Nuestros lectores

Autor:

 

Se solidariza el CCTI con Contralínea

 Periodistas de Contralínea, presentes:

 Por medio de la presente queremos hacer patente nuestra solidaridad con Contralínea ante la última agresión realizada en sus instalaciones la noche del 23 de junio de 2014.

 Conocemos su trabajo serio y profesional. Hemos sido testigos de su ética en los trabajos de investigación que fundamentan sus publicaciones.

 El hecho de llevarse sólo información y equipos necesarios para su labor periodística, de información y análisis, podría representar una intimidación a todos los trabajadores de Contralínea, tanto como un ataque a la libertad de prensa.

 En esta etapa de la historia de nuestro país en que las libertades fundamentales y derechos humanos y quienes las ejercen, periodistas y defensores, realizan sus actividades bajo amenazas y grandes riesgos, no debemos dejar pasar por alto esta agresión.

 Exigimos que las autoridades cumplan con su responsabilidad de investigar y castigar a los culpables, brindando además a Contralínea medidas de protección.

 Les enviamos nuestra solidaridad y estaremos atentos al desarrollo de los hechos.

 Por el Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad

 Doctor Javier Enríquez Sam, coordinador general; médico J Raymundo Díaz T, coordinador en Guerrero

 

 
 

 

Ataque contra la sociedad

Repruebo enérgicamente las agresiones de las que Contralínea ha sido objeto. La libertad de expresión y la libre difusión de ideas, pensamiento y, desde luego, los resultados de las investigaciones de los reporteros son patrimonio de todos, por lo cual todo ataque a esos valores constituye un ataque a la sociedad en su conjunto.

 

Francisco Villarreal González

 

 

Desde América del Sur, solidaridad con Contralínea

Desde Argentina, mi solidaridad con un medio independiente como el de ustedes, que no calla y que por eso es acosado. ¡Un fuerte abrazo!

 

Mariano Linari

 

 

Contralínea molesta al poder

 

Es evidente que el robo a sus instalaciones fue mandado hacer. A muchos debe molestar lo que la revista publica. A mí me encanta lo que escriben, diciendo tantas verdades. Así que nada más cuídense y sigan adelante. ¡Felicidades, Contralínea!

 

Cary Macías O

 

 

Detener las agresiones contra la libre expresión

 

Solidaridad con nuestros hermanos periodistas. Detener las agresiones a la libertad de expresión es nuestro objetivo.

 

Agencia Informativa Islámica Mexicana

Erubiel Camacho

 

 

Movilizarse contra las agresiones a periodistas

Indignante lo que ha sucedido a Contralínea. Debe ser motivo de una movilización nacional de los que, periodistas o no, conocemos y admiramos la labor de todos los integrantes de esta revista, de excepcional calidad y honestidad a toda prueba.

 

R Mújica

 

 

¿Sabrá Gobernación de los ataques a Contralínea?, se pregunta

Tantos ataques, procesos jurídicos ilegales, omisión de las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos e ineficacia de las investigaciones de las autoridades que ha sufrido Contralínea, me hacen pensar en alguna consigna del gobierno federal para callar a este medio informativo. Apostaría que la Secretaría de Gobernación tiene completo el expediente con la verdad de lo que ocurrió…

 

Joel Quintero E

 

 

Gobiernos federal y de la Ciudad de México, omisos

 Son condenables las distintas agresiones de las que ha sido objeto Contralínea. Está claro que sus reportajes e investigaciones afectan intereses oscuros y que el gobierno no tiene voluntad política para resguardar y garantizar la libertad de expresión. Queda sólo la solidaridad que podamos brindar a este valioso medio informativo, responsabilizando al gobierno federal y del Distrito Federal de la integridad del personal que labora para Contralínea. Difundiremos por las redes sociales esta última agresión. Nuestra solidaridad completa.

 

Héctor Barrera

 

 

“Fuerzas oscuras”, las que allanaron oficinas de Contralínea, opina

 Amigos de la revista Contralínea, reciban toda mi solidaridad ante la repetición de hechos intimidatorios que las fuerzas oscuras de México emprenden contra ustedes y contra todos los que somos sus lectores.

