Autor:

 

Virgilio Serrano Perea y Víctor Amaury Simental, catedráticos de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en huelga de hambre desde el pasado 4 de febrero, fueron desalojados de las inmediaciones de la Rectoría universitaria. Los hechos ocurrieron la noche de este 11 de febrero.
 
En entrevista con Contralínea, Virgilio Serrano, profesor de carrera, refiere que, a empellones, personal de vigilancia de la UNAM les arrebató una de las tiendas de campaña en que pernoctarían. Dentro de ella iba un colchón inflable y un par de cobijas. De inmediato, y como consta en un video que ya circula en redes sociales, las pertenencias de los profesores fueron introducidas en una camioneta blanca tipo pick-up, identificada con el número 06 y con las siglas de la Dirección General de Servicios a la Comunidad. “Ya llévenselas”, ordenó un hombre corpulento de camisa de rayas. “Sale, ya súbanla a la camioneta”, lo secundó otro de traje gris y pelo cano.
 
“Las condiciones de hostilidad por parte de la autoridad nos obligan a retirarnos en contra de nuestra voluntad”, apunta Víctor Simental.
 
Ésta es la segunda ocasión en que los profesores universitarios tienen que mover su protesta. La primera ocurrió la tarde del pasado 8 de febrero cuando, como consecuencia de la amenazas de muerte que recibieron, decidieron retirar su campamento, entonces apostado frente a la Facultad de Derecho, lugar en el que permanecieron por cuatro días y medio. Su estancia frente a la rectoría universitaria duró tan sólo 12 horas. A las 8 de la mañana se apostaron ahí; alrededor de las 20:30 horas fueron desalojados.
 
Este 11 de febrero Virgilio Serrano y Víctor Simental cumplieron una semana sin probar alimento. Denuncian despido injustificado, por lo que piden ser restituidos a sus funciones docentes. Su pliego petitorio se compone de 23 demandas, entre ellas, respeto a los derechos humanos, a la vida privada, a las conquistas laborales, a la estabilidad en el empleo, a la libertad de cátedra, al orden jurídico y a la democracia en los procesos electorales internos.
 
 
 

Comments

comments