Autor:

Con trenes vendidos y rentados en cinco continentes, la trasnacional de origen español CAF logró colocar en México los más caros de toda su historia: son los de la línea 12 del Distrito Federal. No obstante el elevado costo, en 2010 la gestión de Marcelo Ebrard le adjudicó de manera directa y por caso de excepción el Contrato de Prestación de Servicios a 15 años por más de 20 mil millones de pesos para la renta de los 30 trenes que habrían de circular por la llamada línea dorada. La cifra rebasa por casi 15 mil millones de pesos los precios que CAF ofrece al mundo, además, supera por 12 mil millones de pesos la oferta que habría hecho Norinco al gobierno de la Ciudad por un lote de 35 trenes. A más de 130 días de la suspensión del servicio en 11 de las 20 estaciones, la Contraloría General del Distrito Federal apenas investiga el tema

Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles, el quinto fabricante de trenes más grande en el nivel mundial, ofrece a la Ciudad de México los trenes más caros del mundo, revela información de la propia compañía de origen español.

No obstante el elevado costo, el 31 de mayo de 2010, el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro; CAF de México, SA de CV y Provetren, SA de CV, firmaron el Contrato de Prestación de Servicios a largo plazo STC-CNCS-009/2010 por más de 20 mil millones de pesos, IVA incluido, para la renta de un lote de 30 trenes que habrían de circular por la Línea 12 del Metro.

El documento de 128 cuartillas –del que Contralínea posee copia– fue firmado por Francisco Bojórquez Hernández, entonces director General del STC; Juan Carlos Mercado Sánchez, subdirector general de Administración y Finanzas del Sistema; y Maximiliano Zurita Llaca, apoderado general de ambas sociedades (CAF y Provetren).

En él, las partes convienen que el valor del Contrato asciende a la cantidad de 1 mil 588 millones 152 mil 500 dólares, que al tipo de cambio actual de 12 pesos con 974 centavos, equivale a 20 mil 604 millones 690 mil 535 pesos mexicanos, apunta la cláusula 7, inciso G.

El costo rebasa por casi 1 mil millones de dólares (12 mil 125 millones 650 mil 743 pesos) la oferta planteada por la empresa Norinco Internactional al gobierno capitalino, entonces bajo la gestión de Marcelo Ebrard Casaubón.

En nueve cuartillas, la sociedad china habría manifestado su interés por poner a disposición del STC una flota de 35 trenes con costo de 653 millones 540 mil 912 dólares, IVA incluido, es decir, alrededor de 8 mil 479 millones 39 mil 792 pesos.

 “Como resultado del estudio de las condiciones que ofrece el mercado en cuanto a los requerimientos técnicos, calidad, oportunidad, precio y financiamiento, se advirtió que la empresa que cumple con todos los elementos referidos es CAF. Lo anterior, considerando que a diferencia de las demás empresas, ésta cumple en 99.5 por ciento con los requerimientos técnicos, entrega el material rodante en el plazo requerido y presenta la mejor opción de financiamiento y precio; aunado a que ofrece un grado de integración nacional superior al 50 por ciento”, explicó el STC en un comunicado de prensa difundido el 23 de diciembre de 2009.

De acuerdo con el documento, la decisión fue resultado de un sondeo con las principales empresas del ramo a nivel mundial: Alstom, AnsaldoBreda, Bombardier, CAF, Norinco, PCZ y Siemens, con el propósito de contar con una referencia sólida para conocer las condiciones económicas del mercado.

Bombardier Transportation México, SA de CV, promovió un juicio de amparo ante el Juzgado 12 de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal en contra del Sistema de Transporte Colectivo por el procedimiento de adjudicación directa.

El 21 de enero de 2010 el juez admitió la demanda de garantías y se registró bajo el expediente 31/2010. Luego de 3 meses, el 19 de abril de 2010, el juez resolvió sobreseer el juicio al considerar que el sondeo realizado por el gobierno del Distrito Federal no vincula de manera alguna a la autoridad responsable, ni le reconoce algún derecho a la parte quejosa de cuestionar el procedimiento que “en ejercicio de sus facultades, la autoridad eligió seguir [adjudicación directa]”.

