Autor:

El actual secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, es –junto con su familia– el principal empresario de productos petroleros en Quintana Roo. Así, el secretario de Estado encargado de velar por los intereses del pueblo mexicano en materia energética vela también desde su investidura por los intereses de sus seis empresas.
 
Los senadores Miguel Barbosa y Dolores Padierna presentaron este jueves 28 de mayo una denuncia ante el encargado del despacho de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Julián Olivas Ugalde, contra Joaquín Coldwell, secretario de Energía del gobierno de Enrique Peña Nieto, por ser accionista de diversas gasolineras en el estado de Quintana Roo, entidad que gobernó de 1981 a 1987.
 
El documento, cuya copia posee Contralínea, detalla que Joaquín Coldwell, también presidente del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex), “desde 1960 ha sido concesionario de Pemex, hasta la década de los noventa en la que obtuvo seis franquicias” [sic] para la venta de gasolina. “El referido señor Coldwell y su familia guardan como franquicitarios de expendios de gasolina de Pemex […] dicha familia es prácticamente el monopolio de ese servicio en la isla de Cozumel, Quintana Roo”.
 
La auditoría realizada a Pemex por la firma BDO Castillo Miranda, de la cual Contralínea también tiene copia, enumera las empresas en las que Joaquín Coldwell y familiares mantienen participación accionaria:
 
“• 60 por ciento de las acciones de Servicio Cozumel, SA de CV, una sociedad localizada en Cozumel, estado de Quintana Roo, que se constituyó el 1 de febrero de 1994. En esta sociedad también participan Pedro Óscar Joaquín Delbouis y Nassim Joaquín Delbouis, hijos del Secretario de Energía, con un porcentaje del 20 por ciento cada uno.
 
“• 40 por ciento de las acciones de Planta de Combustible Cozumel, SA de CV, una sociedad localizada en Cozumel, estado de Quintana Roo, que se constituyó el 1 de febrero de 1994. En dicha empresa también participa el ciudadano Fausto Nassim Joaquín Ibarra, padre del secretario de Energía, con un porcentaje del 60 por ciento.
 
“• 40 por ciento de las acciones de Gasolinera y Servicios Juárez, SA de CV, una sociedad localizada en Cozumel, estado de Quintana Roo, que se constituyó el 14 de diciembre de 1995. En esta sociedad también participan los ciudadanos Fausto Nassim Joaquín Ibarra e Ignacio Nassim Ruiz Joaquín, padre y sobrino del secretario de Energía, respectivamente, con porcentajes del 40 por ciento y 20 por ciento, en su orden.
 
“• 20 por ciento de las acciones de Combustibles Caleta, SA de CV, una sociedad localizada en Cozumel, estado de Quintana Roo, que se constituyó el 19 de noviembre de 2001. En esta empresa también participan los ciudadanos Pedro Óscar Joaquín Delbouis y Nassim Joaquín Delbouis, hijos del secretario de Energía, con porcentajes del 20 por ciento cada uno. Asimismo, participan los ciudadanos Fausto Nassim Joaquín Ibarra e Ignacio Nassim Ruiz Joaquín, padre y sobrino del licenciado Pedro Joaquín Coldwell, respectivamente, con porcentajes del 20 por ciento cada uno.
 
“• 25 por ciento de las acciones de Combustibles San Miguel, SA de CV, una sociedad localizada en Cozumel, estado de Quintana Roo, que se constituyó el 12 de mayo de 2008. En esta empresa también participan los ciudadanos Pedro Óscar Joaquín Delbouis y Nassim Joaquín Delbouis, hijos del secretario de Energía, con porcentajes del 25 por ciento cada uno. De igual forma, participa el ciudadano Ignacio Nassim Ruiz Joaquín, sobrino del licenciado Pedro Joaquín Coldwell, con un porcentaje del 25 por ciento.
 
“• 25 por ciento de las acciones de Combustibles Tatich, SA de CV, una sociedad localizada en Cozumel, estado de Quintana Roo, que se constituyó el 27 de diciembre de 2009. En esta empresa también participan los ciudadanos Pedro Óscar Joaquín Delbouis y Nassim Joaquín Delbouis, hijos de Pedro Joaquín Coldwell, con porcentajes del 25 por ciento cada uno. De igual forma, participa el ciudadano Ignacio Nassim Ruiz Joaquín, sobrino del declarante, con un porcentaje del 25 por ciento”.
 
Los senadores enfatizan en la importancia del político priísta como una de las piezas clave en la reforma energética impulsada por el gobierno federal, por la que se permitirá la incursión de capital privado en actividades antes reservadas exclusivamente a Pemex, “entre otras la de otorgar franquicias para la venta de primera mano al consumidor, de gasolina y combustibles adquiridos a la misma empresa y, en lo que, en el futuro, podrán intervenir firmas extranjeras en un mercado libre y sin limitaciones” [sic].
 
De acuerdo con la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos en su artículo 8, fracción XII, “habrá intereses en conflicto cuando los intereses personales, familiares o de negocios del servidor público puedan afectar el desempeño imparcial de su empleo, cargo o comisión”.
 
        
 
    
Por su parte, el actual secretario de Energía acepta abiertamente “que la familia Joaquín Coldwell ha participado legalmente desde 1960 en la venta de primera mano de gasolina en la Isla de Cozumel”. Argumenta que para él no existe conflicto de intereses, por ello precisa que los derechos accionarios fueron “adquiridos durante los años 1994, 1995, 2001, 2008 y 2009”, antes de asumir el cargo.
 
No obstante los intereses mercantiles y las posesiones declaradas en el sector energético, así como la información privilegiada que como secretario tendría acceso, Pedro Joaquín Coldwell fue incluido en el Poder Ejecutivo por Enrique Peña Nieto desde el inicio del sexenio, precisamente al frente de la Secretaría encargada del ramo.
 
Los funcionarios deben “excusarse de intervenir, por motivo de su encargo, en cualquier forma en la atención, tramitación o resolución de asuntos en los que tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquéllos de los que pueda resultar algún beneficio para él, su cónyuge o parientes consanguíneos o por afinidad hasta el cuarto grado, o parientes civiles, o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o hayan formado parte”, se lee en la fracción XI del mismo artículo 8 de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos.
 
De igual forma señalan que el Código Penal Federal, en el capítulo de “Delitos cometidos por servidores públicos”, en el artículo 214, fracción III, aclara que “comete el delito de ejercicio indebido de servicio público, el servidor público que teniendo conocimiento por razón de su empleo, cargo o comisión de que pueden resultar gravemente afectados el patrimonio o los intereses de alguna dependencia o entidad de la administración pública […] por cualquier acto u omisión y no informe por escrito a su superior jerárquico o lo evite si esta dentro de sus facultades”.
 
Tras hacerse público el señalamiento, la Secretaría de Energía difundió un comunicado en el que “niega” ser contratista de Pemex sin mencionar las concesiones para operar gasolineras. Tampoco respondió la solicitud de entrevista hecha por Contralínea.
 
“Un mínimo de recato y rectitud ciudadana para el cumplimiento de la ley, le hubiera obligado” a abstenerse de aceptar el cargo de secretario de Energía, expresan los senadores perredistas aL solicitar a la SFP, “en virtud de la urgencia del caso por la posición estratégica del inculpado en decisiones vitales para el orden constitucional mexicano, proceder con carácter de urgente a la substanciación del procedimiento de responsabilidad del señor Pedro Joaquín Coldwell”.

 

 

Comments

comments