Autor:

Sin informar a la sociedad, Petróleos Mexicanos prepara el más importante paquete de contrataciones de la última década: una nueva unidad flotante de carga, almacenamiento y proceso, 10 nuevas plataformas de producción, dos centros de mezclado y, por lo menos, 50 nuevos pozos de desarrollo. Uno de esos contratos con privados extranjeros asciende a más de 4 mil millones de pesos

En el más completo sigilo, manejado como información confidencial, está avanzando el más importante paquete de contrataciones petroleras de la última década: una nueva unidad flotante de carga, almacenamiento y proceso (FPSO, por su sigla en inglés) como el que opera en Ku-Zaap-Maloob, 10 nuevas plataformas de producción, dos centros de mezclado en donde los ultrapesados descubiertos en aguas de más de 100 metros de profundidad serán aligerados con los aceites del Litoral de Tabasco y, por lo menos, 50 nuevos pozos de desarrollo. El sexenio está comenzando con una nueva fiesta de contrataciones.

Una vez que opere el nuevo complejo, será uno de los más importantes en el Golfo de México. No todos los días se instala infraestructura de estas dimensiones. Los últimos megaproyectos en esta cuenca han sido las instalaciones para inyectar nitrógeno en Cantarell; poco antes, Thunder Horse, de British Petroleum (75 por ciento), y ExxonMobil (25 por ciento), que producen unos 250 mil barriles diarios; acaso el más reciente, que data de 2010 y es operado por Shell cerca de la frontera con México, es importante, pero sólo aporta unos 125 mil barriles diarios de aceite.

La punta de la madeja

En nuestro artículo anterior  citamos los anuncios de Steven W Roll, gerente para la Región del Atlántico de McDermott International, Inc, que celebran que Petróleos Mexicanos (Pemex) le había otorgado el contrato para la construcción de otra plataforma de producción para el campo Tsimin. En realidad era sólo la punta de la madeja… Las obras frente al puerto de Frontera sólo son una pequeña parte del gran paquete.

La gráfica 1 muestra la ubicación de Tsimin, Xux y del bloque Kimbe, del campo Kab, campos de ligeros en el Litoral de Tabasco.

Pozos de desarrollo “anticipados”

A finales de 2012, nuestros amigos de Tabasco nos informaron que frente al Puerto de Frontera, Pemex perforaba pozos que, resultando productores, quedaban taponados. Un viaje a Álvaro Obregón, como se llamaba antes al puerto, nos permitió aclarar que se trataba de “pozos de desarrollo anticipados” o “previos”, es decir, adelantados a la terminación de la plataforma de producción.

—¿Para qué?

—Para “acelerar el inicio de producción” y “el flujo de efectivo”.

Se trata entonces de tapón temporal, para ser reabierto cuando concluya la construcción de las plataformas, por eso también los llaman “perforaciones paralelas”. Evidentemente en Pemex tienen prisa.

Nos aclararon también que, por lo menos, parte de la información está publicada: la nueva unidad flotante de almacenamiento y proceso, con capacidad de deshidratación de 200 mil barriles diarios y de almacenamiento de 2 millones de barriles, que será ubicada en el área de ultrapesados de Campeche, ya fue anunciada en “proceso de contratación” desde enero de 2013 en la página 20 del documento llamado Informe de avance del Programa para Incrementar la Eficiencia Operativa en Pemex, al cuarto trimestre de 2012.

Este documento no es secreto, pues es un reporte que los 500 diputados mexicanos debieron haber recibido. También señala un procedimiento fast track para la aprobación y asignación de recursos para “proyectos especiales” como éste.

Mezcla de pesados de Campeche con ultraligeros de Tabasco

El concepto básico del nuevo proyecto es la mezcla de los crudos ligeros del Litoral de Tabasco con los ultrapesados de las aguas someras, medias y profundas frente a Campeche.

