Autor:

El pasado lunes 26 de mayo se celebró la ceremonia de titulación de los primeros egresados de la Universidad Abierta y a Distancia de México (Unadm), casi 5 años después de que inició el proyecto educativo en 2009, antes conocido como Educación Superior Abierta y a Distancia (ESAD) y que en enero de 2012, mediante un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, se le otorgó el título de Universidad, dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Antes de seguir con mi reflexión quiero felicitar a los 38 titulados del nivel técnico superior universitario, quienes a pesar del sistema académico y administrativo de dicha “institución” han logrado completar su ciclo educativo. Claro que confío en que hayan sido de esos estudiantes aplicados y honestos que no recurrieron al copy-paste, la compra de tareas o el uso de sustitutos (otras personas) para realizar las actividades de la plataforma académica, situaciones comunes que son un secreto a voces entre los estudiantes, los facilitadores (profesores) y las autoridades (se tienen evidencias y testimonios al respecto).

Algunos facilitadores y estudiantes aceptaron conversar con Contralínea a condición de omitir su identidad por temor a represalias, cuando menos académicas o administrativas. A este respecto los facilitadores han comentado que en ocasiones anteriores, en cuanto comenzaron a externar sus inquietudes y quejas con referencia al mal funcionamiento de la plataforma virtual educativa, así como a las deficiencias administrativas que aún hoy en día prevalecen, fueron castigados al no ser contratados en el siguiente ciclo escolar, debiendo esperar uno o dos periodos más para ser convocados nuevamente.

Ahora, en la ceremonia de titulación estuvo presente el subsecretario de Educación Superior, Fernando Serrano Migallón, quien además de señalar que este sistema educativo es un reto y una opción viable para atender las necesidades del sector, comentó que la Unadm tiene una matrícula de 56 mil estudiantes. Y tiene toda la razón el señor subsecretario: la Unadm debe implicar un verdadero reto para los estudiantes, pues tener solamente 38 titulados en 5 años y del nivel técnico, cuyo programa de estudios es de 2 años y que implica una menor duración que los programas de licenciatura que son de 4 años, es muy poco. Pero eso no es todo, la cifra de titulados no solamente es ínfima, además deberíamos estar asistiendo a la titulación de la tercera generación del nivel técnico y a la primera de licenciatura, si se tiene en cuenta que los primeros estudiantes iniciaron actividades en 2009. En ese entonces el programa inició con una matrícula de 12 mil estudiantes, y para 2012 contaba con 63 mil inscritos. Cabe señalar que ese mismo año se planteaba una cifra de 14 mil alumnos que habían abandonado sus estudios. Entonces la cifra de la matrícula proporcionada por Serrano implica otra deserción estudiantil de 7 mil alumnos, que sumada a la de los 14 mil previos suma 21 mil alumnos que han abandonado la Unadm desde que se originó como ESAD, lo que significa que el porcentaje de deserción de 2009 a la fecha ha sido del 27.3 por ciento, en tanto el porcentaje de alumnos que han culminado su ciclo educativo es del 0.31 por ciento. Cifras que evidencian que su comentario sobre que la Unadm es una opción viable para el sector está totalmente alejado de la realidad; pero qué se puede esperar si el mismo subsecretario piensa que la Unadm se creó hace 2 años, cuando en realidad, como he señalado, se originó hace 5…

De las múltiples carencias académicas y administrativas de la Unadm ya di cuenta en las ediciones 317 y 324 de este semanario. La mayoría, relativa a las fallas en la plataforma virtual, la deficiencia de la calidad académica de los programas de estudio y sobre las indignas condiciones laborales de los profesores. Pero en esta ocasión debo señalar que los estudiantes consultados consideran que al menos la plataforma virtual ha mejorado, si no considerablemente, sí han notado su progreso y cómo ha sido renovada. Pero con respecto de otros temas, el panorama de la Unadm parece similar a lo reportado en los números anteriores.