 

Juvenal Ramírez Yáñez

 

 

Indignada por crítica a la Unadm

Soy estudiante de la licenciatura en desarrollo comunitario en la Universidad Abierta y a Distancia de México (Unadm). Quiero expresar mi indignación al leer el artículo “Primeros egresados de la Unadm, a 5 años: ¿logro o fracaso educativo?” (Contralínea 391, 22 de junio de 2014).

 

Mi indignación obedece a que percibo los comentarios del autor, tendenciosos, prejuiciosos y basados en suposiciones negativistas (sic).

 

No niego muchas de las situaciones que manifiesta, pero esas mismas se repiten en cualquier institución educativa del país. Lamentablemente, nuestra sociedad carece de una formación ética en su gran mayoría.

 

Yo le preguntaría al autor: ¿Se desempeñan mejor los egresados (de sistemas de educación presencial) que obtienen una calificación aprobatoria durante sus estudios mediante regalos y botellas a sus mentores?

 

¿Realizan una mejor carrera profesional aquellos estudiantes que pagan a sus compañeros por la realización de sus actividades académicas para aprobar sus asignaturas?

 

¿Son mejores profesionales aquellos que roban exámenes y los comercian entre los alumnos? ¿Son mejores esos alumnos que compran exámenes resueltos?

 

No se trata de ignorar las deficiencias de un programa que se planeó para 10 mil estudiantes y que en el primer cuatrimestre rebasó las expectativas.

 

Estoy en octavo cuatrimestre, soy de la primera generación de la licenciatura. Efectivamente, hemos tardado mucho en terminar, ha habido deficiencias y, en muchas ocasiones, nos sentimos frustrados, pero por encima de los inconvenientes, aquellos que tenemos un verdadero espíritu de superación no nos rendimos.

 

Soy ama de casa. Aprobé el bachillerato según el acuerdo 286, y que quede claro, me apliqué a estudiar a conciencia, día y noche. Además, leo por mi cuenta, analizo críticamente, razono y amo a mi patria. Mi deseo de superación es un compromiso conmigo misma y no por obtener un mejor sueldo o tener más de un título.

 

En el transcurso del curso me he topado con todo tipo de personas, deshonestas, faltas de ética, que no saben hacer equipo (profesionistas y no), pero también he hallado personas magníficas, con un espíritu de superación invaluable, íntegras, comprometidas con ellas mismas, con su familia y con su patria. La diferencia radica en que son personas que tenemos sólo este medio para lograr nuestros objetivos de formación académica.

 

Aunque me da pena, porque algunas asignaturas las he recursado, tengo que decir que me ha tocado la suerte de tener excelentes facilitadores, maestros y doctores en su especialidad, exigentes, que te llevan a la reflexión y al análisis crítico, y ninguno me ha regalado una calificación. Por lo general, los facilitadores más “exigentes” son los más criticados por los estudiantes, los cuales, lamentablemente son los más. De todos mis facilitadores, uno o dos, ha mostrado indiferencia y deficiencias, según mi criterio, pero son los menos.

 

Así que me atrevo a pedirle al autor de este artículo que, en lugar de denigrar un buen proyecto, tenga el valor de utilizar su talento para despertar la conciencia de aquellos que sólo saben quejarse y encontrar los “contra” de todos y de todo.

 

Habemos personas que sí estamos aprovechando esta magnífica oportunidad. Entendemos que al ser punta de lanza haya contratiempos y deficiencias; sin embargo, ha mejorado en buena medida el funcionamiento de la plataforma.

 

En lo que a mí respecta, me indigna que los facilitadores no reciban sus pagos a tiempo, ojalá que esa desventaja se supere pronto y si, como alumna, puedo hacer algo, por supuesto que lo haré.

 

Un último favor: si pone en duda la honestidad y la integridad de los egresados de la Unadm, que tenga el valor de poner en duda públicamente también la integridad y honestidad de todos, porque no es problema de un sistema, es problema de una sociedad.

 

Muchas gracias por su atención.