Como se sabe, más allá de Ku-Zaap-Maloob, avanzando mar adentro, hacia aguas más profundas, y cruzando las isóbatas de 150, 200 y 300 metros, se ha descubierto un paquete de más de 20 campos. El avance comenzó desde la administración del ingeniero Jorge Díaz Serrano, que perforó Tunich-1 en casi 200 metros, y continuó en el sexenio de López Portillo, cuando se perforó Zazil Há, pero el impulso definitivo ocurrió a partir de 2004. A la fecha, los yacimientos más destacados son Ayatsil y Tekel, sobre los cuales Contralínea ha publicado numerosas notas. La gráfica 2 muestra el área de conjunto con someros, medios y pozos profundos, sus rasgos básicos son su ubicación en tirantes mayores a los tradicionales y que todos son de pesados y ultrapesados.

Para logar acelerar la “producción temprana”, el gobierno de Enrique Peña Nieto acudió a un tipo de contrato llamado “llave en mano”. La primera vez que se ensayó en este país fue durante el sexenio de Carlos Salinas.

En esta modalidad, la empresa contratista se encarga de todo el diseño y la logística: fabricación, transporte, instalación, conexiones y entrega las nuevas instalaciones listas para ser puestas en servicio.

Participación de las pequeñas y medianas empresas

Como puede deducirse en el tipo de contrato “llave en mano”, la participación de las empresas pequeñas y medianas es nula. Esto es: no existe ningún interés del gobierno de impulsar el desarrollo y el empleo regionales.

El petróleo en México sólo puede significar desarrollo si las empresas donde opera participan en la proveeduría y los mexicanos logran conseguir empleo. Pero, en este caso, la federación operó subrepticiamente y ni siquiera informó a las organizaciones empresariales, sindicales o al gobierno estatal.

Se confirma que en Tabasco la industria petrolera funciona como un enclave, sin nexo con la industria local, la que, imposibilitada de participar en proveeduría, tampoco puede tomar parte en la fiesta de los contratos. Tardíamente, cuando ya las obras están en marcha, algunos empresarios propusieron en septiembre pasado que los contratos se desglosaran o fraccionaran. Sólo el contrato de los texanos de McDermott International, Inc, para la nueva plataforma en Tsimin, tiene un monto de más de 4 mil millones de pesos y se propuso que los subsecuentes se dividieran en varios pequeños de 20 millones, para adecuarlos a empresas medianas, y de menos de 1 millón para que microempresas pudieran participar. Pero es muy difícil, incluso Emilio Lozoya, el nuevo director de Pemex, ya tiene amarrados varios contratos con Keppel Offshore & Marine, de Singapur.

En el testimonio sobre el proceso de contratación se  exhibe que el contenido nacional en el contrato de la plataforma Tsimin, en el mejor de los casos, llegaría al 10 por ciento.

Contrastes: burguesía extractivista y burguesía industrializadora

Pero la coalición apoderada del gobierno, en su afán de obtener “producción temprana”, no sólo beneficia a los extranjeros, sino que también realiza una explotación ineficiente, depredadora.

La que podríamos llamar solución “a la Peña Nieto”, es decir, la mezcla de ligeros y pesados, privilegia el interés de vender, es expresión del nuevo modelo extractivista de esta etapa del capitalismo mexicano.

Esta solución contrasta con otras burguesías petroleras como la brasileña, cuya política de explotación de crudos pesados o ultrapesados es distinta, como lo muestra el caso del campo Peregrino, donde no se buscó resolver el problema de hacerlo aceptable para el mercado, sino de lograr un factor de recuperación más elevado.

Peregrino se descubrió en 1994, pero el factor de recuperación estimado era del 9 por ciento, de ahí que sólo hasta 2007, después de más de 10 años, las autoridades brasileñas aprobaron su desarrollo, cuando la compañía operadora presentó un programa que elevó el factor de recuperación al 20 por ciento; es un caso ejemplar por la aplicación de criterios de gradualidad.

En Brasil existe una política de impulso a la industrialización; en México se pretende su integración al bloque de América del Norte y se impone un modelo extractivista de saqueo de minerales, fundamentalmente del petróleo. Por ello, la reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que pretende Peña Nieto es retrógrada y debe ser rechazada.

 

 

 

    

 

TEXTOS RELACIONADOS:

     

 

Contralínea 358 / 28 de octubre – 2 noviembre 2013
 

 

 

 

Comments

comments