Autor:

Para Miguel Badillo

I. En todas partes se cuecen habas de poder: el narcotráfico, la clerecía, la política y sus partidos, pero desde las trincheras del periodismo combativo, Sanjuana Martínez enfrenta las tragedias de mujeres torturadas por ese machismo que llega incluso hasta el homicidio, exhibiendo los “abusos de un hombre con poder”, con el que sádicamente las atacan. Es una luchadora por los derechos humanos de mujeres y niños, implacable crítica de la pederastia clerical e insobornable en el cumplimiento de su trabajo, particularmente ejercido al máximo en la prensa escrita. Con su muy bien afianzada formación de periodista y su labor en las trincheras que apuntala su inteligente pasión sicoanalítica, nos presenta su libro Las amantes del poder. Los escandalosos usos y abusos del poder público en la vida privada, donde hizo que esas flores femeninas abrieran sus pétalos para mostrarnos sus tragedias.

II. Son ocho entrevistas que muestran a los “amorosos” (¡oh, Sabines!) que terminan siendo los coléricos malvados que maltratan a sus amantes, las injurian, abandonan, golpean y se desentienden de sus hijos, o se los quitan con la complicidad judicial. Son trogloditas del desamor, y Sanjuana Martínez los exhibe como lo que son: la canalla en el umbral del feminicidio. Algunas entrevistas son tan desgarradoras que no se pueden leer de un jalón, como la terrorífica “El nazi casinero con Calderón”. Y en esa red de abusos están coludidos diputados federales, senadores, funcionarios, etcétera. Esposas o amantes, da lo mismo para esas sabandijas que ya sean gobernadores, ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación o funcionarios del poder presidencial, se regodean en el poder y la corrupción que, como vasos comunicantes, alimentan la violencia criminal. Maritza Díaz Hernández versus Enrique Peña; Ana María Orozco Castillo versus Genaro Góngora Pimentel; Maude Versini versus Arturo Montiel; Talía Vázquez Alatorre versus Juan Iván Peña Néder; Christiane Flores Campos versus Jorge Aristóteles Sandoval Díaz; Diana Pando versus Luis Téllez; María Gómez Rivera versus Sergio García Ramírez.

III. Hay una octava entrevista deducida del escándalo sadomasoquista de la pareja conformada por Rosario y Carlos, en su fugaz nidito de amor, que dio a luz negocios, conspiraciones y chantajes; con sus padrinos de ramo y lazo Carlos Salinas y Diego Fernández de Cevallos –apodado la Ardilla, porque no salía de Los Pinos salinistas para sus transas–, cuando Televisa, Peña, López-Dóriga y Loret de Mola atacaron a López Obrador para que esa caricatura de Romeo y Julieta terminara con Rosario refugiándose en el peñismo y Ahumada en la cárcel… Sanjuana Martínez obtiene su maestría periodística de reportera de investigación y máxima singularidad por la crítica en la entrevista sin entrevista: Rosario Robles-Carlos Ahumada, tal para cual en las maniobras del amor-negocios y difamaciones contra los que querían quitar de en medio. Y nos muestra con hechos e información, que “los hechos son subversivos. Subvierten las afirmaciones tanto de líderes elegidos democráticamente como de dictadores, de biógrafos y autobiógrafos, de espías y héroes […] Subvierten las mentiras, las medias verdades, los mitos; todos esos discursos fáciles que confrontan a los hombres crueles” (Timothy Garton Ash, Los hechos son subversivos, Tusquets).

Ficha bibliográfica:

Autora: Sanjuana Martínez

Título: Las amantes del poder. Los escandalosos usos y abusos del poder público en la vida privada

Editorial: Planeta, colección Temas de Hoy, 2014

 

 

 

Contralínea 389  / 08 de Junio al 14 de Junio

 

 

 

 

 

 

Comments

comments