Los trenes para México, los más caros del mundo

El contrato para la renta de trenes al SCT, por 20 mil 604 millones 690 mil 535 pesos es el más rentable que ha logrado CAF en el mundo:

En octubre de 2012, CAF se adjudicó el suministro de 20 trenes para el Metro de Helsinki, en Finlandia, por 140 millones de euros. Los trenes de 90 metros de largo y cuatro carros cada uno, tendrían capacidad para transportar unos 576 viajeros a la capital finlandesa. Los carros automáticos –sin conductor– iniciarán servicio entre 2015 y 2016.

El contrato se suma a otros destacados pedidos internacionales logrados por CAF. En 2007, CAF se adjudicó un contrato por 175 millones de euros (250 millones de dólares) para proveer 18 trenes de ocho vagones cada uno al Metro de Santiago de Chile.

Además de la construcción de los trenes, la compañía metropolitana de Santiago de Chile adjudicó a CAF el mantenimiento de los trenes por un período de 20 años.

En 2012, la compañía española se adjudicó un contrato para el Metro de Calcuta, India, por valor de más de 110 millones de euros. CAF se encargará de suministrar 84 carros de Metro para la línea Este-Oeste de la ciudad de Calcuta, gestionada por Kolkata Metro Rail Corporation, con la posibilidad de ampliar el contrato a otros 21 carros adicionales.

Los carros de Metro que proporcionará CAF tienen una longitud de 21 metros y medio y una anchura de 3.72 metros, con cuerpo de acero inoxidable, climatizados en su totalidad y con capacidad de 2 mil 136 pasajeros. La velocidad potencial de estos trenes es de 90 kilómetros por hora y en su diseño se han tenido en cuenta las condiciones climáticas de la ciudad india.

Ese mismo año, CAF consiguió un contrato en Brasil, en consorcio con las empresas de obra civil brasileñas CR Almeida y Santa Bárbara, por un importe de 216 millones de euros para la construcción de la obra civil, sistemas electromecánicos y el suministro de 40 unidades de siete módulos del nuevo tranvía de la región de Cuiabá, capital del estado de Mato Grosso.

 

Cuiabá fue una de las sedes de la Copa Mundial de Futbol 2014. CAF y las otras dos compañías del consorcio han firmado este contrato con el gobierno del estado de Mato Grosso a través de la Secretaría Extraordinaria de la Copa del Mundo de 2014, por un valor global de 1 mil 477 millones de reales (590 millones de euros), de los que 540 millones de reales (216 millones de euros) corresponderán a CAF.

En junio de este año, CAF logró un contrato en Turquía, junto a Mitsubishi Corporation, de un proyecto valorado en 119 millones de euros para el suministro de unidades para el Metro de Estambul.

CAF, en su papel de fabricante, será el responsable de la construcción de 21 trenes de seis coches cada uno (126 coches en total), que se utilizarán sin conductor y que circularán en la Línea UU de la red de Metro de la ciudad.

En 2009 el mismo cliente le adjudicó el suministro de 30 unidades de Metro, con una capacidad para 1 mil 300 personas, para la entonces recién inaugurada Línea Kadiko-Kartal, en la zona asiática de la urbe.

También en junio de 2014, la firma ganó un contrato para la construcción de 28 trenes que habrán de circular por la Línea 3 del Metro de Bilbao, España, por un valor aproximado de 150 millones de euros. Los nuevos trenes serán entregados entre 2015 y 2020 y los primeros estarán operativos a finales de 2016, cuando está previsto que entre en servicio la línea que une la localidad vizcaína de Etxebarri y el barrio bilbaíno de Matico.

Acreditan incompatibilidad

A pesar del alto costo de la renta de los 20 trenes, éstos no resultaron ser los idóneos. Systra, quien luego del cierre de 11 de las 20 estaciones, habría hecho el Diagnóstico de la Línea 12 del Metro, concluye que “el origen del problema no parece ser un defecto de los materiales (excepto el balastro), sino un problema muy delicado de compatibilidad a nivel de la interfaz riel/rueda”.

No obstante, la incompatibilidad no ha sido objeto de la rescisión del contrato con CAF. La Contraloría General del Distrito Federal aún está por entregar los resultados de las Auditorías 24G, 18G y 5G relacionadas con la renta de trenes de la llamada línea dorada.