La primera incongruencia que los estudiantes han hecho evidente sobre los manejos académicos de la Unadm es la ruptura de la regla que se les planteó cuando se inscribieron: los aspirantes a ser parte de la primera generación de lo que fuera el ESAD serían objeto de un examen de admisión después de cumplir un curso de preparación, examen que nunca se les aplicó, siendo aceptados todos aquellos inscritos sin tomar en cuenta sus desempeños en el mencionado curso. Además, han señalado algunas fallas técnicas de la plataforma virtual a pesar de las mejoras que aceptan ha tenido la misma. Los estudiantes han hecho énfasis en que la institución, a través de facilitadores, supervisores y otras autoridades, ha sido reiterativa en cuanto a recomendaciones, fórmulas, textos y todo lo que pudiera convencerlos sobre la necesidad y bondades de la planeación minuciosa del tiempo en cada una de las actividades, la calendarización, la creación de listas de pendientes, la priorización de los estudios frente a otras responsabilidades, la seriedad, la motivación y muchos aspectos más relativos al compromiso académico; pero señalando, en cambio, que la institución nunca ha predicado con el ejemplo y que hasta la actualidad ha escatimando información y no ha cumplido los calendarios publicados retrasando el inicio de los cursos. Asimismo señalan que muchos facilitadores son asignados a sus grupos tardíamente y que varios de éstos no están familiarizados con el uso de los programas de cómputo requeridos en el aula virtual o que simplemente no son capaces de resolver sus dudas académicas. Otra queja común es que las actividades que se les requieren en el aula virtual no tienen relación con los contenidos de los programas de enseñanza, entre muchas contingencias académicas y administrativas más. Además han señalado que el plagio de trabajos es una cosa cotidiana entre varios de sus compañeros (se tiene evidencia de la plataforma virtual de lo dicho). Y algo por demás grave que han denunciado es que algunos de sus compañeros contratan los servicios de otras personas para que les realicen las actividades e incluso los exámenes en línea de las asignaturas que les resultan más complicadas o cuando no cuentan con el tiempo necesario para realizarlas, acciones que son de sobra conocidas por los directivos académicos, ante lo cual, en el portal en internet de la Unadm, se les advierte a los alumnos: “Las actividades académicas contribuyen a tu formación profesional, permitir que otros las cumplan en tu lugar, o pagar por ello, además de constituir una falta grave al Reglamento Escolar, impide que te des la oportunidad de superarte y probar tus capacidades” (sic, www.unadmexico.mx).

En cuanto a los retrasos del inicio de actividades de cada periodo escolar, los estudiantes piensan que además de la mala planeación de las actividades, las demoras se deben en gran parte a que casi siempre se amplía el periodo de inscripciones-reinscripciones. Lo anterior hace evidente la necesidad de las autoridades educativas de incrementar la matrícula de alumnos o mantener la que se tiene. Pero eso no es nuevo, las cifras son lo que más les importa a nuestras autoridades para, como ya vimos, adornarse y vanagloriarse de logros inexistentes, como quedó de manifiesto en cuanto a la matrícula de estudiantes expuesta por el subsecretario de Educación Superior. Otra de las quejas es referente a la tardanza con que los administrativos responden –si es que lo hacen– a las solicitudes de constancias de estudio, señalando que incluso ahora no cuentan con una credencial que los acredite como alumnos. Con respecto al desempeño de los facilitadores las opiniones son variadas, aunque son pocas las que lo juzgan como excelente, la mayoría considera que su práctica es pésima, y que por lo general inician la atención a grupos mucho después de iniciado el ciclo escolar. Ante esto debo mencionar que en ocasiones no es del todo culpa del facilitador, pues éste recibe la convocatoria para integrarse o las listas de su grupo con un retraso considerable por parte de los supervisores o coordinadores de las asignaturas. Pero lo anterior finalmente pone de manifiesto que el sistema virtual y a distancia es tan burocrático como el presencial, e incluso considero que lo es aún más. Algunos estudiantes han señalado que, cuando recursan alguna asignatura, los facilitadores se vuelven menos estrictos en cuanto a la calidad de los trabajos y actividades, lo que reafirma lo expuesto en mis artículos anteriores sobre la presión de que son objeto los facilitadores por parte de los coordinadores de aprobar a la mayor cantidad de alumnos posible, incluso cuando su desempeño no lo justifica.

