Autor:

 

Saquean los archivos periodísticos de los reporteros de Contralínea. Alrededor de las 23:45 horas del lunes inició el atraco a las instalaciones de la revista y se prolongó hasta pasadas las 04:45 horas del martes 24, revelan los videos de vigilancia. De la redacción, los delincuentes sustrajeron 19 equipos de cómputo, una cámara de video profesional, tres pantallas de televisión, discos compactos con información editorial y personal, archivos, libretas y una grabadora de los periodistas. Todos los escritorios, gavetas y cajones del área de redacción fueron ultrajados. El caso se suma a la serie de agresiones que Contralínea ha enfrentado desde su fundación

 
Fotografías: Érika Ramírez
 
Las instalaciones de la revista Contralínea. Periodismo de Investigación –ubicadas en la transitada avenida Río Churubusco 590, colonia Del Carmen, Coyoacán– fueron asaltadas. Los delincuentes se llevaron expedientes periodísticos de los reporteros. También, documentación personal que algunos periodistas resguardaban en sus escritorios.
 
Además, fueron sustraídos 19 equipos de cómputo –incluidas las laptops del director, Miguel Badillo, y el subdirector, José Réyez–, una cámara de video profesional y tres pantallas de televisión. Los asaltantes también se llevaron discos compactos con información editorial, archivos de los temas de investigación de los periodistas, libretas y una grabadora. Todos los escritorios, gavetas y cajones de la redacción fueron saqueados.
 
Este acto intimidatorio se da en un contexto de agresiones constantes en contra del equipo de Contralínea. Tan sólo el 18 de abril pasado también fue allanado el domicilio particular del director, sin que hasta la fecha la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) haya podido resolver el caso. Ello a pesar de existir grabaciones en video de los asaltantes y el vehículo que emplearon.
 
Ahora, en el robo ocurrido la noche del día 23, se observa que la caja fuerte –localizada en la oficina del subdirector– fue violentamente forzada. Algunas puertas y ventanas fueron rotas, además de que los delincuentes movieron las cámaras de vigilancia y cortaron sus cables por lo que no se puede establecer la hora en que se fueron.
 
Cabe destacar que dichas cámaras fueron colocadas como parte de las medidas cautelares dictadas por la Secretaría de Gobernación a favor de este medio, de acuerdo con los protocolos del Mecanismo de Protección para Defensores y Periodistas. Ello, tras las peticiones presentadas directamente por la Organización de las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que se garantizara el libre ejercicio de expresión e información del equipo de Contralínea.
 
Y aunque dicho Mecanismo también incluía vigilancia permanente al lugar de trabajo, esta nueva agresión demuestra la ineficacia de Gobernación para garantizar y proteger la labor periodística.
 
Ante la más reciente agresión contra este medio de comunicación, la PGJDF inició una averiguación previa (con folio FCY/COY-2/T2/0105071406), mientras que la Procuraduría General de la República –a través de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión– generó el acta circunstanciada AC93/FEADLE/2014.
 
Como se recordará, a lo largo de su trayectoria Contralínea ha sido objeto de amenazas, persecuciones, juicios, robos, allanamientos, vetos publicitarios e informativos gubernamentales, un arresto y una emboscada.
 

Algunas de las agresiones

 
El 5 de agosto de 2007 representantes del Grupo Zeta Gas irrumpieron en las instalaciones de Contralínea; amenazaron con desaparecer la publicación y exigieron que se les revelaran los nombres de fuentes de información. Un día después iniciaron las acciones judiciales. Jesús Zaragoza López, director de Zeta Gas, presentó la primera de tres demandas por supuesto daño moral ante el Juzgado 44 Civil del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal. La demanda contra la revista y sus periodistas se resolvió en diciembre de 2008 con una resolución condenatoria.
 
Entre las irregularidades del caso destaca que el juez se excedió al dictar su resolución e impuso obligaciones de imposible cumplimiento; además, el juzgador de primera instancia pretendió respaldar su decisión con consideraciones no jurídicas, sino de apreciación personal y de valor en contra de los periodistas y del medio.
 
El 7 de noviembre de 2007 Oceanografía, SA de CV, interpuso un juicio civil por “daño moral” ante el Juzgado 40 de lo Civil, en contra de la revista y de algunos de sus reporteros.
 
Durante las audiencias se cuestionó la calidad de los periodistas, así como de las pruebas ofrecidas por ellos. Se desecharon pruebas de la misma naturaleza y calidad que las ofrecidas por la parte demandante, sin que a ésta se le hayan desechado.
 