Al respecto, Jorge Sotomayor, secretario de la Comisión Especial de Seguimiento al Ejercicio de los Recursos Federales que se Destinen o se Hayan Destinado a la Línea 12 del Metro, envió por escrito, en mayo de 2014, un exhorto a la Procuraduría General de la República para que se inicie una investigación en la Unidad Especializada en Delitos Fiscales y Financieros, con desglose en la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos y con el apoyo de la Unidad de Inteligencia Financiera sobre la Línea 12 del Metro.

En el documento, el diputado federal por el Partido Acción Nacional, califica al proceso de adjudicación como “opaco e ilegal” y denuncia el “presunto sobreprecio” de 1 mil millones de dólares. “Los empresarios recibieron este contrato a cambio de incurrir en cohecho con funcionarios seguramente con operaciones de lavado de dinero en España”, se lee en las fojas.

Además del exhorto, el diputado panista también solicitó por escrito a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, una investigación a fondo sobre el tema.

Desaseo, denunciado incluso por CAF

Cinco meses antes de ser beneficiada por la administración de Marcelo Ebrard, Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) interpuso un recurso de inconformidad ante la Contraloría General del Distrito Federal por considerar que el proceso se llevaba de manera irregular.

En el documento –del cual Contralínea posee copia– la trasnacional de origen español solicitaba a la autoridad la revisión del procedimiento, toda vez que de continuar sin apego a las leyes vigentes en la materia se podría causar la nulidad del mismo en agravio no sólo de CAF, sino también del Sistema de Transporte Colectivo y del interés público.

El acto impugnado fue la realización de un “sondeo” de precios, vía correo electrónico, que estuvo a cargo de la empresa de participación estatal mayoritaria del gobierno del Distrito Federal: Calidad de Vida, Progreso y Desarrollo de la Ciudad de México, SA de CV.

Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles, a través de su filial CAF de México, SA de CV, advertía a las autoridades en el escrito que un proyecto de tal envergadura no podía ser llevado con tal desaseo y desapego a la ley, mucho menos a través de una cuenta de Hotmail y por una sociedad mercantil, en lugar del propio Sistema.

El “desaseo” del gobierno de la Ciudad

El 15 de julio de 2009, a través de su exrepresentante Fernando David Estavillo Castro, CAF México, SA de CV, presentó un recurso de inconformidad en contra de dicho “sondeo”. Impugna el correo electrónico: “Ciudad de México a 26 de mayo de 2009 CV/ DG/048/2009”, fechado el 8 de julio de 2009 y emitido por Calidad de Vida, Progreso y Desarrollo de la Ciudad de México, SA de CV.

La comunicación electrónica –enviada a través de la empresa de participación estatal mayoritaria del gobierno de la Ciudad, sectorizada a la Secretaría de Finanzas del Distrito Federal– solicitaba a CAF una cotización para proveer al STC un lote de 29 trenes de siete vagones cada uno, de rodadura férrea, para la Línea 12 Tláhuac-Mixcoac de la Red del Sistema de Transporte Colectivo de la Ciudad de México.

En la inconformidad, CAF solicitó analizar los hechos a efecto de que se decretara la nulidad de la comunicación (el correo electrónico) y se ordenara a su emisora que procediera conforme a derecho en los términos de los artículos 27, 52, 54 y demás relativos a la Ley de Adquisiciones para el Distrito Federal.

A decir de CAF, el recurso tenía el fin de “evitar la realización de actos de difícil o imposible reparación” no sólo en perjuicio de sus legítimos intereses, sino, sobre todo, del interés público encomendado al gobierno del Distrito Federal y al Sistema de Transporte Colectivo, “toda vez que existen o pudieran existir actos contrarios a las disposiciones de la Ley de Adquisiciones para el Distrito Federal y de su Reglamento”.

La inconformidad fue presentada ante la Contraloría General del Distrito Federal y contiene una lista de agravios.

En el documento, CAF argumenta que una de las irregularidades que se impugnaban era la falta de observancia de las formalidades de la ley en la notificación de la comunicación.

Explicaba que el 8 de julio de 2009 recibió el correo electrónico (notificación) enviado a las 21:38 horas del mismo día bajo el asunto: “Cotización material rodante”. Para la compañía, esto resultaba claramente irregular y ameritaba por sí mismo la nulidad.

