Autor:

Productores de maíz, frijol y sorgo llegarán en caravana al Distrito Federal con la exigencia de un pago justo por sus productos así como la de terminar con los altos precios de la canasta básica.
 
Originarios de Zacatecas, Durango, Chihuahua, Sinaloa, Morelos y Guanajuato recorrerán la avenida Paseo de la Reforma y se instalarán afuera de la Secretaría de Gobernación el próximo 5 de noviembre, anunció Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la organización Barzón Nacional.
 
Las caravanas de maquinaria agrícola y ganado tienen justificación, dijo el líder barzonista en conferencia de prensa, pues “el maíz se desploma desde los 5 mil pesos en 2011 a menos de 3 mil pesos en la actualidad; con el agravante de que en 2014 se consiga a 2 mil 300 pesos por tonelada. En tanto que el precio de la tortilla se quedó arriba con precios de entre 12 y 17 pesos el kilogramo, según la región del país”.
 
Expuso que los productores de frijol están recibiendo como pago entre 6 y 7 pesos por kilogramo, cantidad que rebasa el costo de producción de 7.5 pesos. Mientras, en los anaqueles comerciales el producto alcanza los 19 y 20 pesos por kilogramo.
 
Los productores de sorgo también padecen el desplome del precio de su producto. De los 4 mil pesos por tonelada sólo reciben 2 mil, “sin que ello signifique la reducción del precio de la leche o de la carne”.
 
“La caída de los precios de los granos ya es una situación de emergencia. El Estado debe intervenir, pero ahora se encuentra pasmado. No quiso intervenir en la crisis de los precios de los alimentos desatada en 2007 y las consecuencias se presentaron con un incremento del número de mexicanos en pobreza, agravados por las carencias en materia alimenticia”, dijo Ramírez Cuéllar.
 
A la crisis de precios se suma la inseguridad en la que viven los agricultores. Además de estar expuestos al coyotaje de las compañías comercializadoras, ahora pagan derecho de piso al crimen organizado.
 
“Uno debe temer a los funcionarios de Aserca –Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria, oficina dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación– que castigan el precio [de los productos] e ingreso de los productores; ya no se sabe si ellos son igual de malos que los que están cobrando el derecho de piso. La situación es desesperante, una de las grandes demandas de esta movilización es que haya protección.
 
“La gente saca su cosecha, tiene un nivel de ingreso pequeño o mediano y a la puerta de la casa está el Coyote, esperando que las ventas se realicen como ventas de desesperación por la necesidad de ingreso de los productores; pero también están los grupos del crimen organizado, esperando que las familias tengan un ingreso para quitárselo. Entonces resulta que ya no sabe uno para dónde voltear”, dijo el presidente del Barzón.