Autor:

El gobierno de Enrique Peña Nieto reafirma la “pertenencia” e “intereses” de México en América del Norte. En el Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018. Una política multidimensional para México en el siglo XXI –del que se tiene previsto se publique en los próximos días en el Diario Oficial de la Federación– se destaca el “bloque” que México ha formado con Estados Unidos y Canadá que “aspira a la prosperidad compartida”.

 
 
Agrega que “América del Norte es la región con la que México ha realizado los mayores esfuerzos de cooperación institucional e intercambio de información de inteligencia en las dos últimas décadas”.
 
Aunque el documento –del que Contralínea posee copia– destaca la “pertenencia” de México a la región de América del Norte, sólo detalla los mecanismos bilaterales de cooperación con Estados Unidos: Frontera Siglo XXI; Comisión de Salud Fronteriza México-Estados Unidos; Frontera 2020; Comité Conjunto de Trabajo sobre Autotransporte; Grupo de Trabajo sobre Cooperación en la Administración de Emergencias en Caso de Desastres Naturales y Accidentes, entre otros.
 
Asimismo, informa que el gobierno de Peña Nieto “trabaja con sus socios de América del Norte en el fortalecimiento permanente de capacidades para enfrentar los complejos retos de la seguridad regional y fronteriza. En la actualidad están en marcha esfuerzos de consolidación económica, educativa y de innovación para impulsar el desarrollo, la productividad asociada y la prosperidad de la región en su conjunto”.
 
El análisis reconoce que América del Norte es una región con profunda asimetría económica y productiva; con un intenso flujo comercial, de inversión y de personas; y que padece el flujo de bienes ilícitos, armas y drogas, así como el tráfico de migrantes y la trata de personas.
 
 

Promover inversiones mexicanas en Centroamérica

 
A Centroamérica, el documento rector de la política de seguridad nacional del Estado mexicano sólo le dedica dos párrafos. Considera que México es “vecino” de la región, con la cual mantiene vínculos históricos, culturales, sociales y económicos. Sin embargo, señala que la “estabilidad política y el desarrollo de Centroamérica” son asuntos ligados a la seguridad nacional de México.
 
Destaca que la política de seguridad nacional de México, en el ámbito de las relaciones exteriores, incluye la promoción de las inversiones de las empresas mexicanas en América Central. Agrega que “la paz y la prosperidad de Centroamérica son fundamentales para México, de ahí el compromiso del Gobierno de la República al respaldar la integración regional a través del diálogo fortalecido con el Sistema de la Integración Centroamericana y la instrumentación de proyectos de infraestructura que mejoren la conectividad y generen fronteras seguras”.
 

Problemas ambientales en el Caribe, riesgo para  México

 
Otros dos párrafos le merece la región de América del Sur y el Gran Caribe, cuyos países que la integran –según el documento– “tienen un peso estratégico definido a partir de una experiencia histórica común”. Para México, la región es de “prioridad estratégica” por razones “de proximidad geográfica, identidad cultural, complementariedad económica, desarrollo e integración”.
 
También se destaca que la vulnerabilidad ambiental de los países del Caribe supone riesgos indirectos a la seguridad nacional de México; por ello, el gobierno de Peña Nieto participará en el “fortalecimiento de las capacidades de respuesta de los países de la región ante desastres y fenómenos naturales”.
 

El TPP, adelante

 
Acerca de la región “más dinámica” del mundo del siglo XXI, como se refiere en el documento a la Cuenca del Pacífico, el documento destaca los esfuerzos de México por insertarse en el grupo de países con intensa actividad económica y comercial.
 
Además del Foro de Cooperación Asia Pacífico y la Alianza del Pacífico, mención aparte merece el polémico Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por su sigla en inglés). El texto señala que dicho acuerdo está conformado “por 12 de las economías más dinámicas del mundo” y “concentra un mercado integrado por cerca de 200 millones de personas, el cual representa el 30 por ciento del PIB mundial y alrededor de un tercio del comercio global”. No se refiere al secretismo de las negociaciones ni a los posibles efectos previstos.
 

Europa, en periodo de transición

 
Las relaciones políticas, económicas y culturales de México con Europa representan para el gobierno de Peña Nieto una “opción estratégica”. Y es que la influencia de ese continente sobre la construcción de la identidad política y cultural mexicana “resulta innegable y sólo es equiparable en importancia al peso de nuestra herencia indígena y precolombina”.
 
Señala que tras la crisis de 2008, la Unión Europea ha entrado en un periodo de transición, reforma y recuperación. Agrega que “con 28 estados miembros, un PIB estimado en alrededor de 15 mil millones de dólares y un mercado potencial de poco más de 500 millones de habitantes, la Europa comunitaria del siglo XXI sigue siendo un actor internacional de primer orden, con el cual México deberá consolidar y fortalecer sus espacios de interlocución en los comercial, lo político y lo cultural”.
 

Los ausentes

 
Rusia y los países de la Europa del Este, los países de Asia, África y Oceanía prácticamente quedan fuera de la órbita de la política de seguridad nacional del Estado mexicano. Apenas una vaga mención en dos renglones señala: “es necesario apuntar que México se encuentra interesado en las tendencias que definen la realidad política, económica y social de África y Medio Oriente”.
 

Iniciativas de política internacional

 
El documento a presentarse en los próximos días señala que México promoverá el fortalecimiento de los organismos y mecanismos internacionales que velen por el respeto a los derechos humanos y el desarme nuclear. Además, impulsará en la Organización de las Naciones Unidas un tratado contra el comercio ilícito de armas. Considera que el terrorismo es una amenaza a la paz mundial y a la seguridad de México.
 
 
       
 
 

Comments

comments