En cuanto a los facilitadores, todo indica que su situación laboral sigue siendo tan precaria como desde que inició la Unadm, pues a muchos aún se les adeuda el pago del cuatrimestre 2013-3, más de medio año de retraso y contando… Ante lo cual, decenas de ellos se han organizado a través de la red en diversos foros y páginas de Facebook para tomar medidas desesperadas. Por ejemplo, durante la última semana de mayo realizaron actividades coordinadas para saturar los correos electrónicos del área de recursos humanos en protesta por la falta de pagos. Entre ellos se comenta que en sus grupos virtuales hay infiltrados que comunican a los directivos de la Unadm sobre sus intentos de protestar y hacer pública su situación, ante lo cual la mayoría vive con el constante temor de no ser contratados en el siguiente ciclo escolar, pues curiosamente varios de los más contestatarios han sufrido esa especie de castigo por externar una opinión crítica. Pero el temor de la “institución” a la organización de los facilitadores para exigir sus derechos no es nuevo. Recuérdese que originalmente el proyecto ESAD contaba con un espacio en la plataforma virtual para que los facilitadores interactuaran y compartieran sus experiencias laborales, mismo que fue clausurado cuando se volvió un espacio de expresión sobre la falta de pagos y constantes agravios laborales contra los académicos. Por otro lado, entre los académicos se dice que a aquellos facilitadores con mayor antigüedad se les va separando de la Unadm sin explicación alguna, simplemente ya no son convocados, y cuando tienen suerte, después de uno o dos periodos, son contratados nuevamente, ante lo cual puede haber varias explicaciones. Yo me quedo con dos: la primera es que ante la falta de espacios laborales en el país exista una oferta excesiva de facilitadores, por lo cual la Unadm sólo escoge a aquellos más capacitados y va desechando a los menos preparados, aunque eso sería incongruente con la experiencia en la institución alcanzada por los de mayor antigüedad; y la segunda, que al no contratarlos continuamente la institución se evita cualquier demanda laboral por antigüedad en la que el facilitador pudiera demostrar la necesidad de la prestación de sus servicios a la institución. Valore usted, lector, y evalúe cuál de estas dos posibilidades pudiera ser la falta de contratación continua de los facilitadores.

Por otro lado, los facilitadores se quejan de que los programas de estudio, las actividades del aula virtual, así como los reactivos de los exámenes no son actualizados, lo que ha permitido que con el paso del tiempo los estudiantes deshonestos recurran cada vez más a la misma red para obtener las tareas o las respuestas de actividades y exámenes, de las cuales, además de las tareas que se pueden encontrar en sitios electrónicos como Scribd, entre otros, ya circulan en la red videos en los que se explica cómo ir realizando, paso a paso, las diversas tareas o actividades de muchas asignaturas, incluidas las respuestas o videos en los que se muestran diferentes screenshots (captura o imagen de pantalla) de diversos exámenes en línea contestados correctamente, basta con teclear “respuestas Unadm” o “exámenes Unadm” en cualquier buscador para acceder a gran cantidad de videos de esa índole.

Antes señalé que el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, se enfrentaría a un engendro “educativo” del panismo, y no es que le tuviera mucha confianza al secretario para resolver en su totalidad los problemas que ya desde antes presentaba la Unadm; tampoco es que esperara que a 2 años de su llegada al cargo nos entregara a la sociedad una institución totalmente renovada, con una administración eficiente y con una calidad académica de excelencia –aunque así debiera ser–, pues nuestra realidad tercermundista nos impide ya siquiera soñar con el “deber ser” de las cosas. Pero al menos esperaba que corrigiera las más graves deficiencias académicas y administrativas de la institución, para que la misma pudiera procurar una situación laboral aceptable para sus trabajadores y una enseñanza digna a sus estudiantes, pero como han dejado claro las cifras de matriculados y titulados, así como los testimonios de estudiantes y trabajadores, a 5 años de que se originó esa “Universidad” las mejoras son pocas y las carencias siguen siendo cuantiosas, además de que el sistema educativo virtual, por su permisividad y el anonimato que implica en sus participantes, está promoviendo entre los estudiantes actitudes deshonestas para aprobar sus asignaturas o culminar sus carreras. ¿O será acaso que gran parte de la sociedad mexicana no está preparada para estudiar en un sistema de estas características? Es gravísimo que en una casa educativa se cometan tantos ilícitos académicos, lo que pone en duda la calidad y probidad de sus egresados. Aunque como dije en un principio, esperemos que esos 38 alumnos hayan obtenido su título de manera honesta y que además sean en el campo laboral un ejemplo y guía para los compañeros que vienen detrás de ellos.

*Maestro en ciencias en exploración y geofísica marina, licenciado en arqueología especializado en contextos sumergidos y buzo profesional; licenciado en letras hispánicas; licenciado en diseño gráfico; integrante del taller Madre Crónica

 

 

Contralínea 391 / 22 de Junio al 28 de Junio

 

 

 

Comments

comments

7 Comments

  1. WENDOLYN PERUSQUIA RODRIGUEZ / junio 22, 2014 at 9:15 pm

    La Información que das no es del todo veridica, se nota a leguas que no has estado en la formación continua, de lo contrario te darias cuenta porque, segun tus cuentas, los numeros como que no cuadran, yo soy Wendolyn Inicie en 2010y en Diciembre me titulo, NO SOY COPY PASE, dudo mucho que los titulados lo sean, y si estubieran un poquito interesados en como va la onda, sabrian que todo esto no es mas que mentiras, basura que la gente avienta para querer desprestigiar mi Universidad. -.-

  2. gerardo ramirez / junio 22, 2014 at 10:10 pm

    es sin duda un reto mas que educativo, es de honestidad no de nuestras autoridades si no de nosotros mismos , refiriendose a la calidad educativa , lo demas es algo que no solo en lo virtual se da , lo administrativo siempre sera un lastre en nuestros sistemas gubernamentales ..

