Autor:

La detención de Amado Yáñez Osuna, principal accionista de Oceanografía –ocurrida la tarde del 22 de marzo–, es apenas la primera de 20 que prepara la PGR, contra exfuncionarios de primer nivel de la paraestatal Pemex. Fuentes cercanas a la investigación detallan que en la lista de investigados destacan tres exdirectores generales de la paraestatal petrolera. El caso de corrupción, tráfico de influencia y cohecho alcanza al primer círculo de la Presidencia de la República durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón
  
La detención del empresario Amado Yáñez Osuna –principal accionista de la empresa Oceanografía, SA de CV– es la primera de 20 órdenes que en breve se empezarán a librar, por iniciativa de la Procuraduría General de la República (PGR), en contra de quienes participaron en la red de tráfico de influencias, corrupción y cohecho en perjuicio de las finanzas públicas de la principal paraestatal de México.
 
Se trata de los exfuncionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex) que “colaboraron”, vía cohecho, en la asignación de contratos multimillonarios para la naviera, sin que ésta reuniera los requisitos establecidos en las convocatorias de licitación o a través de manipulación de las bases de éstas.
 
En la lista de los investigados, refieren fuentes consultadas por Contralínea, se encuentran tres exdirectores generales de la paraestatal petrolera cercanos a la familia Bribiesca Sahagún y a los expresidentes Vicente Fox a Felipe Calderón. Se trata de Raúl Muñoz Leos, Luis Ramírez Corzo y Juan José Suárez Coppel. También destaca el exabogado general de la petrolera, Néstor García Reza.
 

Documentan mecanismo de corrupción

 
Gracias al intercambio de información entre Pemex, la PGR y la Unidad de Inteligencia Financiera –dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público–, las autoridades federales han descubierto el mecanismo empleado por la red de traficantes de influencias en el caso Oceanografía.
 
Según lo documentado, de manera sistemática, la naviera cotizaba al 60 por ciento los arrendamientos de embarcaciones a Pemex Exploración y Producción respecto de los otros competidores en las licitaciones públicas. Con ello, generaba una cobertura legal para ser considerado la mejor oferta.
 
No obstante, una vez adjudicado el contrato, la subsidiaria procedía a firmar un convenio directo por otro 60 por ciento, pues los buques eran arrendados sin aditamentos ni personal.
 
Así, explican las fuentes consultadas, Oceanografía conseguía montos totales que invariablemente superaban en 20 por ciento o más las otras propuestas económicas.
 

La conexión Oceanografía-Presidencia

 
Como lo ha documentado este semanario, entre los cabilderos ahora investigados figuran Marta Sahagún de Fox, sus hijos Manuel y Jorge Bribiesca Sahagún y su hermano Guillermo Sahagún, de quienes Contralínea reveló sus nexos con Oceanografía desde 2004; así como el propio expresidente Felipe Calderón, César Nava y el fallecido exsecretario Juan Camilo Mouriño. Todos ellos habrían traficado influencias en Pemex para que la naviera “ganara” licitaciones públicas y obtuviera contratos directos, así como para que no se actuara en contra de ella por las irregularidades detectadas.
 
En el caso de Calderón, se indagan las llamadas que realizó en su calidad de secretario de Energía durante el gobierno de Vicente Fox Quesada, a la oficina del entonces director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Raúl Muñoz Leos, para exigir la asignación de contratos a favor de Oceanografía, SA de CV, revelan fuentes cercanas a la investigación del caso.
 
Ya como presidente de la República, el panista autoexiliado en Estados Unidos le garantizó a la empresa de Amado Yáñez Osuna acceso ilimitado al presupuesto de la paraestatal petrolera y un régimen de impunidad, del que gozó también en el sexenio anterior.
 
En las indagatorias que actualmente desarrollan dos secretarías de Estado y la PGR se tienen evidencias sólidas de las omisiones cometidas por las autoridades federales. Y es que en los 12 años del panismo, Oceanografía consiguió gestionar sus contrataciones en el sector energético desde la Presidencia de la República y, desde ahí mismo, frenar las acciones derivadas de los fraudes que cometía tanto en el sector financiero público y privado como en Pemex.
 
Oceanografía habría incurrido en fraude financiero desde el sexenio de Fox. Uno de los casos ocurrió en la banca de desarrollo: la auditoría OIC-AAI-02/2005 del Órgano Interno de Control en el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) –de la cual Contralínea tiene copia– reveló irregularidades en el crédito autorizado a la empresa Oceanografía, como la entrega de facturas apócrifas, el incumplimiento de los términos y condiciones de pago y la mecánica de operación.
 
También el Banco Interacciones fue víctima de estas prácticas, similares a las que ahora se descubren en el caso de Banamex. En este último, han tocado a su matriz estadunidense Citigroup, actualmente investigada por las autoridades del país vecino por violación al secreto bancario y fallas en sus controles antilavado de dinero, según informó el diario La Jornada.
 
En los 2 sexenios panistas, las contrataciones para proveer servicios y obra pública ­–de inspección, monitoreo, reforzamiento, mantenimiento, flete, transportación, hospedaje, alimentación, rehabilitación de pozos y construcciones– a la subsidiaria Pemex Exploración y Producción ascenderían a más de 31 mil millones de pesos.
 
De ese total, 5.5 mil millones de pesos corresponden al periodo de Vicente Fox y el resto al de Calderón. Esto es que el 82.3 por ciento del total, unos 25 mil 500 millones de pesos, los obtuvo en el sexenio pasado.
 
 
www.contralinea.com.mx
 
 
 

Comments

comments