 

Delfina Álvarez Salazar

 

 

Respuesta del colaborador

 Quiero agradecer a la señora Delfina Álvarez por externar su opinión con respecto a mi artículo: “Primeros egresados de la Unadm, a 5 años: ¿logro o fracaso educativo?” Y así mismo me permito aclararle algunos puntos que me parece perdió de vista en la lectura de mi texto.

Mis comentarios están fundamentados en una investigación sobre la Unadm que he venido realizando desde hace tiempo y que, además de basarse en documentos, cuenta con información de primera mano de personas involucradas en los ámbitos estudiantil y académico de la misma Universidad. Por lo que su aseveración de que mis comentarios son “tendenciosos, prejuiciosos y basados en suposiciones negativistas” es totalmente errado, pues no escribo sobre suposiciones sino sobre hechos soportados por testimonios y evidencias. No es mi culpa que la situación de la Unadm sea desoladora y sí es mi responsabilidad hacerla del conocimiento público a través de mis textos, mismos que buscan tener eco en la comunidad de la Unadm y en la sociedad en general para evitar los comportamientos mencionados y, en la medida del empeño individual y colectivo, superar las carencias y situaciones señaladas. Éstas, acepta la señora Delfina, suceden en la Unadm, pero lamentablemente ante la realidad que devela mi texto, en vez de expresar su indignación por ello, voltea a ver la problemática de otras instituciones, que no señala por su nombre. Señora Delfina, es usted una universitaria y el espíritu crítico y autocrítico debe ser una cualidad de los universitarios.

Ante la pregunta expresa que me hace la señora Delfina sobre qué estudiantes se desempeñan mejor, quiero puntualizar que en mi texto yo no dije que los estudiantes de otras instituciones fueran mejores que los de la Unadm, y quiero recalcar que al inicio de mi escrito pondero mi deseo de que los primeros egresados no hayan sido deshonestos en su desempeño académico, y que al final de mi texto confío en los mismos y cito: “esperemos que esos 38 alumnos hayan obtenido su título de manera honesta y que además sean en el campo laboral un ejemplo y guía para los compañeros que vienen detrás de ellos”. Yo no soy el que pone en duda a los egresados: es el sistema educativo de la Unadm. Yo sólo demuestro una realidad y externo mi opinión sobre ésta, serán ellos con su desempeño profesional quienes pongan o no en alto el nombre de la institución. Siempre ha sido muy fácil juzgar al mensajero y no a la causa que genera el mensaje.

Como bien menciona la señora Delfina, “no se trata de ignorar las deficiencias de un programa que se planeó para 10 mil estudiantes y que en el primer cuatrimestre rebasó las expectativas”, pero tampoco se trata de que si la demanda ha sido superior a la esperada entonces seamos complacientes con las deficiencias del programa, y más aún cuando los estudiantes afectados son un número mucho mayor. Entonces creo que nuestra exigencia a las autoridades en educación debe ser una constante hasta que se resuelvan los problemas de la Unadm.

 

Así como la señora Delfina señala ser una estudiante comprometida y honesta, también lo son aquellos estudiantes y facilitadores que me han proporcionado información de lo que sucede en la Unadm. Ellos, al manifestar lo que acontece, afrontan el problema y coadyuvan a encontrar la solución. Ellos se indignan, pero no por las críticas sino por la problemática; y no voltean a otro lado: actúan y se comprometen. Sé que en la Unadm hay buenos estudiantes y buenos facilitadores y también debe haber buenos administradores, ellos no son el problema. Lo son aquellos que denuncio en mis textos, esos son los que hay que detectar y corregir, no estamos aquí para regodearnos de lo bueno, aunque debemos señalarlo; estamos aquí para señalar los desaciertos con la esperanza de que sean corregidos.

