Autor:

 

I. Philip Gourevitch es un periodista estadunidense de pies a cabeza y viajero como reportero por los lugares donde se llevan a cabo las tragedias humanas de las que menos se ocupan los medios de información. En 1999 salió a la venta su desgarrador libro-reportaje periodístico: Queremos informarle de que mañana seremos asesinados junto con nuestras familias, que es la dramática crónica del terrible genocidio perpetrado en 1994 en Ruanda, África. Veinte años después del hecho, y reedición tras reedición del texto, saludamos la que aparece este año con el sello editorial Debate. La excelente traducción de Marita Osés viene desde la primera edición (editorial Destino), y de la cual proporcioné noticia bibliográfica en esta sección el 29 de octubre de 2004. Así pues, a casi 10 años de haber reseñado por primera vez la historia, no debo dejar pasar de largo esta reedición.

II. Es un texto conmovedor que, como nos recordó Ramón Lobo en su nota informándonos de otra reedición (El País, sección cultural Babelia, 9 de mayo de 2009), en sus páginas “transcurre el genocidio más aterrador desde Hiroshima y Nagasaki… Desde el genocidio nazi-fascista alemán contra los judíos… Y los demás genocidios como el de Stalin, en la [entonces] Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas; el de franceses-estadunidenses en Vietnam; el de Irak con Sadam y los Bush… Hasta los genocidios diarios en el mundo que no culminan, ni siquiera con los genocidios contra los indígenas mexicanos y del resto de Latinoamérica”. Bill Clinton, presidente estadunidense en aquel entonces, pudo haber intervenido para interrumpir la matanza que llevaron a cabo los gobernantes de la mayoría hutu, en contra de la minoría tutsi; donde con toda barbarie fueron ejecutados con masus (que es un palo con clavos), machetes y rifles, entre 800 mil y 1 millón de ellos en 100 días. Y donde hasta los sacerdotes católicos (por enésima vez, a la par del lema del Episcopado mexicano que justificó los abusos sexuales de sus ministros, ya que esto “los hace más humanos”), tomaron parte en el genocidio sobre los fieles tutsis que se refugiaron en los templos, como muestra un sacerdote de esa religión exclamando: “¡Este es tiempo de pistolas, no de La Biblia!”

III. Para completar la información, se hace necesario ver el filme Hotel Rwanda, que sustenta su guión en este libro; y nos cuenta con imágenes cómo el gerente del alojamiento llamado Mil Colinas, de nombre Paul Rusesabagina, poniendo en riesgo su vida y la de sus empleados, salvó a cientos de tutsis, contando con la ayuda de la doctora Odette Nyiramilimo. Este reportaje es un ejemplo contundente del periodismo de investigación moderno. Recordándonos que siempre el periodismo ha sido investigación de los reporteros, quienes son los ojos y los oídos de la prensa, ya no sólo escrita, sino también audiovisual, oral y su manifestación en internet. Bien que se siga reeditando este magnífico documento verídico y contrastado de cuando ocurrieron esos homicidios. Y ante los cuales Estados Unidos, Alemania… y casi toda Europa, indiferentes, decidieron mirar a otro lado para ni siquiera protestar ante el espantoso y real episodio de los modernos Caínes contra Abeles.

Ficha bibliográfica:

Autor: Philip Gourevitch

Título: Queremos informarle de que mañana seremos asesinados junto con nuestras familias

Editorial: Debate, 2009

Álvaro Cepeda Neri*

*Periodista

 

 

 

Contralínea 407 / del 12 al 18 de Octubre 2014

 

 

Comments

comments