CAF hacía notar a la Contraloría que si bien la emisora de la comunicación decía (en la misma) haber recibido una encomienda del STC de realizar las gestiones necesarias para proveer al Sistema de un lote de trenes, “se ignora si cuenta conforme a derecho con las facultades necesarias para invitar a los interesados a proveer el Material Rodante o si debiera hacerlo directamente el STC” (sic).

Para CAF, llamaba la atención el hecho de que la invitación no proviniera del Sistema de Transporte Colectivo, sino de una sociedad mercantil “cuya intervención no queda suficientemente aclarada y mucho menos fundada y motivada conforme a derecho”, además de que se hizo por conducto de Santiago Usobiaga, “persona cuyo carácter no se menciona”, a través de una cuenta de Hotmail y “ni siquiera de un sitio o página web oficial”.

 

       

 

 

CAF opinaba que el “sondeo” no se apegaba a la Ley de Adquisiciones ni a la Ley de Procedimiento Administrativo, ambas del Distrito Federal; y pese a que tiene interés jurídico y comercial de participar en el proyecto, “le es indispensable que se proceda conforme a la Ley a fin de que no se haga nugatorio su derecho a participar en el mismo”.

La trasnacional observaba la presumible intención del gobierno del Distrito Federal de eludir las formalidades al ocultar que se trata de un procedimiento de invitación restringida a cuando menos tres proveedores, que si bien existe en la ley, no se menciona en el correo. Lo que resulta en un proceso además de irregular, según sus palabras, en algo “inconcebible para un proyecto de esa envergadura y trascendencia”.

Agregaba que al no mencionar que se trataba de tal procedimiento, estipulado en la ley, se incurría en la violación a los artículos 27, inciso b; 52; 54, fracciones I, II Bis, V y XVII; y 56 de la Ley de Adquisiciones para el Distrito Federal.

 “Aun cuando la comunicación se presenta como ‘solicitud de cotización’, sus términos son inconfundibles y denotan que lo que materialmente contiene, aunque lo oculte por no señalarlo como debía hacerlo, es un procedimiento de invitación restringida a cuando menos tres proveedores, que si bien existe en la ley antes citada y esta misma regula, no se menciona en el correo con la presumible intención de eludir la observancia de las formalidades que dicha ley y sus disposiciones conexas exigen.”

Otro de los agravios, según CAF, se refería al plazo establecido de 10 días hábiles (siguientes a la recepción del correo) para la presentación de una propuesta, cuando “debiera ser de cuando menos 90 días naturales”.

El plazo, señaló CAF, carecía “de toda lógica tanto técnica como comercial y resulta obvio que hace absolutamente nugatorio el derecho de cualquier participante o proveedor interesado, ya que es técnica, material y jurídicamente imposible e inviable”.

La empresa refería que la imposibilidad se derivaba de la complejidad de las especificaciones incluidas en el correo bajo la denominación: “Anexo A”, que constaba de 159 páginas –“por cierto, no suficientemente claro y que por tanto amerita aclaraciones”– y de siete apéndices, “que ni si siquiera fueron entregados”.

CAF México subrayaba que el procedimiento le causaba perjuicio en virtud de que por dedicarse directa o indirectamente a la fabricación, importación, venta, reparación y mantenimiento de trenes y vagones de ferrocarril, posee la capacidad técnica, económica y financiera, además de un interés legítimo para proporcionar en cualquier forma el material rodante.

Meses después de interpuesta la inconformidad, en diciembre de 2009 y sin que se hubiera corregido o repuesto el procedimiento, a través del STC, el gobierno del Distrito Federal bajo la gestión de Marcelo Ebrard (2006-2012) otorgó el contrato a CAF de México, SA de CV.

Por un supuesto “caso de excepción a la licitación pública”, el Subcomité de Adquisiciones, Arrendamiento y Prestación de Servicios del STC, encabezado por el entonces también director del STC Francisco Bojórquez, determinó adjudicar de manera directa a la empresa Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles de México, SA de CV, el contrato para rentar sus trenes durante un plazo de 15 años.

 

 

Textos relacionados:

 

Elva Mendoza, @elva_contra

 

 Contralínea 395 / 20 de Julio al 26 de Julio

 

 

 

 

Comments

comments

One Comment

  1. rocio lajas / julio 20, 2014 at 8:56 am

    Bueno y con todo esto porque Marcelo no esta en la carcel

Comments are closed.