El 13 de agosto de 2008 los abogados Graham Alberto Zubía Félix, Francisco Cuellar Ontiveros, Diego Romero Velasco, el actuario Juan Manuel Aguilar Maya y el perito auxiliar Sergio Guillermo Gonzáles Pulido, de la empresa gasera Zeta Gas, allanaron las instalaciones de Contralínea acompañados por guardaespaldas armados y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.
 
Contralínea interpuso una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por acoso judicial y amenazas de muerte el 12 de septiembre de 2008.
 
El 16 de enero de 2009 elementos de la Policía Bancaria e Industrial del Distrito Federal arrestaron a Miguel Badillo, director de Contralínea. El 11 de febrero de 2009 representantes del Grupo Zeta Gas allanaron de nueva cuenta las instalaciones; exigían ingresar a los escritorios y archivos de los trabajadores y periodistas.
 
El 22 de abril de 2009 Blue Marine Technology Group demandó a Contralínea y a sus periodistas por “daño moral”.
 
El 14 de septiembre de 2009 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió la Recomendación 57/2009, donde acredita la discriminación publicitaria de la que es objeto la revista por el gobierno federal.
 
El 10 de abril de 2010 desconocidos allanaron y saquearon las instalaciones de Contralínea. En ese mismo mes, pero el día 27, la Caravana por la Paz que se dirigía a San Juan Copala fue emboscada. Entre sus integrantes estaban los reporteros Érika Ramírez y David Cilia, quienes estuvieron en calidad de “desaparecidos” dos días. Fueron rescatados el 29. Ambos periodistas presentaban deshidratación; David Cilia, tres heridas de bala.
 
Entre el 31 de agosto y el 1 de septiembre fueron asesinadas las periodistas Marcela Yarce Viveros, fundadora de Contralínea, y Rocío González Trápaga. Las comunicadoras fueron agredidas en el contexto de violencia que se vive en todo el país.
 
En diciembre de 2013, la Secretaría de Gobernación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos iniciaron una nueva investigación por las violaciones a derechos humanos cometidos por jueces de Jalisco contra periodistas de la revista Contralínea.
 
El Grupo Zeta Gas consiguió una sentencia contra el medio de comunicación violentando el debido proceso: a espaldas de los periodistas se inició y concluyó un juicio en el que no se les permitió defenderse. Esta revista fue condenada a pagar medio millón de pesos.
 
El Juzgado Noveno de lo Civil en el estado de Jalisco condenó a la revista Contralínea y a trabajadores de este medio a pagar una multa por 500 mil pesos. El proceso, promovido por Grupo Zeta a través de su filial Thermogas, inició y concluyó a espaldas del medio de comunicación, pues no se notificó a los periodistas interesados. Con ello, el Poder Judicial del Estado de Jalisco violó los derechos humanos de los hoy sentenciados y les canceló su derecho a un juicio justo, además de atentar en contra de la libertad de prensa y el derecho a la información.
 
 
 

5 Comments

  1. Mariano Linari / junio 29, 2014 at 12:18 pm

    Mi solidaridad desde Argentina con un medio independiente como el de ustedes,que no calla y por eso es acosado.Un fuerte abrazo!!!

  2. Rosa Maria / junio 30, 2014 at 11:00 am

    Es verdaderamente inportante que encripten los archivos para que los rateros no puedan leerlos y saber que se está haciendo. Sugiero GnuPG.

    Ver la E-Mail Self Defense de la Free Software Foundation para proteger la privacidad de to2 los integrantes de la revista y de la revista en sí. De preferencia dejen de usar “Güindous” como sistema operativo y migrar a LibreOffice como Suite Ofimática.

    En relación a los juicios injustos habrá que recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

    Salu2 y se agradece mucho su lucha por las libertades en este país, tan comprometidas ahora.

  3. Francisco Villarreal González / julio 1, 2014 at 5:50 am

    Repruebo enérgicamente las agresiones de que Contralínea ha sido objeto. La libertad de expresión y la libre difusión de ideas, pensamiento y, desde luego, los resultados de las investigaciones de los reporteros son patrimonio de todos, por lo cual todo ataque a esos valores constituye un ataque a todos.

  4. jose lopez / julio 9, 2014 at 11:43 am

    es repudiable el pretender acallar el ejercicio periodistico.
    felicito el valor de todos sus reporteros,y los onvito a seguir en esta linea.
    Hay muchos mexicanos que estamos hata la ma….. de todo esto y de los cotos de poder,el reto es como permearle a la sociedad que se politize mas y que deje de lado toda esa basura mediatica de la TV que lo idiotiza

  5. Guillermo / julio 12, 2014 at 12:04 am

    Completamente sin valor la palabra del presidente y del secretario de gobernación.

Comments are closed.