Mi texto no busca denigrar el proyecto, lo que busca es que los responsables del mismo lo rescaten, lo corrijan y así los estudiantes –como la señora Delfina que solamente tienen esa opción universitaria– reciban una educación de mayor calidad; y que trabajadores honestos, como los facilitadores que ella menciona, obtengan condiciones laborales dignas. Pienso que no se debe escudar la situación de la Unadm en los problemas de otras instituciones, pues como la Señora Delfina menciona, el problema educativo en México no es solamente del sistema, sino de toda la sociedad. Pero esquivar las críticas volteando hacia el que se tiene a un lado no resuelve el problema, y en cambio lo perpetúa siendo parte de una sociedad acrítica.

 

Saludos cordiales.

 

Roberto E Galindo Domínguez

 

 

Se solidariza con José Enrique González Ruiz

 

Me refiero al artículo “Acerca de una rescisión sin pruebas”. Con estas sencillas dignísimas palabras, fruto de su carácter de hombre equilibrado, hombre de bien, inicia el texto de nuestro distinguido maestro doctor en derecho José Enrique González Ruiz, del día 15 de junio de 2014, que publica Contralínea y que tienen que ver con los abusivos procedimientos policíacos (“administrativos” dicen los fariseos) que en su contra, en contra de su dignidad y derechos, en contra de su familia y de México, está realizando, sí, los sigue realizando, el execrable sistema político reinante en México. La Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) es el espacio inmediato donde ocurren los sucios procedimientos. En el lado opuesto de dicho ilustre maestro se encuentra la institución mencionada con su encargado del Despacho de la Oficina del Abogado General, Federico Anaya Gallardo, que conforme al texto –el uso de palabras “duras” desafortunadamente es forzoso dada la abominable y pantagruélica sarta de facultades que dice tener el encargado del Despacho de la Oficina del Abogado General–, de buenas a primeras advertimos que dicha Universidad fue creada al amparo de dos políticos del sistema que se ufanan de ser democráticos: Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard Casaubón. Pero, ¿qué estos políticos tan polimencionados carecen del talento político para haber creado una estructura académica de fundamental importancia, sin las condiciones ni la infraestructura jurídica más elemental para una operatividad decente, para su desempeño y funcionalidad honestos conforme al Estado democrático y de derecho? Porque con estos políticos que se dicen tan populares, si llegaran a los altos mandos del país, qué le puede esperar a México…

Sucede que del contenido de lo que expone el maestro José Enrique González Ruiz y su contraparte, la UACM a través del encargado del Despacho de la Oficina del Abogado General, claramente se desprende que en esa llamada Universidad priva nada menos que un estado salvaje en el respeto, en el debido respeto a los derechos y garantías constitucionales y humanos. Este funcionario, siquiera debiera ser el titular, de quinta categoría, encargado del Despacho de la Oficina del Abogado General mencionado sólo puede tener las omnímodas facultades a que se refiere en un Estado en donde las relaciones las norman un estado de salvajismo: le asiste toda la razón al eminente maestro agraviado al afirmar que los procedimientos seguidos en su contra por la UACM cuentan con todos los vicios de un Estado autocrático y despótico. Un burócrata, un funcionario de quinto nivel, le endilga al ultrajado maestro una sarta de reproches producto de la embriaguez que sólo puede producir un estado de salvajismo donde no priva el derecho. ¿Con qué derecho un burócrata locuaz puede proferir tantas inmundicias en contra de un venerable maestro que ha entregado su vida al servicio de la nación? Porque, para George Orwell, todas esas, demasiadas, muchas, infladas, descomunales cantidades de atribuciones pueden recaer en tan insignificante ente burocrático. Que el encargado del Despacho de la Oficina del Abogado General tal tiene facultades para esto y aquello: para averiguar, para indagar, para vituperar, para abusar del poder, para hacerla de Santa Inquisición de la UACM, que para formar comisiones racistas, macarthistas, para perseguir por razones de género y por bagatelas a maestros dilectos, para admitir y rechazar sin ton ni son las pruebas de los interesados mediando el capricho, la anarquía y por tanto la mala fe más absolutos, operando así la institución académica absolutistamente mediante sus ominosas herramientas: que con su Comisión de Asuntos Legislativos de su Consejo, que con su Instancia Universitaria, que con su Junta Aclaratoria, que su Comité (de mujeres) –vaya régimen opresor, vaya régimen de discriminación– quitarle el trabajo, destituirlo de su investidura académica, confiscarle su patrimonio, difamarlo, seguramente provocarle graves consecuencias para su salud que pueden conducirle a la muerte. Sí: conducirlo a la muerte por medio de una larga tortura es precisamente lo que ansían y buscan los torturadores de la UACM. Eso es lo que está haciendo la UACM con sus maestros más venerables, porque en este país, México, los mexicanos somos víctimas, somos marionetas de fuerzas extrañas. Veamos lo que está sucediendo en otros países que sufren el azote de esas mismas fuerzas en perfecto contubernio con sus socios criollos. Zapatero a tus zapatos. Las instituciones académicas no pueden decretar penas graves ni realizar complejos procedimientos de tortura mortal como aquellos que la UACM ha impuesto y está imponiendo a sus maestros venerables; no tienen porqué ser juez y parte. No tienen porqué hacerse justicia por propia mano. No tiene porqué hacerle el caldo gordo al imperialismo-militarismo y a sus lacayos en auge. Los procedimientos sádicos –el maestro José Enrique González Ruiz los llama, con toda propiedad, “tortura”– son penales, son de naturaleza penal, por las graves penas que aplican, y por tanto son anticonstitucionales.