  3. Leopoldo Cano / junio 23, 2014 at 5:42 am

    Yo creo que si bien hay, hubo y habrá muchas deficiencias, también hay aciertos, y la opción a distancia -por si sola- representa un gran reto, una oportunidad y terminar un ciclo es una gran hazaña.

    ¡FELICIDADES A LA REVISTA CONTRALÍNEA!

  4. José Araujo / junio 23, 2014 at 10:42 am

    Saludos.
    Comencé a estudiar en la UnADM en el 2012 la carrera de TSU en Matemáticas ahora he terminado este nivel y estoy en proceso de titulación, en mi caso sí la realicé en el periodo establecido que es de dos años, en un principio sólo había dos cuatrimestres por año y ahora sí se están cursando tres cuatrimestres y podemos tomar hasta 6 materias para los de la modalidad cuatrimestral, y en el caso del copy-paste se da mucho sobretodo en las actividades wikis aunque no todos los alumnos hacemos eso y en el caso de las actividades se da mucho que alumnos piden que se las pasen y sólo le cambian algunas cosas y las mandan como propias eso es una realidad en la que se tiene que trabajar y tomar medidas para encontrar una solución, pero la propuesta de educación en línea es muy buena ya que muchas universidades la están adoptando como una opción , estoy muy agradecido con la UnADM ya que gracias a la institución he encontrado un buen trabajo. Y en mi caso he sido un alumno íntegro con mis actividades cuando no encuentro la respuesta que se pide en algún trabajo busco en libros o en su caso con el facilitador que para eso están para ayudarnos en nuestro proceso de aprendizaje y debemos de acudir a ellos y no a pedir trabajos hechos.
    Buen día y gracias por la crítica Constructiva sobre la UnADM, tengo fe en que será una gran universidad y eso dependerá de nosotros como alumnos.

  5. Dos Bozco / junio 23, 2014 at 11:28 am

    Además a los facilitadores se nos evalúa el número de alumnos que logra aprobar la asignatura y eso depende de si nos vuelven a contratar o no el siguiente periodo. Yo soy de la idea de que debe de aprobar solo los alumnos que lo merezcan, pero creo que a la institución solo le importa obtener matrícula sin importar que se esté graduando a gente mediocre, que recurre al plagio y que no se quiere esforzar, gente que desgraciadamente quedará trabajando en el gobierno (en el peor de los casos) no generalizo pues existen muchos alumnos que se esfuerzan y merecen lo mejor, pero desgraciadamente son la minoría.

  6. María / junio 23, 2014 at 3:37 pm

    Aunque me gustaría que los comentarios fueran públicos para dar prioridad al debate, pero aún así daré mi opinión.
    Creo, sinceramente, que las personas que estamos inscritas en esta modalidad de estudio, ya somos personas adultas, con un criterio propio y por lo tanto deberíamos ser responsables de nuestros propios actos, me parece que si existen alumnos que hagan trampas en la elaboración de sus tareas o exámenes, es porque no son honestos, no porque el sistema nos orille a serlo, en la modalidad presencial también hace trampa quien la quiere hacer, prueba de ello es que desde siempre, aun antes de existir esta modalidad, hemos tenido “profesionistas” que no saben ni “j” de lo que deberían saber , principalmente en el gobierno, y no hablo de ninguna adimistración en especial, ni de ningún partido político en particular.
    Quien es honesto consigo mismo y quiere superación personal y no solo disfraces, hace las cosas como debe hacerlas. Por lo menos yo nunca he plagiado ningún trabajo o examen, y si tardamos mas tiempo que otras modalidades en terminar una carrera, es precisamente porque para eso fue creada esta modalidad, para que pudiéramos estudiar al ritmo que cada quien pueda, llámese madres, empleadas, etcétera. Por lo que para nada considero que la UnADM sea un fracaso, a pesar de que haya fallas en el sistema, como los hay en todos lados.
    Gracias por su atención.

  7. Ignacio Reyes / junio 25, 2014 at 6:52 pm

    Pero cuánto odio le tienes a esta escuela, ¿acaso quisiste cursar “otra” licenciatura y no pudiste?

Comments are closed.