Autor:

La Presidenta del Centro por la Justicia y los Derechos Humanos Robert F. Kennedy (Centro Kennedy), Kerry Kennedy, llama al gobierno mexicano a ampliar su respuesta y la ayuda en las comunidades más remotas y severamente impactadas por la tormenta Manuel y el huracán Ingrid, a través de una carta fechada el 1 de octubre de 2013 y dirigida a la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga.
Kerry Kennedy expresa sus condolencias al gobierno mexicano y a su gente y urge a éste para que su ayuda llegue a las comunidades más afectadas, principalmente indígenas; a trasparentar la entrega de los apoyos; y a llevar a cabo consultas abiertas con la población afectada, quienes se han visto forzados a enfrentar la situación de desastre sin un visible apoyo gubernamental.
 
“La región de la Montaña es un lugar muy cercano a mi corazón y el hogar de colegas del Centro Kennedy, quienes llevan trabajando años promoviendo la justicia para las personas que viven en esas comunidades. […] No podemos permitirnos que esta tragedia pase desapercibida o que las llamadas de ayuda sean ignoradas. Debemos llevar ayuda a las miles de personas en urgente necesidad en toda la Montaña”, indica la misiva.
Además, en un comunicado de prensa, emitido el pasado 4 de octubre, el Centro Kennedy asevera: “En el despertar de las desastrosas tormentas que han impactado México a mediados de septiembre, las comunidades que ya eran vulnerables a la explotación y a la pobreza ahora se encuentran en una situación extremadamente crítica […] La extensión los estragos y el número de muertos causados por las tormentas es aun innumerable en los lugares más aislados como lo son los municipios de Acatepec, Metlatónoc y Cochoapa”
 
Las necesidades básicas como el derecho a la alimentación y a la vivienda adecuada son una prioridad para los sobrevivientes al desastre, enfatiza el comunicado. “Las inundaciones y los derrumbes han dañado cientos de casas y han causado que miles de personas en las montañas rurales de la región de Guerrero busquen refugio en campamentos y estructuras techadas, donde continúan en riesgo debido a la posibilidad de nuevos derrumbes. Añadiendo a esta severa situación, los caminos dañados han limitado el abasto de ayuda humanitaria –cortando la distribución de agua corriente y electricidad– y doblando los precios de los alimentos básicos, como el maíz. El gobierno mexicano reporta que cerca de 13 mil personas se encuentran desplazadas y más de una docena de puentes destruidos.”
 
“Las problemáticas de falta de alimento y vivienda inadecuada son particularmente preocupantes en las históricamente marginadas comunidades de Guerrero. […] Hasta ahora la distribución por aire han sido limitada y las comunidades no han sido informadas de cómo se están priorizando las rutas aéreas”, dice.
 
En la carta dirigida a la titular de la Secretaría de Desarrollo Social, la Presidenta del Centro Kennedy establece que “la devastación de las montañas ha sido amplia y tendrá consecuencias a mediano plazo. Las estrategias deben de incluir dos temas fundamentales: la garantía de una vivienda adecuada y segura y la garantía de abasto de alimentos. Un amplio número de comunidades están enfrentando la necesidad de ser reubicadas de las montañas, que son proclives a más derrumbes. Además, la mayoría de los plantíos de maíz han sido dañados por las inundaciones y por lo tanto hay una urgente necesidad de coordinar los mecanismos de distribución de alimento a las comunidades, para asegurar el abasto en la región.”
En referencia a la importancia de la creación del Consejo de Comunidades Damnificadas, creado en la región de la Montaña, el Centro Kennedy recuerda que  “enfrentando la negligencia y la falta de información durante esta urgente crisis humanitaria, las comunidades han tenido que llevar acabo esfuerzos urgentes por su propia mano. […] Diferentes autoridades de más de 47 comunidades afectadas se reunieron en asamblea para compartir la documentación de los daños sufridos, determinar prioridades en la distribución urgente de víveres, levantar la voz sobre las preocupaciones y demandas de las comunidades al gobierno y establecer acciones conjuntas dentro de las comunidades para establecer un diálogo con las autoridades federales.”
Asimismo, la misiva reitera: “finalmente, saludamos su decisión de reunirse con representantes de distintas comunidades y escuchar sus necesidades y propuestas. La participación directa de los pueblos indígenas afectados por las tormentas debe de mantenerse como una prioridad durante toda la planeación y la implementación de las iniciativas de reconstrucción.”
 
La presidenta del Centro Kennedy concluye su comunicación reiterando que el Centro se encuentra listo para prestar asistencia a las comunidades afectadas por este desastre.

 

Comments

comments