Las instituciones académicas son para dilucidar democráticamente problemas y cuestiones académicas en sentido material; y no tienen por qué invadir otros terrenos que corresponden a otros órganos y áreas del Estado y de la sociedad. Deseamos que el venerable maestro afectado tenga fuerzas suficientes para hacer frente a las embestidas de la maldad y de la hipocresía que se han lanzado en su contra, por el hecho de ser un gran mexicano, un batallador incansable por la vigencia de los derechos humanos en México y el mundo. Deseamos que los mexicanos, tan ultrajados por las mismas fuerzas del mal como el maestro venerable mencionado, se lancen y se desborden a luchar por desvanecer y aniquilar las graves afrentas que dicho maestro y todos los mexicanos estamos sufriendo por el sistema de mercenarios que padecemos. ¡Urge!

 

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, México, 26 de junio de 2014

 

Giap Salvador, licenciado y maestrante en derecho penal

 

 

Represión contra defensores de derechos humanos en Chiapas

 

Descripción de la situación:

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos ha recibido con grave preocupación información de fuentes fidedignas sobre la detención arbitraria de los señores Braulio Gómez Gómez, presidente de la Liga Mexicana de los Derecho Humanos (Limeddh)-Filial Jitotol; José Luis Pérez Pérez, Juan Carlos Pérez Pérez, Mario Pérez Pérez y Roberto Pérez, integrantes de la pastoral de la Parroquia de Pueblo Nuevo Solistahuacán y miembros del equipo de la Limeddh-Filial Jitotol.

La Limeddh-Filial Jitotol, en cooperación con la misión de franciscanos, han venido defendiendo los derechos de los migrantes en la zona, los cuales sufren abusos y violaciones de sus derechos por parte de la policía estatal y funcionarios migratorios. Asimismo, la Limeddh-Filial Jitotol ha venido luchando por la protección de la Selva Negra, oponiéndose a la tala indiscriminada y a los megaproyectos mineros que se han instalado en la zona.

Según la información recibida, el 24 de junio de 2014 a las 17:00 horas, el señor Braulio Gómez Gómez fue detenido arbitrariamente junto a los señores José Luis Pérez Pérez, Juan Carlos Pérez Pérez, Mario Pérez Pérez y Roberto Pérez, cuando se dirigían a su domicilio ubicado en la comunidad indígena de la Planada, en Pueblo Nuevo, Chiapas. Los cinco fueron interceptados por policías estatales y miembros del Ejército, y posteriormente fueron trasladados al Centro Estatal para la Reinserción Social de Sentenciados 14, El Amate (CERSS 14). Las autoridades no comunicaron en ningún momento a los detenidos los motivos de su detención.

