Autor:

En el actual sexenio, todos los eventos en la Residencia Oficial de Los Pinos dedicados a homenajear deportistas han sido organizados por una sola empresa: Actidea, propiedad de los hermanos Eduardo y Mariano Gama Pizarro. De acuerdo con documentos obtenidos por Contralínea por medio de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, la firma ha sido contratada siempre por adjudicación directa de la Conade. Las siete recepciones montadas para el presidente Enrique Peña Nieto representaron un negocio de 3 millones 600 mil pesos

Entre las múltiples posibilidades de hacer negocios redondos a costa del erario se encuentra la organización de eventos para el gobierno federal. Las recepciones del Ejecutivo en honor a los deportistas mexicanos son una gran oportunidad. El éxito económico –por cientos de miles de pesos cada vez– está garantizado.

En el actual sexenio, quien aprovecha a manos llenas es Actidea, SA de CV, propiedad de Eduardo Gama Pizarro y representada por su hermano Mariano Gama Pizarro, empresa tan afortunada por su relación con la Presidencia que ni siquiera tiene que pasar por filtros o engorrosas licitaciones, pues siempre, sin excepción, ha sido contratada por adjudicación directa.

En 8 meses, de julio de 2013 a febrero de 2014, Enrique Peña Nieto encabezó siete eventos ligados al ámbito deportivo. Todos fueron servidos por Actidea en la Residencia Oficial de Los Pinos. El negocio –para la firma, no para las arcas públicas– fue generoso: 3 millones 623 mil 651 pesos, de acuerdo con las órdenes de trabajo obtenidas por Contralínea a través de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental (solicitud 1113100022714).

La encargada de conceder los contratos para el montaje de las convivencias del político priísta con los deportistas, y los ejecutivos que se benefician de ellos, fue la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), entonces a cargo del exclavadista Jesús Mena Campos, entidad cuyo mandato –por ley– es apoyar a los deportistas amateurs y no organizar eventos para el presidente de la República.

Los eventos

El 11 de febrero de 2014 el salón Adolfo López Mateos de Los Pinos se abarrotó. Muchos deseaban tocar la Copa Mundial de la Federación Internacional de Futbol Asociación. Sólo uno lo haría.

Con dinero público de los mexicanos se pagaron 310 mil 180 pesos por ver espléndidamente feliz a Peña Nieto por sostener el trofeo dorado que meses más tarde la selección alemana conquistaría en Brasil. La cantidad está señalada en la orden de trabajo OSOT-00017 a la que Contralínea tuvo acceso.

Coca-Cola es una de las compañías que más recursos gasta en publicidad en el mundo. En México, fue el propio gobierno el que empleó recursos públicos para la organización del evento en el que el logotipo de la trasnacional –colocado por encima de la cabeza del titular del Ejecutivo– fue extensamente difundido, en imágenes en vivo e impresas, por medios oficiales y privados, por todos lados.

No sólo Actidea ganó ese día, también la refresquera con la exitosa campaña publicitaria, con el gobernante como actor en primer plano.

 “Quiero saludar al presidente de Coca-Cola de México, empresa que financia el recorrido de la copa…”, fueron las primeras palabras del presidente Enrique Peña en su discurso, a pesar de que la cuenta corrió a cargo de la Conade.

Xoloiztcuintles, águilas y leones en Los Pinos

Parte de la misión de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, dicho por la propia entidad, es “la utilización del recurso presupuestal no como gasto sino como inversión y que promuevan igualdad de oportunidades para lograr la participación y excelencia en el deporte”.

Aun así despilfarró más de 2 millones de pesos para celebrar los triunfos de los equipos profesionales –negocios enteramente privados– de futbol y béisbol.

Anteriormente (edición 386), Contralínea informó sobre el gasto realizado para los “homenajes” a los clubes Xoloitzcuintles de Tijuana, de Jorge Hank Rhron, y América, de Emilio Azcárraga. Actidea recibió 530 mil 2 pesos con 45 centavos por el festejo en honor de los Xolos y 878 mil 459 con 38 centavos por el de las Águilas, según las órdenes OSOT-00119 y OSOT-00120, respectivamente.

