Autor:

I. Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), habiendo leído Romeo y Julieta de William Shakespeare, y tras sufrir el amor imposible de Carlota, le escribe poemas y cartas con las que crea una grandiosa novela epistolar, como si fuera su autobiografía. Fueron 83 cartas que nunca envió a una Carlota comprometida para casarse con su amigo Johan Christian Kestner. Ella tenía 20 años, Goethe 30. Y volvieron a encontrarse 40 años después, durante los cuales ninguno de los dos olvidó su amor que no fue más allá del saludo y el encuentro de las miradas. Goethe es Werther (sin traducción al español) en la corta novela; y vive los sufrimientos, lágrimas y dolor por una mujer-musa a la que sólo tuvo como destinataria de las conmovedoras cartas. Entonces Carlota las lee y se enamora de Goethe; y en las llamas de ese amor imposible, Cupido-Eros disparó la flecha en una más de sus equivocaciones. Del alemán se ha traducido a varios idiomas. Al español lo hizo en 1835 José Mor de Fuentes (Espasa Calpe y Porrúa). La obra causó en su tiempo toda clase de sentimientos encontrados. Y hoy es una novela que se lee con lágrimas en los ojos, buscando en los recuerdos de la mujer-lectora si fue Carlota y el hombre-lector si fue un Werther.

II. Fausto, Los años de aprendizaje de Guillermo Meister, Herman y Dorotea, Las afinidades electivas, y Obras completas (con la espléndida traducción de Rafael Cansinos Assens); además de su poesía, donde vive su amor por otra Carlota (von Stein), son obras admirables de Goethe. Pero con Werther alcanza la cima de un drama arrebatador que narra lo que es el amor prohibido. Y en 4 semanas, de un jalón, casi sin parar, lo redacta. Así, en lugar de volarse la tapa de los sesos, deja que Werther se dé un balazo… “¡Carlota, Carlota, adiós, adiós!” Y agrega: “Zozobraba la vida de Carlota”, tras enterarse del suicidio por amor del joven Werther. Son muchas las ediciones de este libro magnífico. En algunas versiones lo titulan Los sufrimientos del joven Werther; en otras Las cuitas de Werther; existe una versión con pastas de lujo, antecedida de una cronología de la vida y obra goethianas; u otra con una excelente introducción sobre Werther y la bibliografía. Existen ensayos de interpretación de esta obra, pero no los necesita, pues basta con adentrarse en ella y revivir el seductor drama.

III. También su lectura, una vez iniciada, nos jala hasta terminarla; como que es el estado de abatimiento por el deseo de lograr el amor de la musa que lo motiva a “suicidarse” para revivir en su obra cumbre: Fausto. Existe la versión de Norberto Silvetti Paz (Sudamericana); y la de Pedro Gálvez. Son 12 mil 110 versos, y puesta en teatro dura 21 horas. Ya fue presentada en 2 días en Viena, Austria; y se han puesto en escena versiones sintetizadas en prosa. Goethe es un novelista, ensayista y poeta de quien no se deben dejar de lado estas dos maravillosas obras. Werther es el enamoramiento en su más pura expresión; la tentación erótica y los deseos frustrados. Fausto, en su dimensión clásica, donde encierra magistralmente la concepción de lo humano en el más alto sentido de las miserias y grandezas de las clases sociales. Ambos recorren versiones de ópera, filmes y demás metamorfosis culturales (Elisabeth Frenzel, Diccionario de motivos de la literatura universal y Diccionario de argumentos de la literatura universal, editorial Gredos).

Álvaro Cepeda Neri*

Fiche bibliográfica:

Autor: Johann Wolfgang von Goethe

Título: Werther

Editorial: Porrúa, colección Sepan cuántos…

*Periodista

 

Contralínea 401 / 31 agosto de 2014

 

 

 

 

 

Comments

comments