Según la misma información recibida, el señor Braulio Gómez Gómez fue golpeado e intimidado mientras estuvo detenido por parte de los policías estatales. Asimismo, se le comunicó que dichos golpes eran para el fray Blas Alvarado, el fundador del albergue de migrantes conocido como La 72, en Tenosique, Tabasco, y organizador de repetidas marchas en defensa de los derechos de los migrantes.

Tras la presión y denuncias de organizaciones civiles de la región, así como del Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa y del párroco franciscano de Pueblo Nuevo Solistahuacán, fray Blas Alvarado Jiménez, ante la Fiscalía Especializada de Protección a los Organismos No Gubernamentales para la Defensa de los Derechos Humanos, los señores Braulio Gómez Gómez, José Luis Pérez Pérez, Juan Carlos Pérez Pérez, Mario Pérez Pérez y Roberto Pérez fueron liberadas alrededor de las 22:30 horas del mismo 24 de junio de 2014. Hasta la fecha aún no se ha dado ninguna justificación para la detención.

Según las mismas informaciones recibidas, dicha detención había tenido lugar poco después de que los señores Braulio Gómez Gómez, José Luis Pérez Pérez, Juan Carlos Pérez Pérez, Mario Pérez Pérez y Roberto Pérez participaran en la marcha organizada por párrocos franciscanos que empezó en Jotitol y finalizó en Bochil. Durante la marcha, la cual tuvo lugar el 7 de junio de 2014, los participantes exigían el cese de la tala de la Selva Negra y la cancelación de megaproyectos mineros, así como el respeto de los derechos de los migrantes. Durante la marcha, cuando ésta se encontraba en Puerto Cate se pudieron observar actos de hostigamiento y vigilancia por parte de elementos de la Secretaría de Gobierno, policías estatales y miembros del Ejército.

El Observatorio manifiesta su preocupación por la detención arbitraria de los señores Braulio Gómez Gómez, José Luis Pérez Pérez, Juan Carlos Pérez Pérez, Mario Pérez Pérez y Roberto Pérez, y teme que ésta haya tenido lugar como represalia de las actividades en defensa de los derechos humanos que estos han venido desarrollando. El Observatorio urge a las autoridades competentes a realizar con celeridad una investigación independiente e imparcial en torno a los hechos arriba denunciados, con el fin de identificar, juzgar y condenar, en su caso, a los responsables.

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), solicita su intervención urgente ante la siguiente situación en México.

 

 

 

Denuncia del pueblo de Mitzitón, Chiapas

A la sociedad civil nacional e internacional, a la junta de buen gobierno Corazón Céntrico de los Zapatistas Delante del Mundo, a los medios alternativos de comunicación, a los y las adherentes de la Sexta Declaración de La Selva Lacandona, a los pueblos indígenas organizados:

 Hermanos y hermanas:

El Pueblo indígena tzotzil de Mitzitón adherente a la Sexta Declaración de La Selva Lacandona nos dirigimos a ustedes para darles a conocer los últimos acontecimientos sucedidos en nuestro territorio.

Como antes hemos denunciado, nuestro pueblo se encuentra dividido por intereses externos, intereses económicos que han estado perjudicando nuestros bosques mediante la tala inmoderada de árboles de pino. Muchas denuncias hemos presentado ante la Procuraduría de Justicia del Estado de Chiapas sin que se haya detenido a nadie por dicho delito.

La tala de madera de nuestros bosques es parte de un negocio de gran escala, pues la madera que se saca del bosque de Mitzitón es llevada a aserraderos cercanos para luego mezclarla con madera “legal” que se traslada a la Península de Yucatán para la construcción de Hoteles de lujo. Sabemos que otra parte de la madera que se extrae ilegalmente y sin autorización de nuestra Asamblea o autoridades se va a otros países.