Para la recepción del Club León, de Carlos Slim y Jesús Martínez, tras la consecución del torneo de futbol Apertura 2013, la Conade erogó 309 mil 268 pesos, se especifica en la orden de trabajo OSOT-00018. A diferencia de las anteriores, ésta se dio en los jardines de la Residencia Oficial, sin paneles ilustrando la victoria del equipo dentro de un salón. Sólo un par de ligeros atriles al aire libre para mostrar el trofeo y sostener dos micrófonos fueron la escenografía que justificó los cientos de miles de pesos gastados.

Actidea, para toda ocasión deportiva

No sólo futbolistas profesionales han estrechado la mano presidencial a domicilio, también peloteros de la Liga Mexicana de Béisbol. Tras vencer a los Sultanes de Monterrey y coronarse campeones, los Tigres de Quintana Roo fueron recibidos en Los Pinos, en el Salón Adolfo López Mateos, el 6 de diciembre de 2013.

La novena es propiedad de Carlos Peralta Quintero, uno de los hombres más ricos del país, presidente de Grupo IUSA y priísta de cepa, además. Y como si padecieran las mismas carencias de los miles de deportistas amateur que deben costear hasta sus propios viajes, en la orden de trabajo OSOT-00182 se describe que el servicio prestado por Actidea incluyó el “hospedaje” para la ocasión.

    

Más fotos, otra prenda personalizada, una nueva placa develada y, como siempre, discursos y sonrisas. “Primero México, después México y siempre México”, exclamó Peralta Quintero en franco respaldo a la gestión de Peña Nieto. De la visita, 474 mil 705 pesos con 45 centavos del presupuesto de México se sirvieron esta vez los hermanos Gama.

En 2013, un equipo de básquetbol infantil logró atraer la atención de numerosos países. Durante semanas se habló en centenares de medios y en diversas lenguas sobre un puñado de pequeños indígenas de México que no sólo deslumbraban por sus triunfos internacionales, también cautivaban por hacerlo descalzos y malnutridos.

La Presidencia de la República no desaprovechó la oportunidad mediática y el 25 de octubre de ese año invitó a los ya mundialmente conocidos niños triquis, campeones mundiales de minibaloncesto y al equipo femenil Las Bayonetas de Puebla.

La misma semana del evento el teléfono de Actidea timbró y una vez más transmitió la buena nueva: 501 mil 636 pesos con 15 centavos sería la ganancia de esta vez, cantidad fuera de la comprensión para la mayoría de los habitantes de la sierra triqui de Oaxaca (OSOT-00183).

Enrique Peña Nieto recibió un balón, abrazó a los niños y los subalternos del mexiquense soltaron un “¡ah!” enternecido. Por el instante Actidea cobró más de medio millón de pesos.

El 1 de diciembre de 2013, el gobierno federal otorgó el Premio Nacional de Mérito Deportivo a una de sus dependencias, la Secretaría de la Defensa Nacional, y a la pesista Carolina Valencia, vilipendiada y triunfadora con escasos apoyos oficiales.

Por el “servicio integral” y de hospedaje, la Conade otorgó 619 mil 339 pesos con 39 centavos a la empresa de los hermanos Gama Pizarro.

Contralínea solicitó entrevista con Eduardo Gama Pizarro por medio de su hermano Mariano. Hasta el cierre de edición no se recibió respuesta positiva. Por su parte, Pablo Gerardo Villagómez, director de Servicios de la Conade, rehusó la petición aduciendo no tener facultades “para dar entrevistas”. Antes de pedir licencia a su cargo, Jesús Mena Campos simplemente no respondió.

 

 

TEXTOS RELACIONADOS:

 

 

 

 Contralínea 403 / del 14 de Septiembre al 20 de Septiembre 2014

 

 

Comments

comments