiones criminales que se den en nuestro país, sin calificarlas prioritariamente. Todo lo que agravie a la sociedad mexicana debe tener la misma prioridad.
 
—Qué papel juegan las instituciones financieras en el combate al lavado de dinero. ¿Son víctimas o cómplices?
 
—Lo hay es ineficiencia de la ley. No se le puede aplicar particularmente la ley a una persona. La ley es para todos. Y se aplica la que está vigente. La ley que está vigente es la que se le aplicó, por ejemplo al banco HSBC. Y es una ley tolerante, laxa.
 
—¿Y con esas sanciones tan exiguas no se está invitando a las instituciones a que laven dinero?
 
—Es la ley que hay.
 

One Comment

  1. jorge / octubre 28, 2014 at 6:54 pm

    un ex-subprocurador general de la república resulta ser un delincuente. Aquí esta otra prueba que todos los funcionarios de gobierno, legisladores y miembros del sector judicial ( en todo el país y a todos niveles) son iguales a los Abarca.
    ” todos son Abarca”

Comments are closed.