 

La tala de nuestros bosques la realizan propios pobladores de nuestra comunidad que son convencidos, usados y protegidos por personas ajenas a nuestra comunidad, así como por el propio gobierno estatal de Manuel Velasco Coello y del gobierno federal de Enrique Peña Nieto. El primero –pues son innumerables las denuncias que presentamos sin que se aplique la justicia y se detenga la tala de nuestros bosques– el gobernador Manuel Velasco nos ha enviado a muchos funcionarios disque para resolver el problema, pero jamás hicieron algo para parar la tala de nuestros bosques, sólo fueron para intentar engañarnos. Primero nos mandó a su coordinador de asesores, Eduardo Zenteno; luego al subsecretario de Gobierno, Mario Carlos Culebro; y últimamente a su secretario particular, el doctor Ramón Guzmán Leyva. Ninguno hizo nada.

También denunciamos ante la Procuraduría General de la República, pero tampoco hicieron nada. La mayor evidencia de que el gobierno federal está involucrado en el divisionismo de nuestra comunidad fue cuando detuvimos talando nuestros bosques a tres elementos del Ejército Mexicano y cargando los árboles en un camión oficial. Lo anterior le consta ampliamente al general Armando Gómez Mendoza, que fue a quien se le entregaron los elementos militares que detuvimos talando nuestro bosque.

Por eso en octubre de 2013 constituimos nuestra Policía Comunitaria, la cual recibió la orden de la Asamblea de patrullar las 24 horas nuestros bosques siendo totalmente efectiva, y hasta ahora evitamos se continuara talando nuestro bosque.

La banda que opera en nuestra comunidad es conocida como Los Camarones, y se autodenominan ser parte de Los Zetas, y no sólo se dedican al tráfico de madera sino también al tráfico de personas.

El otro interés que existe para despojarnos de nuestro territorio es para la construcción de la autopista San Cristóbal-Palenque, que como lo ha dicho públicamente el secretario general de Gobierno, Eduardo Ramírez, se hará “a las buenas o a las malas”. La construcción de esta autopista va aparejada al gran fraude que la familia Velasco cometió con la construcción del Aeropuerto Internacional de Palenque. Al mal gobierno no le importa ni le interesan los derechos que como pueblos indígenas tenemos, sólo les interesa hacerse ricos, y para eso ejecutan sus estrategias de guerra de baja intensidad en los pueblos indígenas, generando el divisionismo en nuestras comunidades, como en el caso de Mitzitón.

Por todo esto hemos tomado la decisión de actuar contra los delincuentes que operan en nuestra comunidad, quienes serán sometidos a las sanciones que acordó nuestra Asamblea y que es que desde este momento pierden cualquier derecho agrario o comunitario, por lo que deberán salir de inmediato de nuestra comunidad de Mitzitón.

Atentamente:

 

Pueblo unido de Mitziton en defensa de nuestros derechos indígenas contra las políticas neoliberales

 

Pueblo de Mitzitón, Chiapas, México, 29 de junio de 2014.

 

 

Indignada por condición de animales en zoológico de Chapultepec

Es indignante lo que se demuestra en el reportaje “La prisión de Chapultepec”. Que las autoridades atiendan bien a los animales, por favor. Se ven en muy malas condiciones. Si los animales están bien cuidados, más personas van a verlos y todos estarán más contentos, pero así lo que dan es lástima. Y no es justo. Aparte de que viven de ellos, ¿maltratarlos? ¡Ya basta!

Laura González

 

 

Sorprendida por situación de animales en zoológico emblemático del Distrito Federal

 

¿Qué les pasa? ¡Son seres vivos! Y está bien que estén en cautiverio, pero no se pasen… Merecen un trato digno y un buen lugar para vivir. ¡Cómo hacen eso! Todo lo que se hace en esta vida se paga…

Jessica Itzel Fernández Zamudio

 

 

Contra los zoológicos

Los animales merecen estar libres, así los creo Dios. ¡Ya basta de maltrato y la crueldad! ¡Nosotros somos su voz!

 

Ninfa Fonseca

 

 

El ser humano, virus en el planeta

Buen reportaje el titulado “La presión de Chapultepec”. Lamentablemente el ser humano se ha convertido en la peor plaga que posiblemente haya pisado este planeta. El ser humano no es un animal, sino un virus…

 

Enrique Ducasse

 

 

 

 

 Contralínea 393 / 06 de Junio al 13 de Julio
 
 
 
 

Comments

comments