Una nueva oportunidad de vida

Autor:

Válvula mitral, miocarditis, unidad coronaria, marcapasos, válvula aorta, endocarditis, medicina nuclear, ecocardiograma, prueba de esfuerzo, electrocardiograma, biopsia cardiaca… Son algunos de los múltiples términos que existen al interior del mundo que es el Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social. Adentrarse en los pasillos, consultorios y salas de hospitalización es una experiencia genial, pues permite describir e interpretar el trabajo de muchos héroes que permanecen en el anonimato, pero que al mismo tiempo son conocidos por un gran número de pacientes de todas las entidades federativas, pues el Centro Médico Siglo XXI atiende la demanda de problemas cardiacos de toda la República Mexicana.

Se trata de uno de los hospitales más importantes y reconocidos en América Latina. El trato es respetuoso y amable del personal que labora en este hospital, desafortunadamente no tan fácil de encontrar en otras dependencias de salud pública. Soy testigo de las valiosas sonrisas que regalan a pesar de las adversidades que enfrenten los pacientes o familiares.

Ya que México cuenta con una institución de este tipo, ahora es importante fomentar la creación de más hospitales con estas características y, no menos importante, generar una cultura para la donación y el trasplante de órganos. Tal campaña tendría que ser del Estado en su conjunto y debería integrar el aspecto jurídico para que las propias leyes sean promotoras –y no, como ahora, obstáculos– de la cultura de la donación de órganos. Para ello, propongo lo siguiente:

1. Que las cámaras de Senadores y Diputados modifiquen pertinentemente los artículos 328 y 345 de la Ley General de Salud. El primero propone la creación de un ministerio público especializado en donación y trasplante de órganos; el segundo, involucra la autorización de donación de órganos de la persona fallecida por parte de sus familiares.

2. Que se cuente con ministerios públicos especializados, que en un periodo de media hora a 1 hora liberen el cadáver para poder retirar los órganos donados, pues éstos tienen una duración breve de 4 horas después de fallecida la persona.

3. Que la religión católica y otras religiones, a través de sus ministros de fe, concienticen y sensibilicen a la ciudadanía para generar una cultura de donación y trasplante de órganos.

4. Realizar campañas en los medios de comunicación (televisión, radio, revistas, periódicos, redes sociales) constantes sobre la importancia de la donación y el trasplante de órganos.

5. Crear una asociación civil u organización no gubernamental, sin fines de lucro, que prevenga, canalice, oriente y atienda clínica, administrativa y/o sicológicamente a futuros pacientes y familiares con la necesidad de ser trasplantados de algún órgano (riñón, corazón, páncreas, hígado, corneas, piel, pulmón, etcétera). Se acepta que la primera dama de la República Mexicana y presidenta del Consejo Ciudadano Consultivo del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, como potencial donadora según lo publicado en los medios de comunicación el 24 de octubre de 2013, se integre o apoye esta noble causa.

6. Para iniciar la suma de ciudadanos que apoyen esta asociación civil u organización no gubernamental ponemos a sus órdenes la siguiente dirección electrónica: miguellopes2000@yahoo.com.mx

*Sicólogo educativo, doctor en enseñanza superior y profesor investigador de tiempo completo en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México

 

 

 

 

 

Contralínea 384 / 05 de Mayo  al 11 de Mayo

Comments

comments